"No estoy dispuesto a entrar en el juego"

Rajoy apoya a Catalá y atribuye el acoso del PSOE por corrupción a sus primarias

El presidente del Gobierno acusa a lo socialistas de hacer perder el tiempo al Congreso y desea que pasen su Pentecostés (venida del Espíritu Santo) del día 21

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, interviene en la sesión de control al Ejecutivo. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, interviene en la sesión de control al Ejecutivo. (EFE)

El presidente del Gobierno y sus ministros de Justicia e Interior han vuelto a aprovechar la crisis del PSOE para defenderse del acoso parlamentario por el 'caso Lezo' en el Congreso. Para Mariano Rajoy, el afán de los portavoces socialistas en acusar al Ejecutivo de tapar los casos de corrupción es una suerte de carrera para quedar bien ante los futuros jefes. “Que llegue pronto su Pentecostés (venida del Espíritu Santo) del día 21 (las primarias) y dejen de hacer méritos”, exclamó el presidente del PP.

Antonio Hernando, portavoz del grupo parlamentario del PSOE con Pedro Sánchez que sigue en el puesto después de la dimisión de su jefe, volvió a la carga en el pleno de control al Gobierno con el 'caso Lezo' y en los mismos términos de la semana pasada para acusar a Rajoy de vivir en vilo por los sucesivos escándalos del PP de Madrid. El socialista añadió esta vez el informe de la UCO sobre Cristina Cifuentes para relacionar a la presidenta de la Comunidad con “amaños de contratos” y exigió a Rajoy que acuda en persona a declarar al juzgado que se ocupa del 'caso Gürtel' en vez de hacerlo por videoconferencia. “Sea fuerte y dé la cara”, exclamó Hernando.

El jefe del Ejecutivo ratificó que mantiene su “plena confianza” en Catalá y en el Fiscal General del Estado y se defendió al ataque al replicar al portavoz del primer partido de la oposición que instauraba la “presunción de culpabilidad” en sus denuncias. También dijo que no iba a molestarse en desmentir acusaciones sin fundamento, ni a repetir la lista de casos de corrupción que afectan al PSOE, y que esperaba que el citado Pentecostés de los socialistas alumbre una nueva dirección para abrir otra etapa de opositora que espera que sea más práctica que la de estos días. Rajoy animó al PSOE a que deje de hacer perder el tiempo a la Cámara con reprobaciones.

Las preguntas al ministro de Justicia versaron sobre su propia 'reprobación', la decisión de todos los grupos de la Cámara menos del del PP de exigir la caída de Catalá aprobada el día anterior. Los diputados del PSOE reiteraron sus descalificaciones contra el ministro, a quien consideran defensor máximo de Rajoy y de la corrupción de su partido.

Como el socialista Luis Carlos Sahuquillo le llamó “ministro reprobado”, el titular de Justicia se refirió al portavoz como “diputado derrotado”, ya que el interpelante perdió la mitad de su electorado por Cuenca en los últimos comicios. “Cuando pase el domingo (por las primarias del día 21)”, ya seguiremos trabajando”, remachó Catalá con el mismo guión de Rajoy.

Después fue el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, quien se tuvo que enfrentar al 'caso Lezo' en las preguntas del PSOE. También confirmó su confianza en un subordinado, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, salpicado por el mismo escándalo por haber recibido en su despacho al hermano de Ignacio González.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios