informe definitivo de la udef sobre los chantajes

Manos Limpias maniobró para convertirse en partido político en pleno caso Nóos

La Policía Nacional acredita que Manos Limpias y Ausbanc se coordinaron para cobrar millones de euros a empresas y bancos bajo la amenaza de emprender acciones judiciales contra ellos

Foto: Virginia López Negrete, letrada de Manos Limpias, junto a Miguel Bernad.(EFE)
Virginia López Negrete, letrada de Manos Limpias, junto a Miguel Bernad.(EFE)

Manos Limpias surgió como un supuesto sindicato de funcionarios pero su promotor, Miguel Bernad, tenía planes más ambiciosos. Los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional que investigan a Manos Limpias y Ausbanc desde hace dos años por constituir presuntamente una trama delictiva dedicada a la extorsión y el chantaje han descubierto que Bernad maniobró para transformar su asociación en un partido político a las puertas de las elecciones generales de diciembre de 2015 y en pleno proceso contra la infanta Cristina en el caso Nóos.

Así consta en un nuevo informe remitido por la UDEF al Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, al que ha tenido acceso El Confidencial. Se trata del informe definitivo sobre la organización mafiosa que supuestamente lideraban el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, y el propio Bernad. Según el documento, el secretario general de Manos Limpias y dos colaboradores -Manuel L. B. y José V. M.- se reunieron el 2 de enero de 2015 para declarar “constituida la Comisión Promotora de la Asociación Política Manos Limpias”. Posteriormente, el 8 de enero, los tres comparecieron ante un notario de Madrid “para constituir el partido político Manos Limpias contra la Corrupción”.

El presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda.(EFE)
El presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda.(EFE)

En los estatutos de la nueva formación figuraba como domicilio un local del número 13 de la calle de Ferraz, la misma dirección de Manos Limpias. Los investigadores también han localizado el documento que acredita que Bernad oficializó la creación del partido presentando la solicitud para su registro ante el Dirección General de Política Interior del Ministerio del Interior el 20 de febrero de 2015. En ese momento, el colectivo ya había logrado que la infanta Cristina tuviera que declarar en calidad de imputada en los Juzgados de Palma por el caso Nóos y, sólo unos días antes, el 22 de diciembre de 2014, el instructor del procedimiento, José Castro, había dictado el auto de juicio oral contra la hermana de Felipe VI por dos delitos fiscales en grado de cooperadora.

La fecha de presentación de la instancia también sorprende porque, sólo un día antes, el 19 de febrero, Manos Limpias había emitido un comunicado para pedir que no se confundiera su proyecto con el de otras organizaciones que estaban utilizando el lema “Con las manos limpias”. “Manos Limpias no depende ni utiliza ningún partido político como instrumento o cauce para partidos electorales”, aseguró el colectivo, justo lo contrario de lo que Bernad estaba tramando en secreto.

Bernad llegó a presentar en el Ministerio del Interior los estatutos de su nuevo partido. Se iba a llamar Manos Limpias contra la Corrupción

Sin embargo, sus planes comenzaron a torcerse sólo unos días después de presentar su solicitud. Según el informe de la UDEF, el Subdirector General de Política Interior y Procesos Electorales dictó una resolución el 26 de febrero en la que apreciaba deficiencias en la solicitud de Manos Limpias contra la Corrupción. Los fallos nunca fueron subsanados, a juicio de la Administración. El informe no aclara los errores en los que incurrió, pero el 24 de junio de 2015, la directora general de Política Interior terminó dictando una resolución de “archivo de actuaciones y caducidad del expediente del partido político denominado Manos Limpias contra la Corrupción”.

Volkswagen, Endesa, Santander, Caixabank...

El informe de la UDEF al que ha tenido acceso El Confidencial también acredita que Bernad puso Manos Limpias al servicio de los chantajes de Ausbanc. El objetivo era "ejercer presión personándose como acusación popular bajo el amparo del sindicato contra determinadas personas para lograr que éstas, bajo tal presión, firmen acuerdos de colaboración publicitaria con Ausbanc". "Dicho uso del sindicato contaba con la connivencia", relata el documento, "de Miguel Bernad y, durante un determinado periodo de tiempo, con la participación activa de la letrada Virginia López Negrete", imputada también en la causa.

Sede del sindicato Manos Límpias en la calle de Ferraz de Madrid (EFE)
Sede del sindicato Manos Límpias en la calle de Ferraz de Madrid (EFE)

De las comunicaciones intervenidas se desprende que las víctimas de esa actuación coordinada habrían sido Volkswagen, Endesa y Banco Santander. En este último caso, Manos Limpias y Ausbanc habrían colaborado para chantajear a la presidenta de la entidad, Ana Botín, advirtiéndola de que disponían de pruebas de que su padre Emilio Botín no había muerto por un ataque al corazón, sino asesinado con una inyección de penicilina. Los investigadores sostienen que Pineda y Bernad querían que el Santander les compensara económicamente por silenciar las supuestas pruebas del homicidio. De hecho, sólo una semana después de comunicar al Santander la existencia de esos falsos indicios, Pineda envió una carta al entonces director general de Comunicación del Santander, Juan Manuel Cendoya, para reclamarle 180.000 libras (210.000 euros al cambio) en concepto de patrocinio de un evento de Ausbanc en Reino Unido.

Ausbanc exigió 210.000 euros al Santander para no divulgar una carta que aseguraba que Emilio Botín había sido asesinado con penicilina

Las pesquisas realizadas bajo la coordinación del juez Santiago Pedraz y el fiscal de la Audiencia Nacional Daniel Campos también han permitido constatar que Ausbanc exigió pagos en solitario a decenas de empresas e instituciones a cambio de retirar las acciones judiciales que previamente había iniciado contra ellas, aunque los acuerdos perjudicaran a los consumidores a los que teóricamente representaba. Según los expertos en delitos económicos de la Policía, utilizó esa mecánica con Caixabank, Nissan, Liberbank, Barclays, Caja Castilla-La Mancha, Europistas, Cajasur, Caja de Ahorros del Mediterráneo y Caja Madrid, entre otras grandes compañías.

Un convenio de 1 millón con Caja Madrid

En el caso de la caja madrileña, el informe detalla que sus responsables habrían alcanzado un acuerdo con Pineda para no ejecutar una sentencia del Tribunal Supremo que, como reclamaba Ausbanc, declaró nula la cláusula de redondeo al alza en las hipotecas. El coste de ese acuerdo para Caja Madrid ascendió a un millón de euros. En los ordenadores de la falsa asociación de usuarios de banca apareció un correo remitido en octubre de 2010 por Pineda al entonces vicepresidente de la entidad, José Manuel Fernández Norniella, en donde el presidente de Ausbanc exigía el pago inmediato de al menos el 50% de ese pacto extrajudicial. Las comunicaciones confirman así que, como ya adelantó El Confidencial en abril de 2016, el equipo de Rodrigo Rato en Caja Madrid terminó levantando el veto a Ausbanc que había impuesto Miguel Blesa y llegó a pagar a la trama 600.000 euros al año.

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad (i), y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, en una de sus muchas colaboraciones. (EFE)
El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad (i), y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, en una de sus muchas colaboraciones. (EFE)

La otra gran especialidad de Ausbanc era reventar juntas de accionistas. En este caso, sus blancos fueron Caja Madrid, Bankia, BBVA y Telefónica. Pineda solía emplear a abogados de su confianza, pero en otras ocasiones, como con BBVA, fue directamente López Negrete quien realizó esa función. La representante de Manos Limpias en el caso Nóos acudió a la junta de BBVA de 2013 para tratar de implicar en ese procedimiento judicial a un directivo del banco, Antonio Ballabriga. La trama pretendía exigir luego una cantidad por desimputarlo.

Ausbanc no sólo era una falsa asociación de consumidores. También escondía empresas patrimoniales (Estructuras y Servicios Inmobiliarios SL y Ausprom SL), sociedades subsidiarias (Dinero y Salud SL y Agroeditora SL) y empresas instrumentales (Buenas Maneras SL). El dinero de los chantajes entraba en Ausbanc y luego se repartía por una maraña de sociedad con conexiones en Estados Unidos y América Latina. "Toda esta estructura empresarial creada por Luis Pineda no tiene otra finalidad que la de, a través de los flujos de capital entre las distintas empresas, obtener un beneficio personal, el cual es canalizado a las sociedades personales de Luis Pineda mediante dichas operaciones, dotando a las mismas de un carácter real con la clara finalidad de ocultar que dichos beneficios los obtiene de las actividades ilícitas descritas a lo largo de la presente investigación", concluye la UDEF.

Extorsión, amenazas y organización criminal

Bernad está acusado de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal. Por su parte, el presidente de Ausbanc, afronta esos mismos delitos junto a los de estafa, administración desleal y fraude en las subvenciones públicas. El secretario general de Manos Limpias salió de prisión provisional el pasado diciembre mientras que Pineda se mantiene en la cárcel desde que fue detenido.

El procedimiento que se instruye en la Audiencia Nacional puede suponer la disolución de Manos Limpias, pero el colectivo también afronta otros problemas. La sentencia del caso Nóos que dictó la Audiencia Provincial de Baleares el pasado 17 de febrero no sólo absolvió a la infanta Cristina de los dos delitos fiscales en grado de cooperadora, como sostenía el sindicato. También impuso a Manos Limpias la obligación de pagar la costas en las que había incurrido la hija de Juan Carlos I y denunció que la asociación había introducido “un claro componente pertubador al mantener la acusación con una petición de pena de 8 años de prisión, la máxima legal, prescindiendo por completo del resultado de la prueba plenaria”.

La investigación de la UDEF ya acreditó al comienzo del caso que Manos Limpias y Ausbanc también se habían coordinado para exigir tres millones de euros a Caixabank y Banco Sabadell a cambio de retirar la acusación que mantenía a infanta Cristina implicada en el caso Nóos. El pago no llegó a producirse, aunque Bernad redactó incluso un borrador de desimputación que fue localizado en soportes informáticos de su oficina.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios