LA RECTA FINAL DE LAS PRIMARIAS SOCIALISTAS

Díaz sale beneficiada de un debate tenso frente a un Sánchez menos combativo

Patxi López era quien menos tenía que perder y se convirtió en el ganador moral del debate con sus apelaciones continuas a rehuir el enfrentamiento y más propuestas que sus rivales

Foto: Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez, durante el debate a tres en Ferraz, este 15 de mayo. (EFE)
Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez, durante el debate a tres en Ferraz, este 15 de mayo. (EFE)

Susana Díaz hizo un debate a la ofensiva. Fue a por Pedro Sánchez y sin perder las formas, algo que había trabajado mucho y que su equipo sabía que podía ser su talón de Aquiles, logró durante parte del debate arrinconar a su principal contrincante, insistiendo en sus derrotas electorales, sacando a relucir episodios ‘sucios’ del PSOE de los últimos tiempos, con Tomás Gómez o Irene Lozano como nombres propios, subrayando sus “bandazos” y “su falta de rumbo cierto”.

El ex secretario general remontó algo tras el receso, cuando por fin desplegó con detalles el 1 de octubre y su “derrocamiento” y atacó “la 32 gestoras” de la vida orgánica de Susana Díaz, pero le faltó nervio y sobre todo evitó entrar en el enfrentamiento directo. Su objetivo era, según sus colaboradores, afianzar la imagen de Díaz como 'killer' política y lo dan por conseguido. Patxi López, que era quien menos tenía que perder, fue quien tuvo más oportunidad de lucirse. Llamó la atención que durante buena parte del debate ‘golpeó’ con mucha más dureza a Sánchez que a Díaz, algo que corrigió en el último tramo, cuando, por ejemplo, cuestionó con intensidad que la presidenta de la Junta de Andalucía vaya a poder compatibilizar esta responsabilidad con la secretaría general del PSOE.

Todos estaban contentos aunque si hubiera guiarse por el lenguaje corporal la más exultante era Díaz y el más satisfecho, más relajado, más convencido de su papel, López, que incluso pidió más enfrentamientos a seis días de la cita con las urnas. “Por mi parte ha sido un debate de guante blanco”, dijo Sánchez en sus valoraciones. Él llevaba una idea fuerza en su guion: la abstención al PP, en torno a eso hizo girar casi toda su intervención. Enfrente encontró a una candidata mucho más peleona de lo que posiblemente había esperado. Los papeles parecían invertidos.

Rifirrafe entre Patxi López y Pedro Sánchez

Un PP "tóxico, infame y corrupto"

Díaz llevaba preparado varios golpes certeros, que hizo de forma limpia y sin encontrar la réplica directa de Sánchez, que evitó ser el malo de la película y potenció su imagen de víctima. La presidenta andaluza arrancó prometiendo “un rumbo cierto” para el PSOE y dejó claro que si no remonta los resultados electorales del partido se irá “sin ruido y sin fracturar al partido”. Tuvo perlas para su rival: “Eres pro Pedro Sánchez, defiendes aquello que crees que te viene bien” o “Tu problema no soy yo, Pedro, tú problema eres tú”, dijo tras afearle la fuga de compañeros en su equipo.

Algunas perlas de Díaz: "Eres pro Pedro Sánchez, defiendes aquello que crees que te viene bien” o “Tu problema no soy yo, Pedro, tú problema eres tú”

Sobre todo, tantas veces como consideró necesario, Díaz recordó que frente al PP “tóxico, infame y corrupto” el candidato socialista cosechó 85 diputados, tocando el suelo socialista en las elecciones generales. De ahí, trató de explicar, esa abstención que fue “difícil y dolorosa”. Llevaba ideas muy concretas, muy definidas y que supo intercalar con tino a lo largo de la hora y media extensa del cara a cara en la sala Ramón Rubial, para transmitir la idea de que era ella quien llevaba la voz cantante. Ella no es la candidata a la derecha, insistió, porque es quien le gana al PP.

Díaz sale beneficiada de un debate tenso frente a un Sánchez menos combativo

Pedro Sánchez no quiso pecar de agresivo y quizás se pasó en su moderación. No esperaba a una rival en ese registro. Aunque se esperaba todo lo contrario, él pareció más a la defensiva que su principal contrincante. "No se puede cuestionar diariamente al secretario general, porque debilitamos a la organización y damos armas a la derecha mediática y política", sentenció. Su mensaje giró sobre la idea que había que decidir entre abrir un "nuevo PSOE" o “cronificar el mal de la abstención al PP”. No combatió con firmeza las acusaciones de Díaz y López de que se quiere arrojar en brazos de Podemos y solo recordó que fue Pablo Iglesias quien evitó que fuera presidente. El ex secretario general tuvo que examinarse sobre su modelo de España y López trató de pillarlo, en un momento muy celebrado por los asesores de Díaz que la acompañaban en la sala: “Pedro ¿qué es para ti nación?”. “Es un sentimiento de un conjunto de personas…”. Para neutralizar las críticas de sus adversarios por los “vaivenes” y “bandazos” en el modelo territorial, Sánchez tenía una respuesta: “El único volantazo fue el del 1 de octubre y la abstención al PP”. Para retratar a Díaz repasó su posición frente a Cataluña, incidiendo en que ella apoyó el concepto de “nación de naciones” y reprochándole cambios en los últimos años, pero no logró fijar su mensaje. Ella se mostró convencida de que está clara cuál es su posición. “No mientas, cariño”, deslizaba mientras él hablaba.

Díaz sale beneficiada de un debate tenso frente a un Sánchez menos combativo

El ejemplo de Portugal

Susana Díaz salió viva pese a no haber presentado ningún documento de propuestas ni ofrecer nada nuevo sobre el modelo de partido. Ella se centró en afear que incluyera en las listas a Irene Lozano o quitara a Tomás Gómez y en garantizar mejor clima y más unión. “Yo he desautorizado a [Miguel Ángel] Heredia, tú al alcalde de Calasparra, no”, le espetó a su principal adversario, aludiendo a las peleas de los últimos días. “¿Por qué estamos así? Porque en lugar de enfrentarnos a la derecha nos estamos enfrentando entre nosotros”, sentenciaba con autoridad Patxi López aprovechando los huecos. "Por coherencia y credibilidad estoy en el paro", lanzó por su parte el madrileño.

El exlíder centra su discurso en la abstención al PP, pide "un nuevo PSOE" y reprocha a Díaz que desde el primer minuto lo cuestionara como jefe de Ferraz

Sánchez se explayó en su modelo de partido abierto a los militantes, advirtió de que el PSOE está en una encrucijada, pidió “huir de la añoranza y la nostalgia” y abrazó el modelo de Portugal y António Costa como su referente. Solo en la recta final, cuando comenzó su relato del negro 1 de octubre, empezó a ganar terreno. Le favoreció que, por primera vez, López centrara sus ataques en Díaz y se preguntara si era posible que fuera secretaria general del PSOE y presidenta de la Junta de Andalucía.

Díaz sale beneficiada de un debate tenso frente a un Sánchez menos combativo

El partido está malito y tenemos que ver cómo lo recomponemos”, dijo Díaz, asegurando la integración de todos tras las primarias del 21 de mayo. La intensidad, la viveza de un debate que todos habían preparado concienzudamente, repasando la lista de debilidades y contradicciones de sus rivales para tratar de desacreditarlos, evidenció que más allá de los enfrentamientos en las redes hay una fractura grave en el PSOE, con dos aspirantes que se soportan con dificultad y que disimulan el desprecio mutuo.

Díaz sale beneficiada de un debate tenso frente a un Sánchez menos combativo

“Pido lealtad y generosidad” con el ganador, proclamó Sánchez, y el PSOE cerró hora y media de un debate impensable en otras formaciones y con que el partido proclama que ha hecho historia. La moderadora, la periodista de 'La Vanguardia' Carmen del Riego, jugó un buen papel y agradeció que no se lo pusieran demasiado difícil. Porque hubo debate pero se evitaron los ataques personales o al menos, no perder las formas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios