LUTO Y CONSTERNACIÓN EN LA FAMILIA SOCIALISTA

Muere Carme Chacón a los 46 años

La primera mujer ministra de Defensa, rival de Rubalcaba en el congreso de Sevilla de 2012, es hallada sin vida en su domicilio de Madrid. Sufría una cardiopatía congénita, el "corazón al revés"

Foto: La exministra de Defensa Carme Chacón, el pasado 18 de febrero en Valencia. (EFE)
La exministra de Defensa Carme Chacón, el pasado 18 de febrero en Valencia. (EFE)

Nadie podía esperar una noticia así en el PSOE. Nadie. Nadie daba crédito. El impacto, el abatimiento y la consternación era total dentro y fuera del partido: Carme Chacón Piqueras, la primera mujer ministra de Defensa, moría este 9 de abril de 2017. Con tan solo 46 años. Demasiado joven, demasiado inesperado, demasiado terrible para ser verdad.

[Carme Chacón, en 10 frases​]

El Summa la encontró sin vida en su domicilio de la calle de Viriato, 20, en Madrid, pero su corazón había dejado de latir siete horas antes. El 112 había sido alertado a las 19.30 horas por una amiga suya que afirmaba que hacía tiempo que no sabía de la dirigente. Los bomberos del Ayuntamiento de la capital facilitaron el acceso a la vivienda. Ahora la investigación corre a cargo de la Policía Nacional, informa José María Olmo, pero por el momento se cree que se trata de una muerte natural. Sus cenizas se velarán en el salón de plenos del Ayuntamiento de Esplugues de LLobregat a partir del próximo miércoles, por deseo expreso de la familia de Chacón.

Chacón (Barcelona, 13 de marzo de 1971) padecía una cardiopatía congénita. Como ella misma había contado en varias ocasiones, tenía 35 pulsaciones por minuto, "el corazón al revés", un "bloqueo auricular y ventricular completo". Supo que padecía la enfermedad a los 10 años, pero había logrado sobrellevarla toda su vida gracias, decía, a los avances de la medicina, y al "maravilloso sistema sanitario" público español. No podía, le advertían sus doctores, ni hacer deporte ni ser madre. Pero se rebeló contra esos muros: jugó al baloncesto, su "gran pasión", hasta los 23 años, y había tenido a su pequeño Miquel hace casi nueve años. Pero ahora esa dolencia podría ser la responsable de su muerte.

La exministra ya no estaba en primera línea de la política, pero nunca la había abandonado del todo. Ahora estaba dispuesta a ayudar en la campaña de primarias a su amiga Susana Díaz, y de hecho se sentó en la fila vip el día de su presentación en Madrid, el pasado 26 de marzo. Muy cerca de su rival en aquel congreso de 2012, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Muere Carme Chacón a los 46 años

Chacón lo había sido todo, o casi todo, en su partido, menos su líder y candidata a La Moncloa. En 1994 ingresó en el PSC, entre 1999 y 2003 fue concejal del Ayuntamiento de Esplugues de Llobregat (Barcelona) y primera teniente de alcalde. En 2000 ingresó en la ejecutiva nacional del PSC y en la del PSOE, como secretaria de Educación, Universidad, Cultura e Investigación, del lado de José Luis Rodríguez Zapatero. Cuando este accedió a la Presidencia del Gobierno, en 2004, la situó primero como vicepresidenta del Congreso (2004-2007) y después como ministra de Vivienda.

Su figura creció a partir de 2000, cuando ingresó en la ejecutiva del PSOE. Su foto pasando revista a las tropas, embarazada, dio la vuelta al mundo

Tras las generales de 2008, el jefe del Ejecutivo le concedió la cartera de Defensa. Hizo historia. Era la primera mujer que dirigía los Ejércitos en España. La primera. Y la primera que pasaba revista a las tropas nada más prometer su cargo en la recta final del embarazo de su primer y único hijo, Miquel, fruto de su relación con el ex secretario de Estado de Comunicación Miguel Barroso. Aquella foto de la ministra dio la vuelta al mundo. Se convirtió en un símbolo, en la imagen de un Gobierno que había dado un salto en los derechos sociales.

En 2011, Zapatero daba un paso atrás. No repetiría como candidato electoral. Chacón, la que parecía ungida por el presidente, a la que había mimado como su posible sucesora, quería ser la cabeza de cartel de las generales. Pero los movimientos tectónicos dentro del partido, encabezados por Rubalcaba y Patxi López, se lo impidieron. Tras la debacle de las generales de noviembre de ese año, ella lo volvió a intentar. Se presentó como candidata a la secretaría general en aquel 38º Congreso Federal de Sevilla, de febrero de 2012. Entró como ganadora, pero el 'establishment' socialista trabajó y le arrebató ese triunfo, su sueño de conquistar el liderazgo del PSOE, su ambición de ser la primera mujer, y catalana, en dirigir Ferraz. El exvicepresidente del Gobierno se impuso por solo 22 votos.

Carme Chacón, pasando revista a las tropas en su toma de posesión como ministra de Defensa, el 14 de abril de 2008, acompañada de su antecesor en el cargo, José Antonio Alonso. (Inma Mesa / PSOE)
Carme Chacón, pasando revista a las tropas en su toma de posesión como ministra de Defensa, el 14 de abril de 2008, acompañada de su antecesor en el cargo, José Antonio Alonso. (Inma Mesa / PSOE)


Profesora en la Miami Dade

Las relaciones con Rubalcaba nunca mejoraron. Y nunca se sintió cómoda en el grupo parlamentario y con él al frente. Entre 2013 y 2014, mientras arreciaba la crisis soberanista, dejó su escaño para trasladarse a Miami e impartir clase en el Miami Dade College, una decisión que algunos en su partido le criticaron, por lo que suponía de huida en un momento crítico. Pero ella necesitaba escapar, tomarse un respiro, parar para (tal vez) volver.

Nunca pudo conquistar su sueño de convertirse en la primera mujer, y catalana, en asumir las riendas del PSOE. Ahora apoyaba a Susana Díaz

En 2014, el descalabro de las europeas parecía colocarla otra vez en escenario de salida, junto a Eduardo Madina y Patxi López. Pero las cosas no salieron como ella esperaba. Rubalcaba convocó congreso extraordinario, y no primarias abiertas, y ella dio un paso atrás y apoyó al candidato impulsado por Susana Díaz, el entonces desconocido Pedro Sánchez. Cuando el diputado madrileño ganó, la integró en su ejecutiva como secretaria de Relaciones Internacionales. Pero enseguida su relación se enfrió y ella prefirió resguardarse en un segundo plano.

Muere Carme Chacón a los 46 años

Chacón encabezó por cuarta y última vez las listas del PSC por Barcelona en las generales del 20 de diciembre de 2015. Logró su escaño, pero la estrella de 2008, cuando los socialistas conquistaron 25 asientos por Cataluña, se había apagado casi por completo. Meses más tarde, tras la intentona fallida de Sánchez para armar un Gobierno y con las nuevas elecciones a la vuelta de la esquina, la exministra decidió no repetir como candidata por "motivos políticos" que nunca explicó. Su distanciamiento con el líder ya era total, y aún se materializó más cuando el 28 de septiembre puso su firma junto a la de otros 16 compañeros de la ejecutiva para provocar su caída. Sánchez finalmente renunciaría en el tormentoso comité federal del 1 de octubre.

Carme Chacón y el eurodiputado y exministro Pepe Blanco, el pasado 26 de marzo en el acto de presentación de la candidatura de Susana Díaz, el pasado 26 de marzo. (EFE)
Carme Chacón y el eurodiputado y exministro Pepe Blanco, el pasado 26 de marzo en el acto de presentación de la candidatura de Susana Díaz, el pasado 26 de marzo. (EFE)


Desde entonces, Chacón reorientó su carrera profesional. Estaba dispuesta a echar una mano a Díaz, pero por lo pronto seguiría con sus ocupaciones: su trabajo en el bufete de abogados Ramón y Cajal y sus clases en Miami. La apoyó el 26 de marzo. El pasado lunes, se la vio en el Congreso en el homenaje al exministro José Antonio Alonso, con Zapatero de anfitrión. Luego viajó a Estados Unidos. De allí volaba este fin de semana. En el avión dejaba su último mensaje en su cuenta de Instagram: tanía ganas de regresar a casa, de volver al mar, de estar con su niño, su 'Miquelete'. Pero la muerte se le cruzó antes. Un hachazo inesperado, repentino, que sumió en el dolor y la consternación a su familia, al PSOE y al PSC, al resto de partidos. A todos.

Volando sobre el Océano rumbo #madrid #ganasdecasa #ganasdemar Y muuuuchas ganas de @miquelete1

Una publicación compartida de Carme Chacón Piqueras (@carme_chacon) el

Chacón tenía una personalidad complicada. Era a veces fría, distante, reservada. Trabajadora, valiente y luchadora para sus defensores y calculadora, impostada y obsesionada por la imagen para sus enemigos en el partido. Pero marcó una época. Era la 'niña de Felipe', la que mamó socialismo desde la niñez, la joven dirigente que creció a la sombra de Zapatero, la que, como rememoraba este domingo la gestora de Javier Fernández, destacó muy pronto por defender los ideales de su partido y por ascender rápidamente, "siempre en vanguardia".

Carme Chacón, con los exministros José Montilla, Fran Caamaño, Jesús Caldera, Jordi Sevilla, Magdalena Álvarez y Elena Espinosa, el pasado 27 de marzo en el Congreso de los Diputados, en el homenaje a José Antonio Alonso. (Inma Mesa / PSOE)
Carme Chacón, con los exministros José Montilla, Fran Caamaño, Jesús Caldera, Jordi Sevilla, Magdalena Álvarez y Elena Espinosa, el pasado 27 de marzo en el Congreso de los Diputados, en el homenaje a José Antonio Alonso. (Inma Mesa / PSOE)


Fue, con 36 años, la ministra más joven en acceder al Gobierno, la primera mujer al mando de las Fuerzas Armadas, la que se saltaba las viejas convenciones como aquella norma de protocolo que obligaba a las señoras a usar vestido largo en la Pascua Militar —ella se endosó un esmoquin—, la que intentó sin éxito convertirse en la primera mujer en dirigir el PSOE, la que quería protagonizar la revolución interna y la que nunca parecía darse por vencida incluso cuando tenía todo el viento de contra y su aura se había deshilachado. La que "siempre desempeñó con tesón, eficacia, sensibilidad y valentía" las responsabilidades que le encomendaron, añadía la dirección interina.

Muere Carme Chacón a los 46 años

En 2015 decía que cada día era "un regalo" por su enfermedad. Pero este 9 de abril su "corazón al revés" dejó de bombear sangre despacito y de obsequiarle con más vida. "Su corazón ha fallado, pero nunca le falló su coraje", recordaba el líder del PSC, Miquel Iceta, visiblemente compungido. El alma resquebrajada y centenaria del PSOE llora de "dolor e impotencia" a uno de sus iconos irrepetibles.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios