COMIENZA LA CUENTA ATRÁS DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Díaz, Sánchez y López registran sus candidaturas y se lanzan a por los avales

Los tres aspirantes formalizan el trámite para competir en las primarias del 21-M. Tras la tregua de la Semana Santa y la muerte de Chacón, arrancan dos meses decisivos y difíciles para un PSOE roto

Foto: Pedro Sánchez, el pasado 6 de abril durante un acto con militantes en Salamanca, al lado de la eurodiputada Iratxe García. (EFE)
Pedro Sánchez, el pasado 6 de abril durante un acto con militantes en Salamanca, al lado de la eurodiputada Iratxe García. (EFE)

Ahora sí que sí. Tras la tregua obligada por el súbito fallecimiento de la exministra Carme Chacón y el breve parón de la Semana Santa, el PSOE comienza ya de forma oficial su carrera definitiva por el liderazgo. La cuenta atrás. Un trayecto de dos meses de crispación con un hito clave en exactamente 34 días: las primarias para elegir al nuevo secretario general, el 21 de mayo. Los tres aspirantes principales, Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López, cumplirán el primer trámite del proceso en estas próximas horas: registran su precandidatura. Un formalismo obligatorio antes de la primera gran batalla, la recogida de avales.

Son muchos los meses en los que lleva hablándose del 39º Congreso Federal del PSOE. Ya desde antes del virulento comité federal del 1 de octubre, en el que Sánchez tuvo que dimitir tras ser derrotada su propuesta de cónclave exprés. Su renuncia llevó a la constitución de una comisión gestora presidida por el jefe del Principado de Asturias, Javier Fernández, en la que el máximo órgano delegó todos los poderes ejecutivos. Sobre la cúpula interina recayó la responsabilidad del manejo de los tiempos. Y la opción fue estirarlos, con la intención, según denunciaron los críticos, de acomodarlos al gusto de la favorita, la presidenta andaluza.

La fecha del 39º Congreso Federal —el 16, 17 y 18 de junio como estación terminal— se decidió en el comité del 14 de enero. Pero el cónclave solo se convocó el pasado 1 de abril, en otro comité federal, en el que ya se fijó toda la hoja de ruta y las normas que rigen el proceso [aquí en PDF], pactadas la víspera por la cúpula y los secretarios de Organización autonómicos.

[Consulta en PDF la normativa del 39º Congreso Federal del PSOE]

Las reglas de este 39º Congreso son semejantes a las del cónclave anterior, el extraordinario de 2014, en el que se enfrentaron Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, aunque contienen algunas novedades. Para empezar, las primarias ya no son consultivas, sino vinculantes. Tras la modificación de los estatutos que se aprobó hace casi tres años, los militantes tienen la plena potestad para elegir a su secretario general, de forma que el millar de delegados del congreso no tendrán que ratificar al vencedor. El que gane en las urnas el 21 de mayo, gana. Además, este de 2017 es un cónclave ordinario —celebrado con casi año y medio de retraso, el último fue el de febrero de 2012 en Sevilla, entre Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba—, en el que se debaten y se votan las enmiendas a los documentos políticos. En 2014, al ser un congreso extraordinario, simplemente se eligieron secretario general y órganos federales.

A diferencia del cónclave extraordinario de 2014, en esta ocasión los delegados no tendrán que ratificar al secretario general salido de las urnas

El proceso congresual actual se prolonga durante dos meses y medio y se estructura en tres fases: una primera, que oficialmente ya comenzó, con la convocatoria del pasado 1 de abril y que tendrá sus tres hitos más importantes este lunes, el jueves, cuando arranque la recogida de apoyos, y el 4 de mayo, cuando las firmas deban estar en Ferraz; una segunda, de 15 días, que centrará la campaña y la votación en primarias el 21 de mayo, y una tercera, el mes de preparación del congreso puro y duro. El PSOE arranca así un camino muy complicado y decisivo, a vida o muerte para Sánchez y Díaz, al final del cual acabará si cabe más fracturado. La medida de la tensión entre los dos principales contendientes la dio lo que ocurrió el pasado lunes en Ferraz, cuando ambos coincidieron en la sede en el velatorio de Carme Chacón pero ni se vieron ni se hablaron.

La primera fase: la búsqueda de apoyos

El 1 de abril, el comité federal procedió a la convocatoria formal del 39º Congreso y al cierre del censo. En estos primeros 17 días del mes —parón de Semana Santa incluido— se ha ido revisando el cuerpo electoral, hoy lunes se comunicará cuál es su composición provisional y se abrirá un periodo de subsanación de incidencias, que se extenderá hasta el 24 de abril. Ese cuerpo electoral lo forman los militantes y afiliados directos —estos no están adscritos a ninguna agrupación local y se han registrado por Internet— del PSOE, los militantes del PSC y los militantes de las Juventudes Socialistas de España (JSE) y de la Joventut Socialista de Catalunya (JSC). Todos ellos deben estar al corriente de pago o que no adeuden más de un semestre completo de cotización.

En 2014, el censo total era de 198.123 afiliados, y en la consulta del pacto con Ciudadanos de febrero de 2016 era de 189.256. Las bases han menguado en los últimos años, y el cuerpo electoral del PSC se ha limpiado, pero también se ha observado un cierto repunte en los meses previos a la convocatoria del 39º Congreso, prueba de la expectación y de una confianza en una alta participación de la militancia. El portavoz de la gestora, Mario Jiménez, facilitó una cifra provisional el pasado 1 de abril: 177.902 electores, a los que faltaban por añadir los afiliados directos y los miembros de JSE y JSC que no tienen carné de su respectivo partido pero que sí podrán votar el 21-M.

El censo definitivo estará listo el 28 de abril. Pero una semana antes, concretamente este jueves, día 20, comenzará la recogida de avales, que concluirá el 4 de mayo a las 12 del mediodía. Las tres candidaturas deberán emplearse a fondo para recabar las firmas del 5% del cuerpo electoral, en torno a unas 9.000 rúbricas. Tradicionalmente, esta fase se ha concebido internamente como una primera batalla, puesto que al no haber un tope por arriba los candidatos pueden exhibir músculo y se arroja así una primera foto de las bases. Susana Díaz ya ha confirmado que confiere "un valor enorme" a los avales, y anticipado que se implicará "al máximo" en su captación. Ella es quien más puede hacerlo: tiene a su favor los grandes aparatos de las principales federaciones —seis de los siete presidentes autonómicos, contándose a sí misma, la apoyan—, la vieja guardia y los notables del PSOE, muy influyentes. En las primarias andaluzas de 2013 recabó la firma de casi la mitad del censo: 21.179 avales certificados, de un total de 45.733 militantes andaluces, el 46,31% del total. Y en 2014, Sánchez, impulsado entonces por la presidenta de la Junta, recopiló 41.338 rúbricas, por 25.238 de Madina y las 9.912 de Pérez Tapias.

Díaz quiere recoger "todos los avales" que pueda, pero Sánchez y López ven este primer 'round' un trámite más en el que no hay que "matarse"

Ahora Díaz quiere recoger "todos los avales" que pueda, según su equipo, y no es difícil suponer que su objetivo es superar la barrera que conquistó su entonces protegido hace tres años y tomar mucha ventaja respecto al segundo, para lanzar el mensaje de que es la gran favorita. Nadie en el PSOE duda, de hecho, que ella probablemente quedará primera en este 'round'. Así que a la hora de hacer la lectura de los datos, y siempre que se cumplan estos pronósticos, importará tanto el volumen de avales que presente Díaz, la distancia con los demás y quién de los otros dos contendientes queda segundo.

Los equipos de López y Sánchez insisten en que para ellos la recogida de apoyos es "un trámite más" dentro del proceso, que hay que superar y punto, sin "matarse". En la candidatura del exlíder dan por hecho que este vencerá al exlendakari en los avales, y que este recibirá "una ayuda de Susana", en el sentido de que esta podría prestarle rúbricas para garantizarse que pasa a la siguiente fase. Los de López niegan con rotundidad esta hipótesis, señalan que si los sanchistas propalan esta teoría es porque "están nerviosos", y ellos no manifiestan ninguna preocupación con los avales. El expresidente del Congreso cuenta con la ayuda de los aparatos de federaciones como Madrid —se disputa el tercer puesto en número de militantes con Cataluña—, Euskadi, Baleares o La Rioja, pero Sánchez tiene muy movilizadas a sus bases y en la práctica ha logrado poner en pie un aparato paralelo al oficial gracias a la proliferación de plataformas en todo el país.

La comisión federal de ética y garantías —que preside la dirigente vasca Isabel Celaá—, el órgano encargado de velar por el buen desarrollo y la limpieza del proceso congresual, será la que deberá validar las firmas, individuales o colectivas, presentadas por cada candidatura. Cada militante solo podrá avalar a un aspirante.

El 5 de mayo, la comisión de ética proclamará provisionalmente a los candidatos. Se abrirá un plazo de 24 horas de interposición de recursos, que deberán ser resueltos en un día, a fin de que la proclamación definitiva pueda hacerse el lunes 8 de mayo.

La segunda fase: la campaña

La campaña oficial para aquellos que hayan superado la prueba de los avales arrancará el 9 de mayo y se prolongará hasta el día 20. No habrá jornada de reflexión. Todos sus actos y acciones deberán "respetar y garantizar unos criterios básicos de unidad de imagen corporativa del partido", criterios que serán establecidos, bajo la supervisión de la comisión de ética y garantías, por el comité organizador. Este es el órgano de "desplegar y coordinar el dispositivo técnico y logístico" del congreso. Lo forman cuatro miembros de la gestora —el portavoz, Mario Jiménez; su adjunta en Organización, la extremeña Ascen Godoy, el valenciano José Muñoz y el riojano Paco Ocón— y una representante de JSE, la navarra Adriana Maldonado.

El comité organizador deberá preparar un debate al menos entre los candidatos y les dotará de una partida presupuestaria para afrontar gastos

Los candidatos tienen derecho a un espacio físico cedido por el PSOE que sirva como oficina-despacho —aunque por ejemplo Sánchez no se moverá de su local alquilado en la madrileña calle del Marqués de Riscal, en el distrito de Chamberí— y a un espacio virtual en la web del partido. También podrán enviar propaganda por correo postal una única vez a la militancia y mantener comunicaciones por 'mail' a todos los integrantes del cuerpo electoral y a las agrupaciones.

Las campañas deberán atender a los principios de "austeridad, responsabilidad y transparencia", y estarán vigiladas por la comisión de garantías. La normativa recuerda que la captación de fondos deberá estar canalizada a través de la cuenta abierta por la gerencia del partido. En esta ocasión se incorpora como novedad que el PSOE podrá "dotar con una partida presupuestaria" la campaña a la secretaría general. Un montante que "se repartirá a partes iguales" entre los aspirantes proclamados. Los candidatos no podrán pagar publicidad en ningún caso. En ningún caso tendrán acceso a los datos personales de la militancia.

Susana Díaz y el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, el pasado 7 de abril en Mérida. (EFE)
Susana Díaz y el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, el pasado 7 de abril en Mérida. (EFE)


Uno de los cometidos fundamentales del comité organizador será preparar el debate entre los rivales por el liderazgo del PSOE. La normativa dice que "al menos" habrá uno montado por Ferraz. López es el que más ha insistido en que haya tres duelos, pero esa pretensión difícilmente se materializará. Hasta ahora Sánchez no ha hecho hincapié en este asunto y en el equipo de Díaz recuerdan que esta es una contienda interna y por tanto no se pueden deteriorar más las siglas con enfrentamientos que se presumen tensos entre los candidatos, sobre todo entre ella misma y el exlíder.

La votación del 21-M

El 21 de mayo, las agrupaciones municipales o de distrito del PSOE y del PSC se convertirán en los colegios electorales, los centros donde podrán acudir a emitir su sufragio los en torno a 180.000 militantes. Los afiliados directos deberán hacerlo en las respectivas sedes provinciales o insulares del partido. La jornada de votación, con carácter general, se prolongará desde las 10 hasta las 20 horas, aunque los centros de menos de 100 electores podrán habilitar un horario reducido, de un mínimo de cuatro horas.

Las urnas probarán si se repite la correspondencia de firmas y sufragios, como ocurrió grosso modo en 2014, o si el poder de los aparatos ha menguado

Ferraz centralizará la recogida de datos el 21 de mayo. La comisión de ética y garantías proclamará definitivamente al ganador en un plazo máximo de 72 horas. Con el escrutinio se verá si hay una correspondencia bastante aproximada entre avales y votos —como ocurrió en 2014 y como esperan los susanistas— o si el sufragio en urna se separa de la tendencia marcada por las firmas (como creen sanchistas y patxistas).

La tercera fase: la elección de delegados

En 2014, los militantes votaban a quien querían como secretario general y, en otra urna, votaban la propuesta de delegados a los 'congresillos' provinciales. Ahora ambas votaciones se separan. El 21 de mayo las bases elegirán a su nuevo líder. El fin de semana siguiente, del 24 al 28 de mayo, se reunirán primero las asambleas municipales o de distrito para nombrar a los delegados a los 'congresillos' y se presentarán las enmiendas a la ponencia marco. Y justo a continuación, en esas mismas fechas, del 24 al 28 de mayo, se celebrarán estos 'congresillos'.

Díaz, Sánchez y López registran sus candidaturas y se lanzan a por los avales

En el léxico del PSOE, se llama 'congresillos' a los congresos provinciales o insulares (o autonómicos, en el caso de las comunidades uniprovinciales) en los que se elige a los delegados para el cónclave federal. Así se obtendrá la nómina del millar de representantes del 39º Congreso. Si en esos 'congresillos' confrontan dos o más listas (confeccionadas con formato cremallera, alternando hombres y mujeres), la mayoría tendrá derecho a la mitad más uno de los delegados a elegir y las minorías que obtengan como poco el 20% de los votos tendrán una representación proporcional a su peso. En estos 'congresillos' también se discute sobre la ponencia marco [aquí en PDF] . Las enmiendas que superen el 20% de apoyo podrán ser debatidas en el cónclave federal.

El nivel de respaldo en la votación de los órganos federales, ya en el cónclave, será el primer examen para el vencedor de las primarias del 21 de mayo

Habrá un delegado por cada 180 militantes o fracción superior a 90. JSE tendrá una representación del 2% del total, y también mandarán compromisarios las organizaciones sectoriales y la federación del PSOE en el exterior.

En 2014 mediaron solamente dos semanas entre la elección del secretario general (13 de julio) y el congreso extraordinario (26 y 27 de julio). Ahora pasará prácticamente un mes entre un momento y otro. Un lapso más largo con el fin de dar tiempo al nuevo jefe a ir pacificando el partido tras la contienda e ir recomponiendo el puzle. En estas cuatro semanas, y hasta la votación de una nueva ejecutiva, permanecerá en funciones la actual comisión gestora de Javier Fernández.

El 39º Congreso se celebrará, pues, el 16, 17 y 18 de junio en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. Una vez constituida la mesa que pilotará el cónclave (integrada por cinco personas), se debatirá y votará la gestión de los órganos federales. Y después se debatirán y votarán, primero en comisión y luego en plenario, las enmiendas a la ponencia marco. No habrá ratificación del secretario general, como sí la hubo en 2014, ya que entonces los militantes fueron simplemente consultados, y la última palabra la tenían los designados en el cónclave. Ahora no es el caso, puesto que se introdujo el cambio estatutario hace tres años para que las primarias internas fueran vinculantes.

El domingo 18 de junio, los delegados habrán de votar los nuevos órganos: la ejecutiva federal, la comisión de ética y garantías y los miembros del comité federal elegidos por el 39º Congreso (en torno a un centenar). Esta será la primera prueba de fuego del nuevo líder. Si su dirección no sale elegida con amplio respaldo —la de Sánchez, en 2014, recibió un apoyo del 86,19%—, significará que el arranque de su mandato nace con debilidad. También será un serio aviso si se presenta una lista alternativa de candidatos al comité federal. Si esa plancha supera el 20% de los votos, tendrá una representación proporcional a su peso. El comité federal se completará posteriormente con los delegados que se elijan en los congresos autonómicos, que habrán de realizarse en un plazo máximo de 60 días después de concluido el federal.

Dos meses por delante quedan todavía. Tortuosos y de alta tensión para un PSOE en ruinas. De este congreso solo quedará vivo o Sánchez o Díaz. López, el candidato que se presenta como hombre de paz, tiene en cambio todas las de ganar, venza o no, ya que si no se impone, cualquiera de sus otros dos rivales muy probablemente contarán con él. Ahora sí que sí: dos meses apasionantes se abren en la vida del partido centenario.

Díaz y López formalizan su escrito este lunes y Sánchez da su primera entrevista en dos meses

El PSOE colgó ya en la tarde del domingo el formulario que deberán rellenar todos aquellos militantes que deseen competir por la secretaría general. Tendrán de plazo desde este lunes hasta el miércoles 19 de abril a las 12 de la mañana. Los aspirantes tienen que facilitar sus datos, indicar quiénes son sus dos representantes ante el comité organizador y aceptar las normas internas (estatutos, reglamento federal de congresos y las bases de la convocatoria del 39º Congreso). Además, habrán de adherirse al código ético que se aprobó bajo el mandato de Pedro Sánchez, en octubre de 2014. 

En principio, la primera que presentará su precandidatura será Susana Díaz. A las 11.30 horas, los miembros de su equipo Pilar Alegría y Eduardo Madina entregarán la documentación en Ferraz y harán declaraciones a los medios. Una hora después, lo hará el propio Patxi López.

En el equipo de Sánchez no anticipaban este domingo el momento exacto en el que presentará su escrito. Sus colaboradores decían que en cuanto tuvieran los formularios, se registraría la precandidatura. Pero el foco informativo del ex secretario general será otro: este lunes es entrevistado, a las 21 horas, por Pedro Piqueras en 'Informativos Telecinco'. Será su primera entrevista en dos meses. La última fue en el diario '20 minutos'. Ambas, la de Telecinco y la de '20 minutos' estaban comprometidas antes de su caída como líder y tuvieron que ser canceladas tras la presentación de las 17 dimisiones en su ejecutiva. 

Sánchez, antes, a las 19 horas, participará en un coloquio en el Círculo de Bellas Artes con el hispanista Ian Gibson a propósito de su último libro, 'Aventuras ibéricas. Recorridos, reflexiones e irreverencias' (Ediciones B), que moderará el magistrado emérito del Supremo José Antonio Martín Pallín.  

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios