entrevista con el fiscal jefe anticorrupción

Moix avisa tras el pulso en la Fiscalía: "Es muy complicado destituir a un jefe"

"No puedo evitar que el señor González, en una conversación privada, exprese una opinión sobre mí. Si esa opinión sobre mí era positiva, dudo que ahora la mantenga", dice

Foto: Entrevista en El Confidencial con el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix. (C. Castellón)
Entrevista en El Confidencial con el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix. (C. Castellón)

[Esta entrevista tuvo lugar el pasado jueves 11 mayo ]

El fiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix, no teme por su puesto. Avisa, en una entrevista concedida a El Confidencial, que es muy difícil echarle, ya que no ha cometido delitos y sus discutidas actuaciones en casos como Lezo o la investigación sobre las comisiones de CDC responden "a criterios jurídicos". "No puedo evitar que el señor González, en una conversación privada, exprese una opinión sobre mí. Si esa opinión sobre mí era positiva, dudo que ahora la mantenga", dice respecto a la conversación 'pinchada' al expresidente de la Comunidad de Madrid en la que calificaba como una posibilidad "cojonuda" que fuera designado al frente de este departamento del Ministero Público.

El nuevo responsable de una de las Fiscalías más sensibles del territorio nacional admite discrepancias con algunos de los miembros de la plantilla y reconoce que discutió la pertinencia de prorrogar las escuchas a los imputados de la Lezo. Asegura que tanto los fiscales de este procedimiento como los del '3 per cent' cuentan con su respaldo aunque avanza que prevé sacar a concurso hasta seis plazas para Anticorrupción, ahora provisionales, entre ellas la que ocupa uno de los fiscales con el que más roces ha tenido, Carlos Yañez.

Moix se pone a disposición de todos los grupos parlamentarios para darles explicaciones sobre las actuaciones de su Fiscalía y niega que se haya iniciado una investigación sobre un presunto chivatazo del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, al que fuera hombre fuerte de Aguirre. También niega que defienda sancionar a aquellos medios que publiquen información de sumarios secretos.

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. (EFE)
El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. (EFE)

Pregunta. ¿Qué balance realiza de estos casi dos meses al frente de la Fiscalía Anticorrupción?

Respuesta. La Fiscalía Anticorrupción no me ha sorprendido desde la perspectiva del trabajo que realiza, porque es verdad que lo que he comprobado es que es un instrumento poderosísimo del que disponemos los españoles para luchar contra la corrupción. Es decir, la forma de combatir la corrupción es tener una Fiscalía especializada, con fiscales especializados y dedicados exclusivamente a perseguir a los corruptos con independencia de las siglas a las que pertenezcan esos corruptos. Eso es una cosa que yo pensaba que existía y es algo que efectivamente he comprobado.

P. ¿Ha encontrado a su llegada lo que esperaba encontrar o se ha llevado alguna sorpresa?

R. En general las funciones de un jefe, de una jefatura, son muy parecidas en todas las fiscalías porque el estatuto cuando atribuye funciones de dirección de una Fiscalía lo hace de manera general sin hacer distinción en cuanto a la fiscalía en la que te encuentres. Por tanto, desde el punto de vista de las funciones que hay que desempeñar, es más o menos lo mismo. Sí que es verdad que aquí, cosa que también me esperaba, todos los casos tienen trascendencia mediática; eso impide a veces trabajar con el sosiego que la complejidad de los asuntos necesita.

P. ¿Cúal es su proyecto para los próximos años? ¿Qué cambios necesita la Fiscalía Anticorrupción?

R. Anticorrupción, y no digo que no lo esté haciendo hasta ahora, que creo que sí lo hace, tiene que tener muy claro que lo suyo es focalizarse en perseguir hechos que sean objetivamente delitos. Por lo tanto, tiene que trabajar sobre aspectos objetivos e indicios claros y dejar fuera todo lo que sean conjeturas, elucubraciones, interpretaciones subjetivas o meras sospechas.

Por lo tanto, a mi me gusta que la Guardia Civil, la Policía, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en general, narren en sus atestados los hechos que están averiguando, lo que es objeto de investigación, y que dejen las valoraciones jurídicas a los técnicos en derecho que somos los fiscales y los jueces.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tienen la función de investigación y lo hacen excelentemente, con un trabajo generoso y de diez, pero ellos son investigadores y los juristas somos los jueces y los fiscales.

El segundo punto es que nosotros tenemos que buscar la manera, que no es fácil en la Fiscalía Anticorrupción por la complejidad de los casos, de agilizar las investigaciones y procedimientos de forma que las sentencias contra los corruptos se dicten en el menor lapso de tiempo posible. ¿Qué quiere decir eso? Que tenemos que acotar muy bien los hechos, que en la medida de lo posible tenemos que evitar las macrocausas que tanto daño hacen a la agilidad de la Justicia y que hay que utilizar y se está haciendo, de una manera muy acertada, piezas separadas e incluso, en muchas ocasiones, procedimientos distintos, que pueden tener un tronco común pero que luego se entienda que no hay conexión entre los mismos. Esa es la manera de agilizar, en la medida de lo posible, temas que son muy complejos, y que no siempre van a la velocidad que uno desearía.

El fiscal Manuel Moix. (C. Castellón)
El fiscal Manuel Moix. (C. Castellón)

P. ¿Considera que los informes policiales, muchas veces de unidades especializadas, son demasiado interpretativos?

R. Yo no hablo ahora de los informes concretos de la UCO o de la UDEF. Hablo de lo que a mí me gusta que, en general, sean los informes policiales y así se lo he transmitido a los mandos policiales: vamos a centrarnos en los hechos y nosotros daremos la interpretación jurídica. Es verdad que cualquier cuerpo policial para iniciar una investigación tiene que tener como punto de partida un presunto delito, lógicamente, no va a investigar uno por investigar… Pero una vez que tienes ese punto de partida, lo que hay que decir es, por ejemplo, aquí hay un delito de malversación: por este hecho, por esta conversación, por este otro hecho. El fiscal lo valora y dice, efectivamente, o entiende que hay que profundizar en la investigación o que eso es suficiente para entender que puede existir indiciariamente ese delito de malversación.

"Se lo he transmitido a los mandos policiales: vamos a centrarnos en los hechos y nosotros daremos la interpretación jurídica"

P. ¿La decisión del Ministerio de Justicia de introducir plazos para la instrucción le parece acertada?

R. Yo creo que la idea que introducir plazos máximos para una instrucción judicial es absolutamente acertada. No se puede dar por bueno que una instrucción pueda durar indefinidamente o se alargue por un tiempo muy prolongado. Lo que discuto, en todo caso, es que el control de esos plazos lo tengan que hacer los fiscales. Desde mi punto de vista, el control de los plazos de un procedimiento lo tiene que llevar a cabo tanto el juez como el letrado de la administración de justicia que son los que controlan ese procedimiento porque lo tienen a su disposición.

Los fiscales controlan los plazos de sus diligencias de investigación, porque son las que ellos tramitan. Por tanto, nosotros, nuestros plazos de investigación los tenemos controlados, porque tenemos las diligencias en nuestro poder, y el control de los plazos de investigación judiciales, desde mi punto de vista, debía corresponder a los jueces y a los letrados de la administración de Justicia.

P. ¿Se sintió usted suficientemente respaldado por el fiscal general en su comparecencia en el Congreso?

R. Sin ninguna duda. Muy respaldado.

P. Los partidos de la oposición no parece que compartan el criterio del señor Maza…

R. Yo respeto los criterios de todos los parlamentarios, de los grupos políticos. Lo he dicho en otra ocasión, los políticos se rigen y se guían por criterios políticos. Nosotros los fiscales, y yo en particular, nos guiamos por criterios jurídicos, que no tienen por qué coincidir porque se mueven en dos esferas absolutamente distintas: la política y la estrictamente jurídica. Yo me pongo a disposición de todos los grupos parlamentarios para que nos reunamos y yo les explique la actuación de la Fiscalía Anticorrupción, el plan que tenemos para seguir luchando contra la corrupción y estoy convencido de que, en un inmenso porcentaje, estaremos absolutamente de acuerdo.

El magistrado de lo Penal del Tribunal Supremo José Manuel Maza. (EFE)
El magistrado de lo Penal del Tribunal Supremo José Manuel Maza. (EFE)

P. Casi desde su llegada se ha desencadenado en la Fiscalía una guerra, una batalla… ¿Piensa que esto puede acabar en su destitución?

Es que es muy complicado destituir a un jefe. Para destituir a un jefe tiene que haber cometido algún hecho que sea contrario a la ley o alguna actuación absolutamente irregular y yo no he cometido ninguna de esas dos actuaciones. Todas mis decisiones han sido criterios jurídicos, ajustados a la ley, que pueden ser interpretativos o no, porque en derecho todo es interpretable.

Es habitual que jueces, fiscales y abogados tengan un criterio distinto y hay un procedimiento que establece la ley para dirimirlos, los recursos. Es habitual que en una Fiscalía pueda haber discrepancias entre un jefe y un fiscal y hay un procedimiento establecido en el artículo 27 para resolver esas discrepancias. Por lo tanto, si un criterio jurídico, objetivo y motivado va a ser objeto de una destitución, estaríamos destituyendo a todos los jefes todos los días.

"Si un criterio jurídico, objetivo y motivado va a ser objeto de una destitución, estaríamos destituyendo a todos los jefes todos los días"

P. De modo que no se siente amenazado…

R. En absoluto.

P. ¿Y respaldado por sus fiscales?

R. Yo creo que la mayoría de la plantilla respalda a su jefe. No me siento en absoluto amenazado por la plantilla. Me parece que tengo una plantilla magnífica, unos fiscales excelentes, no solo los que están en Madrid sino los fiscales delegados territoriales de la fiscalía anticorrupción, que trabajan en unas condiciones con menos recursos materiales y personales, en ocasiones, por carecer a veces de unidades de apoyo adscritas, como tenemos aquí en la sede central, y que insisto, que realizan un magnífico trabajo. Yo sí me siento respaldado por ellos.

El problema que he detectado en la Fiscalía es que en la sede de Madrid, prácticamente, un tercio de los fiscales tienen carácter provisional. Hay 28 fiscales de los cuales ocho están en comisión de servicio. Esto es una cosa muy anómala en una fiscalía, precisamente, que lo que quiere es estabilidad por la complejidad y trascendencia de los asuntos que investiga. Yo lo que pretendo es que se dote de estabilidad a esa Fiscalía solicitando un incremento de la plantilla por lo menos en seis de esos fiscales, de los cuales dos tienen que ser plazas de fiscales decanos para adecuar la estructura de la Fiscalía Anticorrupción, que ha crecido muchísimo en los últimos años, a lo que es una Fiscalía moderna, con mandos intermedios, y no limitarse simplemente al fiscal jefe, teniente fiscal y fiscales.

Moix. (C.C.)
Moix. (C.C.)

Con eso ganaríamos en eficacia y creo que en estabilidad, absolutamente necesaria para que la actividad se desarrolle con sosiego, tranquilidad y no pendientes de que a uno le renueven o no la comisión cada equis tiempo.

P. Precisamente uno de los puestos en comisión de servicio es el de uno de los dos fiscales encargados de la Operación Lezo, Carlos Yañez. ¿Esa plaza también se va a sacar a concurso?

R. Por ley es obligado, cada vez que se produce la creación de una plaza nueva en cualquier Fiscalía, no solamente en una Fiscalía Anticorrupción, que esa plaza tenga que salir a concurso entre todos los fiscales de España que reúnan los requisitos para poder acceder a la Fiscalía Anticorrupción. O sea que se crea la plaza, sale a concurso y se resuelve.

P. ¿Pero se va a sacar a concurso esa plaza en concreto?

R. Si se crean seis plazas de nueva creación, las seis, si se crean cuatro, cuatro plazas, y luego tendrán que concursar los fiscales que quieran. Eso es voluntad de cada fiscal. Estas plazas no son de un fiscal determinado. Los que están en comisión de servicio, a algunos les interesará conservar la plaza y, a lo mejor, a otros no, y habrá muchos que estén fuera de esta Fiscalía, en Valencia, Madrid o Sevilla, que quieran venir destinados aquí y quieran concursar a esa plaza.

Los que están en comisión de servicio dejarán de estarlo cuando salgan a concurso, salvo que opten a una de esas plazas en concurso.

"Los que están en comisión de servicio, a algunos les interesará conservar la plaza y a otros no"

P. La causa por la Operación Lezo ha sido uno de los centros de toda la polémica de estas últimas semanas. Los fiscales discrepantes recurrieron al 27. ¿Cree que esta situación se va a reproducir? ¿Los fiscales tendrán que recurrir en más ocasiones a este artículo?

R. Es que el funcionamiento ordinario de la Fiscalía lo que genera es que el fiscal jefe, no el fiscal anticorrupción sino todos los fiscales jefes, supervisen el trabajo de los fiscales y puedan discrepar del criterio de los fiscales. Esto es una cosa que no es en absoluto inhabitual, es el día a día de cada Fiscalía. Si los fiscales no están de acuerdo con ese criterio discrepante del jefe, que a veces sí que lo están porque el jefe les puede convencer, pueden plantear el 27. Hay que verlo dentro de la normalidad de actuación de la Fiscalía para resolver una discrepancia y no como una situación tan excepcional como se está transmitiendo.

A mi siempre que me quieran plantear un 27, yo no tengo ningún problema en convocar la junta y luego tomar la decisión. Es reconocer el ejercicio de un derecho estatutario que tienen todos los fiscales.

P. ¿Los fiscales del caso Lezo cuentan con su respaldo?

R. Por supuesto. Absoluto.

P. ¿Y los fiscales del tres por ciento?

R. También. El tema del tres por ciento es una sustitución que no se origina por una falta de confianza o por una mala gestión de estos fiscales, al contrario. Es un tema meramente organizativo. Todos los fiscales jefes tenemos una función, dirigir una fiscalía y además organizar el trabajo y los servicios, y esa organización tiene dos perspectivas. Organizar u optimizar los recursos personales y materiales que tenemos en la fiscalía para que sea lo más eficiente posible. Y otra, hacer un reparto equitativo, lo más equitativo posible, de la carga de trabajo entre todos los fiscales de manera que todos tengan una carga similar.

En la Fiscalía Anticorrupción eso es lo que yo pretendo hacer y lo pretendo hacer desde el punto de vista no solo de los fiscales que están en Madrid sino teniendo en cuenta que la Fiscalía se integra también de los fiscales del resto de España. Aquí se establece un reparto equitativo de asuntos.

Considero que, teniendo la posibilidad de que los fiscales del territorio de Barcelona tengan capacidad para asumir más asuntos de los que llevan, y que los fiscales de Madrid puedan centrarse en los asuntos que tienen asignados aquí en Madrid y en otros lugares, pero sobre todo aquí en Madrid, creo que es un ahorro de tiempo y dinero evitar desplazamientos innecesarios de Madrid a Barcelona o al Vendrell en distintas ocasiones. Es un criterio de redistribución de los servicios que entra en las funciones de cualquier fiscal jefe.

"El tema del tres por ciento es una sustitución que no se origina por una falta de confianza o por una mala gestión de estos fiscales, al contrario"

P. El señor Maza paralizó la decisión y reclamó más información antes de decidir al respecto…

R. Estamos pendientes de recibir la petición de ampliación de información y cuando la recibamos y, en el sentido que se nos solicite, se la remitiremos al fiscal general que es, al final, el que tiene que tomar una decisión al respecto.

P. Los dos fiscales y un tercero solicitaron amparo del consejo fiscal por la tramitación de una denuncia presentada por un imputado…

R. Aquí hay dos cosas. El amparo no era contra el fiscal jefe, era contra los denunciantes, las personas que le denunciaban. En todas las Fiscalías existe un mecanismo para recibir las denuncias. Y el fiscal jefe, el encargado de recibirlas y el que tiene que valorar primero si esa denuncia describe si se ha cometido un hecho presuntamente delictivo y, si lo es, si es competente para tramitar esa denuncia. Si considera que no es competente, remitirá esa denuncia a la fiscalía competente.

Eso es lo que yo hice. Yo recibí una denuncia, narraba un hecho presuntamente delictivo y esa denuncia no era competencia de la Fiscalía Anticorrupción, por lo tanto yo la remití a la fiscalía competente. En 2016 recibimos 652 denuncias en la Fiscalía Anticorrupción y de esas solo 37 eran asuntos competencia de esta fiscalía. El resto las remitimos a las fiscalías competentes. Es decir, aquí se actuó exactamente igual que con otras múltiples denuncias que no eran competencia de Anticorrupción.

P. Volviendo al caso Lezo, ¿usted ordenó que no continuaran determinadas intervenciones telefónicas antes de que se produjera la operación?

R. Ahí debatimos la conveniencia de prorrogar las intervenciones telefónicas un mes más. Y entonces yo les expliqué mi criterio de que, si no estaban dando resultado positivo esas conversaciones, a lo mejor había que plantearse no prolongarlas. Ellos consideraron que todavía podía seguir prolongándose porque sí, aunque con menor intensidad, se seguían obteniendo resultados.

El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (c). (EFE)
El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (c). (EFE)

P. El señor González le menciona en una de esas conversaciones…

R. No puedo evitar que el señor González en una conversación privada exprese una opinión sobre mí. Si esa opinión sobre mí era positiva, dudo que ahora la mantenga. Yo quiero recordar que la Fiscalía Anticorrupción solicitó la prisión provisional sin fianza e incondicional y que nos acabamos de oponer a su petición de libertad. Si el señor González tenía motivos, que yo los desconozco, para considerar que el fiscal Moix podía ser benévolo con él, está claro que se equivocaba.

"Si el señor González tenía motivos, que yo los desconozco, para considerar que el fiscal Moix podía ser benévolo con él, se equivocaba"

P. Otra de las polémicas nacida de la Lezo es la que afecta al secretario de estado de Seguridad, el señor Nieto. ¿Se está investigando un presunto chivatazo del señor Nieto al señor González?

R. No se ha iniciado ninguna investigación ni ahora ni antes para investigar un presunto chivatazo del señor Nieto al señor González porque no consta que se haya producido ese chivatazo.

P. ¿Consta algún indicio de que se haya producido?

R. A mi nadie me ha trasladado ningún indicio y de las actuaciones no se desprende.

P. ¿Los fiscales del caso no tenían intención de solicitar determinadas diligencias para comprobarlo? Por ejemplo, un registro de entrada en el Ministerio…

R. Es que nosotros no vivimos de intenciones, no nos basamos en intenciones. Yo la intención la desconozco, habrá que preguntársela a los fiscales del caso. No sé qué intención tendrán ellos. Yo no decido con intenciones. Es una pregunta que tendrán que responder ellos.

P. El señor Maza ha dicho que toda la polémica viene de una mala redacción de una parte del escrito. ¿Coincide con esa opinión?

R. Efectivamente. Basta leer el primer párrafo para ver que es una defectuosa redacción que ha sido realmente una equivocación. Sin mayor malicia ni mayor intención de causar daño a nadie.

Moix en un momento de la entrevista. (C. Castellón)
Moix en un momento de la entrevista. (C. Castellón)

P. El mismo día que se conoce el contenido de ese escrito, el señor Nieto remitió otro reclamando una rectificación pública en el caso de que se hubiera producido esa equivocación. ¿Se plantea la Fiscalía Anticorrupción hacer algún tipo de escrito en este sentido?

R. Eso lo tendremos que valorar. Me consta que el escrito está en la Fiscalía pero yo no lo he leído todavía. Leeremos el escrito por supuesto atentamente, con mucho interés y daremos la respuesta que entendemos que corresponda.

P. Ha denunciado en varios momentos la existencia de filtraciones…

Yo creo que a nadie le gusta que haya filtraciones. Ni a los fiscales ni a los jueces ni a las personas interesadas. Todos somos contrarios. Nos gustaría que no fuera así. Pero evidentemente eso depende de la voluntad del que filtra, de lo que quiera filtrar y de cómo quiera filtrar. Lo ideal sería que no hubiera filtraciones en procedimientos penales, por supuesto, ni de ningún otro tipo. Entre otras cosas porque eso genera un daño a las investigaciones que se están realizando y puede generar también una lesión de los derechos de las personas que aparecen en ese procedimiento, sean o no sean investigados. Yo creo que eso es un planteamiento que tenemos que tener presente.

Es verdad que hay un derecho a la información, que los medios lo que hacen es hacerse eco de datos filtrados previamente, pero hay un difícil equilibrio que requeriría, que es lo que yo dije, abrir un debate a ver en qué medida podemos actualizar o reflexionar sobre la posibilidad de buscar puntos intermedios. La ley castiga al filtrador. Al filtrador, no al medio. Y a mi me parece que eso está bien. Pero es verdad que es ineficaz porque es dificilísimo identificar al filtrador y luego acreditar que esa persona es la que ha filtrado. Pese a que tenemos el instrumento legal para perseguir al filtrador, es ineficaz por las dificultades de llegar a poder averiguar quién es la persona que ha filtrado.

Por eso a lo mejor había que reflexionar en busca de mejorar las posibilidades de combatir las filtraciones. Ojo, porque la filtraciones pueden hacer mucho daño al Estado de Derecho en la medida en que causan daño al procedimiento y a las personas que están dentro.

"A lo mejor había que reflexionar en busca de mejorar las posibilidades de combatir las filtraciones"

P. ¿Pero defiende que se sancione a los medios que las publiquen?

R. Yo nunca he defendido que se sancionase a los medios. Yo puse un ejemplo, que es un ejemplo extremo, que es el de Alemania, donde se sanciona al medio en determinadas condiciones. Pero también hay que tener en cuenta que en Alemania el derecho a la comunicación, o todo lo que viene relacionado con la comunicación, presenta unas condiciones muy peculiares en relación con el contexto europeo precisamente por la nefasta experiencia que tuvieron en la época nazi.

P. En cuanto a las filtraciones presuntamente procedentes de la Fiscalía… ¿se están investigando por motivos disciplinarios dentro de la propia Fiscalía?

R. En absoluto.

P. Y ¿se investigarán? ¿Hay alguna iniciativa en ese sentido?

R. Ninguna.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios