Más de 780.000 en las carreteras del estado

Fomento se olvida de las señales de tráfico: viejas, sin renovar y sin un registro fiable

La caída de la inversión en conservación y mantenimiento de carreteras ha provocado que en 2015 se instalaran tres veces menos distintivos que antes de la crisis

Foto: Señal de tráfico tapada parcialmente por la nieve. (EFE)
Señal de tráfico tapada parcialmente por la nieve. (EFE)

España tiene un problema de envejecimiento, no solo en el plano social sino también en las carreteras. La caída del dinero destinado por el Ministerio de Fomento a la conservación y explotación de carreteras en los últimos años y la consiguiente falta de mantenimiento ha agravado los problemas de degradación de la red estatal. Firmes agrietados, baches y líneas de señalización prácticamente borradas son algunas de las marcas que evidencian el paso del tiempo en las carreteras españolas. Pero donde más destaca esta escasa conservación es en los elementos más visibles de las vías: las señales verticales de tráfico.

La falta de renovación de los distintivos verticales se ha agudizado a lo largo de la crisis económica en paralelo a la disminución del presupuesto del Estado para conservación de carreteras. Si cada año entre 2008 y 2010 la inversión para mantenimiento rondaba los 30 euros por persona, el pasado año no llegó a los 20 euros, según la aplicación ‘Dónde van mis impuestos’ de la Fundación Civio. El resultado de esta caída salta a la vista: en 2015, la Dirección General de Carreteras instaló tres veces menos señales que antes del comienzo de la crisis.

“La Administración está invirtiendo cantidades importantes para crear una red de carreteras de alto nivel, pero no ha tenido en cuenta el dinero que se necesita para conservarla”, asegura Jacobo Díaz, director general de la Asociación Española de Carretera (AEC). Desde 1985, la AEC elabora informes periódicos, titulados ‘Necesidades de inversión en conservación’. El último publicado, relativo a 2015, cifraba en más de 2.000 millones de euros el déficit acumulado en mantenimiento de la Red de Carreteras del Estado, de los cuales 35 millones serían los necesarios para renovar las señales verticales. El presupuesto destinado por Fomento ese año para la conservación y explotación de carreteras ascendía a los 910 millones.

El mismo estudio indicaba la necesidad de renovar 108.000 señales de código de las carreteras de competencia estatal al perder sus propiedades retrorreflectantes. No existe un plazo legal para sustituir las señales, sino que son los propios fabricantes los que establecen su fecha de caducidad, que oscila entre los siete y los 10 años. De acuerdo al inventario de señalización vertical de la Red de Carreteras del Estado, proporcionado por la Dirección General de Carreteras a El Confidencial en virtud de la Ley de Transparencia, al menos 117.000 de las más de 781.000 señales instaladas a 30 de marzo de 2016 fueron fabricadas hace 10 o más años. Si la fecha de caducidad se estableciera en los siete años, esta cifra aumentaría hasta las 191.000.

“Ninguna señal de tráfico debería tener una fecha de fabricación anterior a 2006”, considera Jacobo Díaz. Y explica: “Una señal que no dé los niveles de identificación adecuados provoca que el conductor tenga menos tiempo de reacción. Y cuando disminuye el tiempo de reacción, las maniobras son más forzadas y acarrean más errores en la conducción. Lo único sagrado que tiene el conductor es su tiempo de reacción”.

Un inventario oficial incompleto

Como si fuera un justificante de haber pasado la ITV, cada señal de tráfico debe tener en su parte trasera una pegatina en la que se refleje su fecha de fabricación y cuándo se recomienda sustituirla. Las empresas adjudicatarias de los contratos de conservación de las carreteras deben incorporar estos datos al inventario de señalización vertical, herramienta proporcionada por la empresa IPS Vial al Ministerio de Fomento. Sin embargo, el 58% de las señales registradas (455.000 en total) carece de fecha de fabricación en el inventario ministerial.

En su respuesta a El Confidencial, la Dirección General de Carreteras admitió que “no se dispone de todos los datos solicitados de la totalidad de los registros. Asimismo, no es posible garantizar que los datos facilitados reflejen al cien por cien la realidad de las señales instaladas en las carreteras pertenecientes a la red del Estado, ni en cuanto a la totalidad de los registros ni en cuanto a los detalles de cada uno de ellos”. El Ministerio de Fomento no ha contestado a las cuestiones planteadas para la elaboración de este reportaje.

En una nota de servicio del 12 de mayo de 2014, la subdirectora general de Conservación, María del Carmen Sánchez Sanz, anunciaba el desarrollo de “una nueva página web de consulta del citado sistema de gestión de señalización vertical InCa”. Asimismo, instaba a las empresas adjudicatarias a actualizar el inventario, un requisito exigido en el pliego técnico de los contratos.

“Es importante resaltar la necesidad de contar con datos fiables de la señalización vertical de las carreteras de la red del Estado que sirvan de apoyo para la realización de informes técnicos y otros estudios detallados. Para conseguir este objetivo, resulta imprescindible la actualización continua de los datos incluidos en el inventario”, subrayaba la nota de servicio.

Para ello, Sánchez Sanz establecía de plazo hasta el 30 de junio de 2014 para “actualizar el inventario o completar las fichas”. “A partir de esa fecha, la actualización de los datos se realizará en un plazo máximo de siete días desde la instalación o sustitución de la señal o cartel correspondiente”. Pese al esfuerzo y las buenas intenciones, el inventario de señalización vertical gestionado por Fomento tiene más señales sin fecha de fabricación registrada que con ella.

“Lo que pedimos es que haya una conservación programada, metódica y sistemática preparada anualmente, y esto no se está consiguiendo”, afirma el director general de la AEC. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), sustituir una señal tiene un coste que oscila entre lo 90 y los 300 euros, por lo que cambiar los 117.000 distintivos de más de 10 años tendría un coste de entre 10 y 35 millones de euros, en consonancia con la cantidad estimada por la Asociación Española de Carretera. Pero Jacobo Díaz no se muestra muy optimista de que esto vaya a suceder a corto plazo.

“Creo que la prioridad ahora para Fomento son otros modos de transporte, como el tren de alta velocidad, lo cual limita el presupuesto destinado para conservación y mantenimiento de las carreteras. Cuando haya que llevar a cabo actuaciones extraordinarias, vamos a ver el problema real”, sentencia.

-----

El inventario de señalización vertical de la Red de Carreteras del Estado obtenido para este reportaje mediante una solicitud de acceso a la información está disponible en formato abierto en el repositorio de GitHub de la Unidad de Datos de El Confidencial. Si encuentra algún error o tiene alguna duda sobre los datos, no dude en ponerse en contacto con datos@elconfidencial.com.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios