LA LUCHA DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Díaz se toma la revancha y replica a Sánchez: "Cuando fui candidata, gané y bien"

La baronesa contesta al aviso del exlíder, que en Telecinco dijo que con ella al frente, el PSOE corría el riesgo de despeñarse a tercera fuerza. Defiende también a López de las críticas de los sanchistas

Foto: Susana Díaz y la concejala Yolanda Besteiro, a su llegada al mitin con militantes socialistas, este 18 de abril en Alcalá. (EFE)
Susana Díaz y la concejala Yolanda Besteiro, a su llegada al mitin con militantes socialistas, este 18 de abril en Alcalá. (EFE)

Susana Díaz no tuvo más que tirar de fondo de armario. Recurrir a uno de sus principales 'claims' de campaña, el de la candidata que sabe ganar elecciones, para dar la réplica a Pedro Sánchez. El mismo que había dicho apenas 24 horas antes que con ella al frente de los socialistas el partido podría convertirse en tercera fuerza.

La presidenta andaluza se reservó la respuesta hasta su llegada a Alcalá de Henares, en Madrid. Allí tenía este martes mitin, en el auditorio Paco de Lucía, y allí atendió previamente a los medios. Llevaba ya la plantilla de su contestación. Primero, soltó una sonora carcajada tras escuchar la pregunta, como burlándose de un Sánchez que, como aspirante a La Moncloa en dos ocasiones, hundió al PSOE a los peores resultados de su historia. "Soy consciente de que voy a necesitar mucha ayuda para ganar estas primarias, pero la única vez que he sido candidata en unas elecciones [las autonómicas de 2015] las he ganado y bien, por 10 puntos al PP y por 20 a Podemos".

Una sonora bofetada para su principal oponente, que en la noche del lunes, en una entrevista en Telecinco —la primera en dos meses—, alertó a la militancia de que lo que está en juego es ser primera o tercera fuerza en España, y se apoyó en los números de las encuestas de los últimos meses, que muestran la preferencia de los votantes socialistas a su proyecto. Un argumento que reiteraron esta mañana sus dos coordinadores de campaña, los diputados Adriana Lastra y José Luis Ábalos, tras la formalización de su candidatura en Ferraz.

La presidenta reclama que se asuma la campaña de primarias como una "oportunidad" para "volver a La Moncloa, pero por la puerta principal"

Pero no fue el único sopapo de Díaz hacia su principal oponente. También sacó la cara por Patxi López, a quien Ábalos esta mañana acusó de no tener proyecto, porque la "armonía" no es suficiente para construir una alternativa. Una declaración tan contundente que obligó al propio exlendakari a cargar contra Sánchez desde Cádiz, donde le reclamó "un poquito de humildad". El coordinador de campaña del madrileño fue un paso más allá que su jefe, que siempre reitera que solo hay "dos opciones" en estas primarias: la suya y la que representa la baronesa andaluza, "la candidata de la gestora". Díaz, preguntada por los periodistas esta tarde, pidió "respeto a todos los compañeros que den el paso". "A mí nadie me va a escuchar una mala palabra de nadie, porque no me sale". Y eso que ella ha sido el principal martillo contra Sánchez cuando él ocupaba el trono de Ferraz: ella lo aupó y ella comenzó a distanciarse de él apenas unos meses después, para abanderar el golpe palaciego que acabó con su dimisión en el funesto comité federal del 1 de octubre. Díaz aseguró además que ella quiere ser "la secretaria general de todos los socialistas".

Díaz se toma la revancha y replica a Sánchez: "Cuando fui candidata, gané y bien"

"Estar unidos y respetarnos"

Durante su mitin, abundó en el mismo mensaje. Pidió ayuda a los militantes para auparla hasta la cúpula del PSOE y para que asuman esta campaña "como una oportunidad para ganar las elecciones", para "volver a La Moncloa, pero por la puerta principal, que es la que dan los ciudadanos con su voto". Con ello quería subrayar que los socialistas, para volver al Gobierno, deben volver a a ser primera fuerza, y no intentar armar un Ejecutivo alternativo al del PP con alianzas con distintas fuerzas con apenas 90 escaños (los obtenidos el 20-D) o incluso 85 (los del 26-J).

Díaz avisa: hay dos "caminos" para enfocar la pugna, centrarse en las "cuitas internas", que llevan a la "derrota", o decir que se ha tomado "nota"

Díaz remarcó que hay dos "caminos" para enfocar estas primarias. Uno, el "hablar de las cuitas internas", que genera más "morbo". "Pero solo nos conduciría a una nueva derrota electoral". Esa recriminación también iba para Sánchez, que suele recordar en sus mítines (y ayer mismo en la entrevista con Pedro Piqueras en 'Informativos Telecinco') el capítulo del 1 de octubre, cuando fue "derrocado" por los barones para "facilitar el Gobierno a la derecha". Ella, obviamente, no quiere retornar a ese pasado doloroso y que enerva a parte de la militancia. Por eso su "camino" es otro, el que prefiere decir a los ciudadanos que el PSOE "ha tomado nota", es consciente de sus "errores" y va a pensar en sus problemas, porque sabe qué quiere "hacer con este país". Y para eso "hace falta que el partido tenga ganas de ganar las elecciones". Siguiendo con ese hilo conductor, enfatizó que para vencer en las urnas es preciso algo: "Estar unidos y respetarnos", porque "solo desde la unidad el PSOE ganará las elecciones".

Díaz se toma la revancha y replica a Sánchez: "Cuando fui candidata, gané y bien"

"No nos acomplejemos con nadie". Ese es otro de sus eslóganes de campaña. La diferenciación, de nuevo, con el ex secretario general, a quien los susanistas acusan de querer aproximarse a Podemos. Díaz insistió, como hizo durante la presentación de su candidatura, el pasado 26 de marzo en Madrid, que su voto no servirá para que el PSOE "se entregue a nadie, ni imite a nadie, y sea lo que nunca ha sido ni debe ser". "Levantaré la voz para defender la dignidad de este partido", clamó, poniendo al público, unas 600 personas (700, según la organización), en pie. Una atmósfera de entusiasmo... y de calor incluso sofocante, por la altísima temperatura interior. Poco después animó a las bases a dejar de "lamentarse" para "levantarse" y pensar en el futuro. Porque los españoles no volverán a confiar en el PSOE "por lo que hicieron Felipe [González] y [José Luis Rodríguez] Zapatero", sino por las propuestas del mañana.

De "portero de la empresa" a líder

Aún tuvo palabras directas, y más duras, contra Podemos, y en particular contra su líder, Pablo Iglesias, por "querer influir en la decisión libre de los militantes del PSOE". Díaz puso dos ejemplos recientes: la retirada "intolerable" del apoyo a los Presupuestos del presidente manchego, el socialista Emiliano García-Page, para acabar votando con el PP de María Dolores de Cospedal, y su decisión de incluir a Felipe González "en un autobús como el de los ultraconservadores [de HazteOir] y la derecha más rancia". "No me voy a callar y no me van a silenciar", advirtió.

La candidata acusa a Podemos y a Iglesias de querer "influir" en las primarias, al retirar su apoyo a Page y al incluir a González en el 'tramabús'

Golpes para Podemos... y también para Mariano Rajoy. La baronesa aprovechó la citación como testigo del presidente por el caso Gürtel para marcar distancias con él: ante los medios, subrayó que tenía que "haber dado muchas explicaciones hace bastante tiempo" como tenía que haber acudido ya al Congreso. Aunque eso no le hace arrepentirse de la abstención en su investidura, por la que ella abogó, ya que Rajoy "ganó evidentemente las elecciones" y ella confía en que el PSOE se imponga en las siguientes generales. Durante el mitin, calificó al jefe del Ejecutivo como "cuarto rey mago" al pasearse por España "repartiendo inversiones".

Susana Díaz saluda a los militantes y simpatizantes congregados este 18 de abril en el auditorio Paco de Lucía de Alcalá de Henares. (EFE)
Susana Díaz saluda a los militantes y simpatizantes congregados este 18 de abril en el auditorio Paco de Lucía de Alcalá de Henares. (EFE)


Este mismo jueves, 20 de abril, comenzará la recogida de avales, la primera vuelta de esta batalla de las primarias. La presidenta nunca ha ocultado que se va a emplear a fondo para apabullar a sus rivales. Hoy pidió a sus militantes que firmen y le den su apoyo: "Yo quiero que respondáis por mí, que me ayudéis, que me avaléis". Ella, en correspondencia, se comprometió a comportarse "como una buena socialista", y si es tal podrá ser "una buena secretaria general". Díaz respaldó esa promesa con su trayectoria: se recordó a sí misma como "esa niña que llegó a la agrupación de Triana", en Sevilla, donde hizo "de todo", desde barrer a poner bocadillos, y ha ido creciendo en política, sin olvidar sus raíces. "He empezado como el portero de la empresa y ahora aspiro a ser la secretaria general".

Carga contra Zapatero y Blanco

Lo cierto es que las primarias han arrancado con el terreno de juego embarrado. Nada extraño, dado el nivel de tensión existente y lo disputado de la competición. Las estrategias están sobre la mesa: Sánchez quiere medirse con Díaz y orillar a López; Díaz también mira de frente a Sánchez e ignora a López y López intenta sacar la cabeza y erigirse como el candidato que garantiza la unidad. Las tres tácticas se visualizaron este martes. Ábalos enfatizó que el exlendakari pone todo su acento en la "cuestión interna" y en la necesidad de llevarse bien, "pero no hay un proyecto político en sí" detrás de su candidatura. No basta con apelar a la "armonía", dijo, sino que el problema del socialismo democrático hoy día es el de convertirse en una "fuerza hegemónica" que gobierne España. Lastra, a su vez, reforzó la idea de que el 21 de mayo los militantes han de elegir únicamente entre dos modelos: el de Sánchez o el de Díaz, y punto.

Ábalos acusa a López de carecer de un proyecto, al centrarse únicamente en la "cuestión interna". El exlendakari lamenta que Sánchez reparta carnés

La acusación dolió a López. "No sé quién le ha dado esa categoría de repartidor de proyectos" al exlíder, señaló, para seguir insistiendo en que él representa el modelo de "unidad" y de "izquierda exigente". También fustigó a su antiguo jefe —él formó parte de su ejecutiva federal— por erigirse como el representante del "proyecto de izquierda del siglo XXI". "¿Qué pasa, que los demás no lo somos?", protestó desde Algeciras (Cádiz), informa Efe. Por la tarde, Sánchez, desde Guadalajara, pidió unas primarias "limpias y libres de insidias, descalificaciones e insultos". Por cierto que, refiriéndose a Díaz, señaló que cuando le preguntan si es compatible ser secretario general con la presidencia de un Gobierno autonómico responde que la miitancia lo hará incompatible con su voto.

Por la mañana, Ábalos también había cargado contra los susanistas, y en concreto contra el eurodiputado y ex vicesecretario general José Blanco, que en Twitter había recordado a Sánchez que fue él quien fue derrotado en dos generales consecutivas. "En perder no es nuevo", apuntaba, al tiempo que resaltaba que Díaz sí gana elecciones.

Díaz se toma la revancha y replica a Sánchez: "Cuando fui candidata, gané y bien"

El diputado entendió las palabras del exministro como una "provocación", más teniendo en cuenta que ha presidido el comité federal desde el pasado 23 de octubre hasta la convocatoria del 39º Congreso y que formó parte de un Gobierno socialista, el de Zapatero, que recibió en las urnas, en 2011, "una tremenda sanción". En definitiva, cargaba el mochuelo de los malos resultados de 2015 y 2016 en el expresidente y su gestión en La Moncloa.

Díaz se toma la revancha y replica a Sánchez: "Cuando fui candidata, gané y bien"

Tregua de un día por el homenaje a Carme Chacón en Barcelona

En el acto de Susana Díaz estuvo muy presente la exministra Carme Chacón, fallecida el pasado 9 de abril. Primero se le dirigió un aplauso, luego la reivindicó una de las teloneras, la concejal alcalaína Yolanda Besteiro —histórica dirigente feminista—, y finalmente la propia candidata, quien aseguró que aprendió de ella que no quiere ser "la mejor", sino rodearse "de los mejores". Aquello le valía para recordar que ambiciona un proyecto colectivo, frente al personalismo que los susanistas achacan a Sánchez. 

La candidata, por cierto, estuvo acompañada en Alcalá de Henares por el exlíder del PSM Tomás Gómez y parte de sus dirigentes de confianza (Eusebio González, Maru Menéndez); la diputada nacional Ángeles Álvarez; la portavoz en el Ayuntamiento de la capital, Puri Causapié, los concejales madrileños Antonio Miguel Carmona y Chema Dávila; los parlamentarios autonómicos Carla Antonelli o José Quintana; y los alcaldes de San Sebastián de los Reyes, Narciso Romero; Móstoles, David Lucas, Leganés, Santi Llorente, o Aranjuez, Nina Moreno. No estaba el regidor de Alcalá, Javier Rodríguez, que respalda a Patxi López. 

También en el acto de Pedro Sánchez en Guadalajara se guardó un minuto de silencio por Chacón y por Elena de la Cruz, consejera de Fomento de Castilla-La Mancha fallecida poco antes de Semana Santa a causa de una leucemia fulminante. 

La exministra de Defensa impondrá la segunda tregua en esta carrera por el liderazgo del PSOE. Este miércoles, 19 de abril, los tres candidatos se verán las caras en la ciudad condal, en el recinto de Montjuïc de la Feria de Barcelona, donde tendrá lugar el homenaje a Chacón organizado por el PSC. Será la primera vez en la que las cámaras les captarán juntos desde hace meses. 

El jueves se retomará la campaña con el arranque de la recogida de avales. La primera foto del día será la de Sánchez con la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, quien le apoya en su carrera para reconquistar el poder del PSOE. Ambos tomarán un café en el Círculo de Bellas Artes de la capital a primera hora de la mañana. Él luego partirá hacia Ibiza y ella seguirá su agenda institucional en Madrid con la alcaldesa, Manuela Carmena

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios