paralizada en el senado la comisión sobre partidos

El PP pierde la baza de Susana Díaz para contrarrestar la comparecencia de Rajoy

La comisión que investigará en el Congreso las finanzas del PP arrancará en junio sin que en el Senado esté constituida la que debe hacer lo mismo con las cuentas de la oposición

Foto: El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy (i), y el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo. (EFE)
El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy (i), y el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo. (EFE)

La comisión parlamentaria que investigará en el Congreso las finanzas del Partido Popular empezará a trabajar en junio sin que todavía se haya constituido en el Senado la que debe hacer lo propio con las cuentas de las formaciones de la oposición. El PP se ha quedado sin una de sus bazas para 'amortiguar' el acoso del PSOE a Mariano Rajoy: ya no está claro que le convenga amenazar a los socialistas con llamar a Susana Díaz para que explique en la Cámara Alta el caso de los ERE en Andalucía.

El regreso de Pedro Sánchez a la secretaría general del PSOE añade también incertidumbre a los planes del PP para salvar el trago de la comisión de investigación sobre sus cuentas, y solo sobre las suyas, impuesta por la oposición en bloque (la izquierda, los nacionalistas y Ciudadanos) con el objetivo primero de desgastar a Rajoy a costa de los casos de corrupción.

El presidente del Gobierno no tiene más remedio que acudir a la Cámara, y hacerlo el primero si así se lo exigen los adversarios con mayoría. El Grupo Popular hará lo mismo en el Senado con su propia mayoría absoluta para citar a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Pero ninguno de los tres ha ocupado cargo institucional alguno aparte de su escaño ni gestionado un euro público en su vida.

El PP pierde la baza de Susana Díaz para contrarrestar la comparecencia de Rajoy

Al dirigente socialista le tendrían que sacar los casos de corrupción de las etapas de sus antecesores, al de Podemos las ayudas financieras del régimen chavista y al de Ciudadanos el desvío de fondos de grupos municipales a la campaña de Rivera para las elecciones generales. Pero ninguno de esos recursos es comparable a los escándalos que salpican a la Junta de Andalucía y a sus expresidentes, que lo son también del PSOE: Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Susana Díaz, heredera y consejera de esos mismos ejecutivos autonómicos andaluces, podía entender mejor que ningún otro dirigente socialista el principio de la presunción de inocencia y que un presidente del Gobierno no tiene que cargar, al menos de entrada, con las culpas de sus subordinados. Esos eran los cálculos que hacían en el PP cuando se daba por hecho que Díaz tomaría el control de Ferraz. Creían que el aparato y los barones del PSOE lograrían evitar el regreso del candidato que había roto dos veces su suelo histórico electoral en sendas derrotas.

En medios del PP reconocen que, en la guerra interna del PSOE y el previsible ajuste de cuentas que llegue a partir de ahora, a Sánchez hasta le podría convenir que Díaz tenga que hablar de los ERE de Andalucía y demás casos de corrupción que afectan al Gobierno autonómico en un ámbito de política nacional.

Pedro Sánchez y Susana Díaz, tras conocerse los resultados de las primarias. (EFE)
Pedro Sánchez y Susana Díaz, tras conocerse los resultados de las primarias. (EFE)

El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, anunció en el Congreso que igual que Rajoy irá a esa Cámara a someterse a las preguntas de la oposición sobre los episodios de Bárcenas, Gürtel o la operación Lezo, los jefes del PSOE, Podemos y Ciudadanos serán llamados por el Senado para explicar la financiación de sus partidos. Pero en el Senado no está constituida esa comisión de investigación, ni previsto que se vaya hacer en las próximas semanas.

La Cámara Alta se prepara para volcarse durante todo el mes de junio en la tramitación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado, el principal y casi único proyecto legislativo que el gabinete de Rajoy está en condiciones de sacar adelante en este arranque de legislatura. En paralelo, los nuevos portavoces e interlocutores sanchistas empezarán las negociaciones con el PP sobre los comparecientes y el ámbito de trabajo de las comisiones de investigación sobre la financiación de los partidos. Otro tanteo entre socialistas y populares para conocer las prisas de Sánchez por forzar una moción de censura con Iglesias y los independentistas, que se convoquen nuevas elecciones o para rematar a Susana Díaz.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios