ENTREVISTA CON EL DIPUTADO AMONESTADO DE UP

Cañamero: "Me da igual que me vengan a detener al Congreso o me metan en la cárcel"

Diputado de Unidos Podemos por Jaén, Diego Cañamero, histórico sindicalista del SAT, insumiso judicial y jornalero, ha sido amonestado por 'acosar' al ministro de Justicia

Foto: El diputado de Unidos Podemos y jornalero andaluz, Diego Cañamero, durante su polémico gesto en la Cámara. (EFE)
El diputado de Unidos Podemos y jornalero andaluz, Diego Cañamero, durante su polémico gesto en la Cámara. (EFE)

Diego Cañemero (Campillos, 1956) es diputado de Unidos Podemos, pero antes se define como activista y sindicalista del SAT y, sobre todo, jornalero andaluz. Su particular lucha lo ha llevado a declararse insumiso judicial. A día de hoy, tiene seis causas pendientes con la Justicia. Su primera detención se produjo en 1976, durante una huelga de jornaleros en El Coronil, localidad de la que fue alcalde una década después, y desde entonces no ha parado de lidiar con la Justicia. Pese a todo, es de los que dicen "no tener miedo". Tras el debate sobre el decoro en Las Cortes, Cañamero ha sido amonestado por la Mesa del Congreso por haber mostrado unos carteles de protesta en la zona del hemiciclo ocupada por los miembros del Gobierno con los rostros de Iñaki Urdangarin y el exconcejal de Jaén y sindicalista preso por agresiones, Andrés Bódalo.

PREGUNTA. Acaba de participar en la okupación de una finca, cerca de Jaén. ¿Qué buscan con esta acción?

RESPUESTA. El objetivo de la okupación es fundamentalmente denunciar, porque Jaén es la provincia con más paro en toda España y no se puede permitir que haya una finca de olivos abandonada, con la importancia que tiene el olivar en esta provincia, en la que se podrían producir 1.000 jornales al año.

P. Una propiedad privada, sin uso agrícola.

Yo tengo claro que no voy a ir a ningún juicio ni atender al llamamiento de un juezR: Está en manos del BBVA y me parece que los bancos no son agricultores, en todo caso especuladores. Lo que planteamos es que el banco ceda esa finca, bien arrendándola o bien con alguna otra fórmula que sea viable para poder explotarla. Cuenta con unos 6.500 olivos, de entre 50 y 70 años, que pueden dar sobre 3.000 kilos de aceituna. Reivindicamos la tierra, y por eso el mismo día en que se ocupó la finca pedimos el indulto para Andrés Bódalo, que era por lo que luchaba, y enlazar así ambas reivindicaciones.

P. Son habituales las okupaciones de tierras del SAT, al igual que las multas y detenciones. ¿Qué balance hace de sus victorias y derrotas?

R. Nuestra acción sindical está llena de sensaciones agridulces porque se han conseguido cooperativas y reparto de tierras, pero es verdad que han tenido un coste mediante juicios, multas, detenciones y encarcelamientos injustos, como está siendo el caso de Andrés Bódalo.

P. Está preso porque agredió durante una manifestación a un concejal socialista.

R. Lo acusan de cosas que son falsas. El sistema, cuando quiere ganarse a la opinión pública para cometer alguna tropelía como esta, miente, como se ha visto en multitud de ocasiones, para que la ciudadanía se lo trague. A Andrés [Bódalo] le buscaron la violencia, cuando se sabe que no es real.

Cañamero: "Me da igual que me vengan a detener al Congreso o me metan en la cárcel"

P. ¿Compensan los costes de este tipo de acciones?

La tierra no es de nadie, sino un bien que tiene que estar al servicio de la genteR. Las primeras luchas tuvieron como resultado el reparto de más de 20.000 hectáreas de tierras en desuso que eran públicas para los trabajadores, en la parte del Bajo Guadalquivir; a partir de ahí se fueron conformando cooperativas y se consiguió una reforma agraria pero que ahora se ha cerrado con la puesta en venta de todas las tierras públicas. Este es el debate ahora, sobre todo en lugares como Marinaleda (ayuntamiento gobernado por su compañero de sindicato Sánchez Gordillo), porque no queremos comprar la tierra, ya que esta no es de nadie, sino un bien que tiene que estar al servicio de la gente, de la alimentación y de todas las generaciones venideras. Pero es cierto que reclamarlo y luchar por ello tiene un coste.

P. Le queda alguna causa pendiente con la Justicia en estos momentos?

R. Tengo seis causas pendientes.

P. ¿No teme que en cualquier momento puedan citarlo o detenerlo por no atender los requerimientos?

R. Pueden venir al Congreso a detenerme si quieren, me da igual. Yo tengo claro que no voy a ir a ningún juicio ni atender al llamamiento de un juez. Me han demostrado que la Justicia tiene dos varas de medir, una para los ricos y otra para los pobres, una para quien lucha y otra para quien roba. Yo estoy dispuesto a pagar el precio que haga falta, me da igual que me metan en la cárcel, que me quiten la nómina, lo que quieran, pero yo no participaré de ese teatro porque no es creíble lo que están haciendo. Con esto no digo que todos los jueces sean iguales, ni mucho menos, sino solo una parte de la Fiscalía que está muy vinculada a ciertas demandas políticas y hay jueces que siguen directrices de políticos. La influencia existe y es clara.

P. Han acusado a su grupo parlamentario de faltar al decoro en el Congreso y a usted incluso lo han amonestado por escrito.

No puede ser que no se le dé el indulto a Bódalo ni un permiso para ver a su familiaR. Yo llevo poco tiempo en el Congreso, pero me han llamado mucho la atención los insultos, pataleos y ruido que no son nada explicables, y resulta que eso sí es decoro. Sin embargo, que yo le muestre dos fotos al ministro [de Justicia], una de Urdangarin y otra de Andrés, y le pregunte cuándo le toca salir en libertad al segundo porque el primero ya la tiene, pues resulta que eso ya es un escrache o un acoso. No lo entiendo, no creo que por eso haya cometido ningún delito.

P. ¿Ha hablado ya de este tema con la presidenta Ana Pastor?

R. Sí. Me llamó y me transmitió la decisión con mucho respeto, amabilidad y comprensión. Parece ser, según me han filtrado, que fue el PSOE quien más insistió en que se me sancionara.

Cañamero: "Me da igual que me vengan a detener al Congreso o me metan en la cárcel"

P. ¿Los representantes socialistas en la Mesa del Congreso?

R. Sí, para que desde la Mesa se me apercibiese y que fuera por escrito.

P. ¿Y qué le respondió a Pastor?

El Congreso tendrá que acostumbrarse a los cambios, a que hay un hombre con coleta, otro con rastas y otros con camisetas de mercadilloR. Pues lo que le dije es que Andrés estaba en la cárcel injustamente, que le estaban utilizando políticamente y que seguiré haciendo todo lo posible para visualizarlo, porque sigue resonando en mis oídos el llanto de su hija y su nieto. No puede ser que no se le dé el indulto ni un permiso para ver a su familia. Igual que llevé ya camisetas con lemas que pedían su libertad y estas fotos, seguiré haciendo cosas que sean éticas y justas. El Congreso tendrá que acostumbrarse a los cambios, a que hay un hombre con coleta, otro con rastas y otros con camisetas de mercadillo.

P. ¿Pero cree que el mejor sitio para ello es la Cámara?

R. Yo tengo máximo respeto a las otras bancadas y no pego voces. Respeto absoluto a todos los representantes electos, pero esto no quita que haga reivindicaciones en sitios donde más se puedan visualizar, y yo, si me eligen diputado por Jaén, donde hay un sindicalista preso de forma injusta, por ética tengo que denunciarlo. Al igual que debo defender a los campesinos que no cobran la ayuda comunitaria, que les quitan los 300 euros a miles de agricultores, que se ponga en marcha el pantano de Siles, que se arregle la carretera de Úbeda, que se impulse la industria de transformación, etc.

P. Sus acciones, y en general las del SAT, siempre han sido muy mediáticas. ¿Se trata de una estrategia premeditada?

R. Es algo natural, no tengo nada premeditado. Es como cuando vino el Rey a la apertura solemne de las Cortes y me puse una camiseta que decía “yo no voté a ningún rey”. No decía ninguna mentira, no pretendía ofender a nadie con ello. ¿Premeditado?, solo quería que lo supiese la opinión pública, igual que tampoco voté esta Constitución.

P. ¿Qué balance hace de su corta experiencia en el Congreso?

No me encuentro nada a gusto en el Congreso. Yo soy más de acción directa, más de calleR. Pues con mucho respeto a los que trabajan en el teatro y en los circos, tengo que decir que en el Congreso hay mucho teatro y mucho circo. Hablamos mucho y defiendes lo que es de justicia, pero el grueso de los diputados escuchan poco. Todo está premeditado, dirigido por unos representantes que se sientan en las primeras filas y marcan con el dedito si hay que votar 'sí', 'no' o 'abstención'. Y yo me pregunto qué pasará el día que quien levanta el dedito se ponga malo, no sé qué votarían porque no se escuchan razones, si no que es un simple escenario ante la opinión pública.

P. Además de hacer leyes, donde reside el poder legislativo.

R. Dentro del Congreso se cuece lo mínimo, es fuera donde se hace todo: en el Consejo de Ministros, en la Presidencia del Gobierno y en los pactos que se organizan en reservados. Las PL (Proposiciones de Ley) o las PNL (Proposiciones No de Ley) se hacen fundamentalmente de cara a la galería, porque el Gobierno no tiene intención de cumplirlas, incluso llevando la contraria a los juristas de la casa, y ejerce su poder de veto por cuestiones presupuestarias. Todo es un escenario mediático en el que diría que su eficacia se reduce al 5% del trabajo realizado.

P. No parece disfrutar mucho de su nuevo trabajo.

R. Si te soy sincero, no me encuentro nada a gusto. Sé que es necesario estar porque puedes alzar la voz y consigues que tus mensajes se escuchen más que en otros sitios. Yo soy más de acción directa, más de calle, de estar en la movilización, en la asamblea, en contacto con la sociedad. En cambio, aquí te encierras en una jaula y trabajas para sacar adelante temas aun sabiendo que no va a ir a ninguna parte, por lo que genera frustración que ese esfuerzo diario por los jornaleros, las peonadas y los derechos no acabe teniendo recompensa.

P. Parece pesimista sobre las posibilidades del cambio que promulgan.

R. Todo lo contrario. Estoy convencido de que tarde o temprano la sociedad va a cambiar. La sociedad está madurando, independientemente de que haya descendido la movilización en los últimos años, pero creo que hay generaciones muy informadas, que están al día de lo que pasa, son críticos, y la juventud, aunque no siempre se involucre todo lo que me gustaría, tiene una alta formación y es el futuro para cambiar esta realidad política y social. El cambio se producirá y vendrá de la mano de lo que se aglutine en Podemos y sus confluencias. Ese es el futuro.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios