LA LUCHA DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Díaz defendió hace un año el "Estado plurinacional" que le reprocha a Sánchez

La presidenta andaluza confesó al periodista Jesús Maraña, en abril de 2016, que estaba dispuesta a reivindicar esa definición de España "en su momento, cuando toque, paso a paso"

Foto: Susana Díaz, durante su intervención en un acto con militantes este 16 de mayo en Madrid. (EFE)
Susana Díaz, durante su intervención en un acto con militantes este 16 de mayo en Madrid. (EFE)

Habla Susana Díaz:

—Mira, te voy a confesar algo. Yo creo que algún día habrá que reconocer que somos un Estado plurinacional, y asumir a todos los efectos que Cataluña tiene singularidades. Lo complicado es hacerlo sin provocar desigualdades o insolidaridad con otras comunidades.

—¿Vas a defender expresamente que España es un Estado plurinacional?

En su momento, cuando toque, paso a paso. Reconocerás que por esa imagen que tú dices y por el perfil que me atribuyen, estaré mucho más cargada de autoridad que otros para abordar en serio el encaje de Cataluña y el modelo de Estado.

La baronesa andaluza mantuvo esta conversación privada, en estos términos, hace algo más de un año, el 1 de abril de 2016. Su interlocutor era Jesús Maraña, director editorial de 'infoLibre'. El testigo, Máximo Díaz-Cano, secretario general de la Presidencia de la Junta y hombre de la máxima confianza de Díaz. Y el lugar, la cafetería del hotel Las Letras, en la Gran Vía de Madrid. Lo cuenta el periodista en su libro 'Al fondo, a la izquierda' (Planeta, 2017), a la venta desde este martes. Un relato personal, "que no gustará a nadie, sobre el terremoto político español" del último año, como él mismo reconoce.

Yo creo que algún día habrá que reconocer que somos un Estado plurinacional, y asumir que Cataluña tiene singularidades

Este extracto cobra plena actualidad por lo ocurrido estos días en la campaña de primarias del PSOE, precisamente a cuenta del modelo de Estado y de los "bandazos" que Díaz atribuye a Pedro Sánchez. El exlíder nunca defendió, como secretario general, la concepción de España como "nación de naciones", ni la definió como un "Estado plurinacional". Se atuvo al guion de la 'Declaración de Granada', el documento que todos los socialistas, incluido el PSC, pactaron en julio de 2013, bajo el mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero tras la renuncia de su escaño, cambió de idea y abrazó ese concepto de "Estado plurinacional". Lo hizo primero en una entrevista con Jordi Évole en 'Salvados', el pasado octubre, luego lo llevó al borrador de su propuesta política, en febrero, y después lo ha defendido en sucesivas entrevistas y en el texto final de su proyecto, aunque haciendo hincapié en que cree que Cataluña es una nación, sí, pero entendida desde el punto de vista cultural, sin que ese término sea equiparable en ningún caso a soberanía jurídica.

Ya tenía "decidido" presentarse

El caso es que Díaz también creía, siempre según el relato de Maraña, que había que avanzar hacia el reconocimiento de ese "Estado plurinacional", pero "en su momento, cuando toque, paso a paso", igual que estaba convencida de que precisamente por esa imagen de dirigente más jacobina tendría más "autoridad" para abordar el encaje de Cataluña en España. Así se lo confesó el 1 de abril de 2016, la víspera del comité federal del PSOE que aplazó la convocatoria del 39º Congreso porque en el horizonte ya se percibía que el país se conducía a unas segundas elecciones. Fue el mismo día en que Díaz aprovechó su estancia en Madrid para reunirse con multitud de dirigentes y asegurarles que ya estaba lista para dar el paso y competir por el liderazgo del partido, como en aquel momento avanzó El Confidencial. Maraña relata precisamente que ella le dijo que lo tenía "decidido", que concurriría en el siguiente congreso, "cuando sea", por mucho que Sánchez intentara "dar largas". Sentía que era su obligación porque auguraba que el madrileño no asumiría una segunda derrota electoral y buscaría "seguir y seguir", y la dirigencia socialista ya estaba "harta". Así que ella cogería el AVE, esta vez sí, sin dejar la presidencia de la Junta.

La candidata ha achacado las derrotas electorales de su rival a los "bandazos" dados en cuestiones como el proyecto de país. Él viró tras su caída

Fue en el marco de esa conversación (página 325) cuando emergió la cuestión catalana y la "confesión" —así la llama Maraña— de la presidenta andaluza. Una revelación que, según describe el periodista, le causa una sorpresa que debió ser "notoria" porque Díaz-Cano, "la mano derecha e izquierda" de la baronesa y "pieza clave en su carrera política" y "uno de los hombres más influyentes y discretos del PSOE", empieza a mirar el reloj para poner fin a la charla.

Aquel comentario de la dirigente sevillana, indica Maraña, no fue "una ocurrencia pasajera", sino que entre quienes la apoyan está "extendida la convicción de que debe pilotar un proyecto de reforma constitucional que defina España como Estado plurinacional". Un "paso más ambicioso" de lo que recoge la vigente 'Declaración de Granada', que solo apunta al reconocimiento de las "singularidades" territoriales y al respeto a las "diversas aspiraciones nacionales que conviven en España".

Fuentes del entorno de la presidenta no quisieron entrar en la polémica. A preguntas de este diario, apuntaron que "no saben nada de eso", pese a los detalles que aporta el autor del libro.

Durante el debate a tres en Ferraz de este lunes, Díaz achacó las sucesivas debacles electorales de Sánchez a sus "bandazos", tantos que los ciudadanos no sabían qué defendía el PSOE en aspectos nucleares, como el "proyecto de país". "Has entrado y salido de la 'Declaración de Granada', Pedro. Entras y sales, sales y entras [...]. Yo no digo que tú seas voluble, yo creo que tú vas cambiando de opinión en función de lo que te viene bien, pero España se merece que le digamos qué queremos hacer. Y no se puede tener, Pedro, cada día de la semana, una visión de España, o 19, una por comunidad y ciudad autónoma", le reprochó Díaz.

Las citas de autoridad

Sánchez, como hiciera el viernes pasado, intentó hacer ver que su propuesta era "congruente" con la doctrina del partido. Y sacó a relucir el documento 'Por una reforma federal del Estado autonómico' que editó la Fundación Alfonso Perales, dependiente del PSOE andaluz, en la que se defendía el Estado plurinacional. Aunque su redacción es anterior a la 'Declaración de Granada'. También fue anterior, de julio de 2010, justo después de la sentencia del Estatut de Cataluña, un artículo que firmaron Felipe González y la fallecida exministra Carme Chacón en 'El País', en el que subrayaban que la concepción de España como "nación de naciones fortalece a todos". El ex secretario general utilizaba esta y otras citas de autoridad para defender su propuesta, y aferrarse a que él sigue creyendo en una "única soberanía", un "único Estado", el español, pero que al tiempo se necesita "reforzar y reconocer una mayor pluralidad".

Díaz se ha mostrado reacia a modificar el artículo 2 de la Constitución y ha recordado que las palabras "tienen piel" y 'nación' es usada como igual a Estado

Lo cierto es que el debate sobre la definición de España y el encaje de Cataluña ha recorrido al PSOE en los últimos años. La última solución de consenso se halló en Granada, en la reforma federal del Estado, un punto de equilibrio que satisfacía tanto las pretensiones del PSC como las de aquellos territorios como Extremadura o Castilla-La Mancha, menos flexibles. En una entrevista publicada el pasado domingo en 'El Periódico de Catalunya', Díaz señalaba que lo que en ningún caso podía asumir es la modificación del artículo 2 de la Constitución, el que proclama la "indisoluble unidad" de España.

Díaz defendió hace un año el "Estado plurinacional" que le reprocha a Sánchez

"El Estatuto de Andalucía —afirmaba— señala que Andalucía es una realidad nacional, ¿pero verdad que nadie plantea que por eso nos vamos a ir de este país? ¿Verdad que no? Cuando uno pretende utilizar el término ‘nación’ para ser un Estado es cuando cambia la relación entre las palabras y las consecuencias. Porque las palabras tienen piel. Y cuando uno pretende modificar el artículo 2 de la Constitución, no está pidiendo el reconocimiento de una singularidad nacional, está buscando la puerta para que desde la identidad nacional se camine hacia la soberanía de origen". La presidenta ha venido insistiendo en los últimos días en que no entrará en una "subasta" para seducir al PSC, ni dirá algo distinto según la comunidad en la que se encuentre. "Eso te da autoridad en tu organización y respeto entre los ciudadanos". Este martes, en un acto con militantes en Madrid, insistió en que defenderá, por encima de todo, la "igualdad de territorios y personas", porque esa es "la única bandera que emociona a los socialistas".

Díaz defendió hace un año el "Estado plurinacional" que le reprocha a Sánchez

El debate tensa la campaña y destapa la 'fuga' de Francina Armengol

El debate a tres de Ferraz contribuyó a enconar las posiciones de los tres candidatos. Cada uno cree que ganó. Los susanistas se apuntaban la victoria de su jefa, mientras que los sanchistas advertían que Patxi López se había equivocado al hacer causa común, en la primera parte del encuentro, con la presidenta andaluza, y se mostraron convencidos de que ese gesto se le volverá en contra y ayudará a que le lluevan votos. Los seguidores del exlendakari, sin embargo, percibieron su intervención como un éxito que pudo afianzar sus votos. 

Pero lo que agitó también el día fue la confesión de la presidenta balear, Francina Armengol, de que votará por Pedro Sánchez el 21 de mayo. Ella había sostenido al exlíder hasta su caída, pero luego decidió apostar por Patxi López. Cuando este quedó por detrás en la recogida de avales, le pidió que se retirara y fusionara su candidatura con la de Sánchez, pero el expresidente del Congreso decidió seguir adelante. Pero ella ha vuelto al punto de origen. Sánchez dio la "bienvenida" al apoyo de Armengol, que los suyos vendieron como una prueba muy simbólica del flujo de patxistas que emigrarán hacia su proyecto. Pero López le restó importancia y destacó que ha recibido llamadas y mensajes de militantes que avalaron a alguno de los otros dos aspirantes y le han anticipado que, sin embargo, votarán por él. 

"Yo no voy pedir apoyo a nadie para ir contra otro compañero", terció Susana Díaz en el debate. Antes de participar en un acto con militantes en Madrid, enfatizó que ella es "muy respetuosa" con todos sus correligionarios, y que estos "tienen libertad para expresarse, manifestarse, hacer campaña y después para emitir el voto".

Por eso, pidió el "mismo respeto" a su "compañera Francina que a los otros compañeros que apoyen otras candidaturas", informa EFE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios