BARÓMETRO De abril del organismo público

La gestora y Díaz celebran la "remontada" del PSOE en el CIS y Sánchez dice que no basta

Jiménez valora la senda de crecimiento "continuado" de los socialistas, igual que la candidata sostiene que el partido camina en el sentido "correcto". El exlíder recuerda que no se llega ni al 20%

Foto: Mario Jiménez, portavoz de la gestora del PSOE, durante su comparecencia ante los medios para valorar el barómetro del CIS, este 9 de mayo en Ferraz. (PSOE)
Mario Jiménez, portavoz de la gestora del PSOE, durante su comparecencia ante los medios para valorar el barómetro del CIS, este 9 de mayo en Ferraz. (PSOE)

La traumática abstención a Mariano Rajoy pudo no haber salido tan cara a ojos de los votantes. Y la administración del tiempo de interinidad que se abrió en el PSOE tras la abrupta salida de Pedro Sánchez, también. El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de abril da un espaldarazo a sus protagonistas, a la gestora de Javier Fernández y a la línea oficial representada por la candidata ganadora en avales, Susana Díaz, frente al ex secretario general. Los socialistas no solo no se hunden, sino que avanzan. Poco, pero avanzan. Y, sobre todo, recuperan la segunda plaza, aunque a una cortísima distancia —apenas dos décimas— de Unidos Podemos. Datos en positivo que fueron celebrados por la dirección provisional y considerados insuficientes por Sánchez y que caen en un momento de máxima tensión para un partido fraccionado en dos mitades y en medio de una batalla sangrienta por el liderazgo.

[Consulta aquí en PDF el barómetro de abril de 2017 del CIS]

De hecho, se puede decir que la campaña oficial de los tres candidatos, de Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López, arranca este martes bajo el impacto del estudio del CIS. Como en toda campaña electoral, vamos. Un termómetro sobre todo importante por el efecto mediático y por cómo sirve para reforzar ciertos discursos, quizá menos para mover voto, ya que las bases socialistas que acudirán a las urnas el próximo 21 de mayo se han pronunciado ya en el primer asalto, el de los avales, y solo concedieron a la presidenta andaluza una pírrica ventaja de 6.539 firmas.

Los números del CIS de abril son estos: el PP pierde punto y medio en estimación de voto desde enero (del 33% al 31,5%), el PSOE sube 1,3 puntos —hasta el 19,9%, frente al dato anterior, 18,6%— y recupera el segundo escalón en el podio tras la bajada de dos puntos de Podemos y sus confluencias (del 21,7% al 19,7%), justo después de su segunda asamblea estatal, Vistalegre II. Ciudadanos es el que más crece, al saltar del 12,4% al 14,9%. El trabajo de campo de la encuesta del instituto público tuvo lugar entre el 1 y el 8 de abril, coincidiendo con la dimisión del presidente murciano Pedro Antonio Sánchez (PP) pero antes de que estallara el caso Lezo, que mandó a prisión incondicional y sin fianza al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

Y sin el impacto de las elecciones francesas

Aunque Mario Jiménez, el portavoz de la gestora, quiso trasladar la "moderada" y "prudente satisfacción" del partido, no pudo evitar calificar la "tendencia" arrojada por los dos últimos barómetros de "remontada clara y sostenida", de un "proceso de recuperación" de los socialistas que reflejarían tanto el CIS como otras empresas demoscópicas privadas. El dirigente andaluz atribuyó la subida al trabajo de "oposición útil" que el Grupo Socialista está desplegando en las Cortes, y que está beneficiando, según los cálculos de Ferraz, a 15 millones de personas. Una labor que contrasta, señaló, con el estilo "de otros", en referencia a Unidos Podemos, dados al "ruido" y la "astracanada", pero que más allá del "fogueo" no "resuelve nada". También achacó el crecimiento al trabajo de los presidentes autonómicos y alcaldes socialistas, que están experimentando un "reconocimiento de la ciudadanía". Así que el PSOE, resumió, "va en la buena dirección" y "se consolida como segunda fuerza" en España. Y eso que solo aventaja en dos décimas a la formación morada.

La cúpula atribuye la recuperación en los dos últimos barómetros a la labor de "oposición útil" frente al "ruido" y la "astracanada" de Podemos

Jiménez resaltó que esta encuesta se hizo antes del estallido del caso Lezo, tras el cual cree que "el nivel de desgaste y de descrédito" del PP es "más intenso". El sondeo, en consecuencia, no ha podido captar la "respuesta clara y contundente" del PSOE al exigir la comparecencia de Mariano Rajoy en el Congreso ante la comisión de investigación de presunta financiación ilegal de los populares, que se monta esta semana. El parlamentario andaluz enfatizó asimismo que el estudio es previo a la segunda vuelta de las elecciones francesas, de forma que no pudo reflejar la "respuesta de banalización del fascismo y de la ultraderecha" protagonizada, a su juicio, por Podemos, al situarse en una postura "equidistante" ante el "racismo", la "xenofobia" y las actitudes "violentas", y eso, auguró, le costará "caro". Jiménez hilaba así con una crítica reiterada a Pablo Iglesias, por no apostar claramente por Emmanuel Macron frente a Marine Le Pen.

Barómetro del CIS de abril de 2017.
Barómetro del CIS de abril de 2017.


Díaz, desde Sevilla, ofrecía una lectura similar a la de Ferraz. Esperable también. "El PSOE sube, el PP baja, Podemos baja y lo que se ve con claridad es que cuando los socialistas ocupamos nuestro espacio, el espacio de la socialdemocracia evidentemente, los ciudadanos lo reconocen y lo valoran. A la vista está. Después de hacer nuestro trabajo correctamente volvemos a recuperar la segunda posición, recortamos distancia con el PP y este es el camino, aunque queda mucho, estamos en el camino correcto", señaló la presidenta andaluza, que subrayó que cuando el PSOE es "reconocible" y no se "entrega a ninguna posición extrema" los españoles lo aplauden, informa Isabel Morillo.

Pero no es la lectura que se hace en la trinchera contraria. Esperable igualmente. Sánchez, a través de un mensaje colgado en su cuenta de Twitter, recordó que el PSOE sigue estando por debajo del 20%. Y es verdad. Los socialistas cosecharon un 22,63% en las elecciones generales del 26 de junio de 2016. El barómetro que se publicó poco después, el de julio, ya vaticinaba una pequeña subida, hasta el 23,1%, y fue el sondeo de octubre, realizado en el punto álgido de la crisis del partido, coincidiendo con la defenestración del político madrileño, el que hundió a la formación hasta el 17%. Un descalabro brutal del que sigue, a la luz de los datos del CIS, recuperándose, aunque se queda algo lejos aún de sus números del 26-J y más aún del PP.

La gestora y Díaz celebran la "remontada" del PSOE en el CIS y Sánchez dice que no basta

Más a la izquierda que en enero

El CIS trajo más datos positivos para el partido. El PSOE sube también en intención declarada de voto —la que confiesan los encuestados—, del 12,7% de enero al 13,4% de abril. Y también se ensancha en voto más simpatía: del 16,2% al 17,1%, aunque siempre por debajo del PP. Además, a ojos de los electores la formación sale situada más a la izquierda: a principios de año, los españoles situaban al PSOE en el 4,74 de la escala ideológica —donde el 1 es la extrema izquierda y el 10 la ultraderecha—. Ahora, le ubican en el 4,59, ligeramente más a la izquierda. La media de los ciudadanos está en el 4,64.

La cúpula también aplaude la valoración que recibe Fernández, un 4,12, la misma que a principios de 2017: los españoles elogian su "responsabilidad"

El sondeo público incluye, para la valoración de líderes, a Javier Fernández. Su nota es del 4,12, igual que en enero, aunque sigue siendo un gran desconocido (no le pone cara el 71,3%), y está por debajo de la de los portavoces de Compromís, Joan Baldoví (4,54) y En Comú Podem, Xavi Domènech (4,27); del coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón (4,26), y del jefe del PNV en el Congreso (4,25). Ese ranking permitió afirmar a Jiménez que el presidente asturiano y de la gestora es "el líder más valorado entre los grandes partidos", por encima de Pablo Iglesias (3) y de Mariano Rajoy (2,91). Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, está más cerca de Fernández, pero por debajo (3,68). El portavoz de la cúpula provisional subrayó que los ciudadanos valoran la "responsabilidad" del dirigente asturiano, su "capacidad de gestionar un momento muy difícil para el PSOE", igual que su "claridad de posiciones" y su "integridad".

Carmen del Riego moderará de nuevo el debate entre los candidatos

Era la apuesta más firme, y así ha sido. Carmen del Riego, corresponsal política del diario 'La Vanguardia' y expresidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), será quien modere el debate entre Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López, que se celebrará el próximo lunes, 15 de mayo, en la sede federal del PSOE, en Ferraz. 

Ella fue quien ya condujo el enfrentamiento entre los aspirantes en las primarias anteriores, las de julio de 2014, cuando rivalizaron Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias. Y obtuvo buena nota. Por eso mismo las tres candidaturas estuvieron de acuerdo en que la gestora le hiciera formalmente la propuesta de volver a dirigir el debate. Del Riego, que en un principio tenía previsto acompañar al presidente del Gobierno en un viaje a China —es la periodista encargada de cubrir información del Ejecutivo y del PP para el periódico catalán—, accedió a la petición del PSOE. 

El debate comenzará a las 12 de la mañana del próximo lunes, y tendrá una duración, como poco, de hora y media. Susana Díaz lo abrirá y lo cerrará, con su 'minuto de oro', Pedro Sánchez. Antes del último bloque, el de modelo de partido, habrá una pequeña pausa. En la sala Ramón Rubial, donde se celebrará el debate televisado, en el sótano de la sede federal, se sentarán solo medios de comunicación, además de los aspirantes y sus asesores. No habrá afiliados, como sí había en 2014.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios