un año sin convocar al máximo órgano del partido

Las Nuevas Generaciones de Carromero: ceses fulminantes, gestoras y cargos a dedo

Militantes de Nuevas Generaciones del PP de Madrid denuncian que el polémico asesor de Esperanza Aguirre está laminando a dirigentes elegidos democráticamente para colocar a mandos afines

Foto: El dirigente de Nuevas Generaciones de Madrid Ángel Carromero. (EFE)
El dirigente de Nuevas Generaciones de Madrid Ángel Carromero. (EFE)

Ángel Carromero no es el máximo responsable de Nuevas Generaciones (NNGG) en Madrid, pero se comporta como si disfrutara de un poder sin límites. El polémico asesor de Esperanza Aguirre en el Ayuntamiento de Madrid lleva meses cesando a los dirigentes de la filial juvenil del PP en la comunidad que cuestionan su liderazgo para promocionar a mandos afines. Por lo pronto, según militantes de base preguntados por El Confidencial, Carromero ya ha conseguido pilotar la designación de los nueve compromisarios que NNGG de Madrid sentará en el Congreso Nacional del PP del próximo mes y también podrá influir en la designación de los representantes de su organización en el congreso regional que debe proclamar a Cristina Cifuentes nueva presidenta del PP madrileño.

Sobre el papel, el liderazgo de NNGG de Madrid recae desde 2013 en Ana Isabel Pérez, que desde mayo de 2015 también ocupa un escaño en la Asamblea autonómica. Pero en la práctica, Carromero, que ostenta el puesto de secretario general, 'número dos' en el organigrama, es quien se encarga de las relaciones con las sedes de NNGG y de imponer disciplina. Solo en el último año, ha provocado la disolución de los comités de los distritos de Chamartín, Ciudad Lineal, San Blas y Moncloa. También ha terminado con las direcciones de Alcalá de Henares y Villaviciosa de Odón.

Cristina Cifuentes, en el centro, abraza a la líder de NNGG Madrid, Ana Isabel Pérez, y a Ángel Carromero. (EFE)
Cristina Cifuentes, en el centro, abraza a la líder de NNGG Madrid, Ana Isabel Pérez, y a Ángel Carromero. (EFE)

Militantes de base que piden permanecer en el anonimato por temor a represalias aseguran que acabó con esas direcciones únicamente porque entendía que se habían distanciado y ya no apoyaban sus intereses. Las mismas fuentes también denuncian que, en lugar de celebrar nuevas elecciones en esas sedes supuestamente díscolas, haya optado casi siempre por nombrar gestoras encabezadas por dirigentes de su círculo más cercano.

En Chamartín, por ejemplo, ha nombrado a dedo a un amigo íntimo, Javier Segura, que procede de la Comunidad Valenciana. En Moncloa, colocó tras unas elecciones sin oponentes a la pareja de otro fiel de NNGG, Borja Alcedo, el chico que lo recogió en la cárcel de Segovia cuando logró el tercer grado penitenciario en enero de 2013, tras ser condenado en Cuba por homicidio imprudente de los opositores castristas Oswaldo Payá y Harold Cepero en un accidente de coche. Y su compañero de piso, Álvaro Hernández, se postula como próximo responsable de NNGG en Hortaleza. Sus fieles no sólo consiguen puestos de dirección en el partido. También son recompensados con empleos en administraciones del PP y en el propio partido retribuidos con hasta 60.000 euros al año. El propio Carromero gana al menos 53.000 euros por asesorar a Aguirre en el Ayuntamiento de Madrid.

Carromero rechaza las acusaciones de los críticos. Asegura que las gestoras se han nombrado para cubrir dimisiones sobrevenidas por motivos laborales o personales. “Todas las gestoras que se han puesto están perfectamente justificadas. Algunos ya no tienen edad para estar en NNGG y otros, simplemente, no tienen tiempo y tienen que dejar el partido. Y las personas elegidas no sólo son de mi confianza. También tienen el apoyo de toda la dirección”, sostiene, en conversación con este diario.

Sus fieles no sólo consiguen puestos de dirección en el partido. También obtienen empleos en administraciones del PP y en el propio partido

Los críticos desmienten esos argumentos y aseguran que ha entrado en una deriva para colocar a sus fieles en sedes clave en un momento decisivo para la formación. En esa escalada de disoluciones y gestoras, Carromero y la presidenta de NNGG Madrid -que ha apoyado los ceses y la imposición de gestoras- podrían ser sancionados por incumplir su reglamento. Los estatutos de NNGG establecen que los ceses de dirigentes elegidos democráticamente -como los que ha relevado- deben ser acordados por mayoría reforzada por el máximo órgano de dirección, el Comité Ejecutivo Regional, y fija que además deben de estar escrupulosamente motivados. Pero Carromero ha preferido proclamar las gestoras en un órgano inferior, el Comité de Dirección, más pequeño y manejable. Ni siquiera existen actas de las supuestas reuniones en las que se decidieron las disoluciones. Además, los perjudicados tampoco tuvieron opción de recurrir los acuerdos, como prevé el reglamento.

Carromero también niega esta acusación. Admite que las decisiones se han adoptado siempre en el Comité de Dirección. “Pero todas las decisiones son luego validadas por el Comité Ejecutivo, exactamente igual que se ha hecho siempre en el partido”, alega. “Es perfectamente legal”. Asimismo, asegura que las actas se facilitan a cualquiera que las pida.

No dicen lo mismo los críticos. Pero no son las únicas irregularidades a las que se enfrenta Carromero, que en 2009 ya estuvo a punto de ser expulsado de la formación tras descubrirse que había cambiado a militantes de distrito para amañar elecciones. La normativa establece que los estatutos y la composición de los órganos directivos deben estar disponibles en la página web de NNGG Madrid. Sin embargo, es imposible encontrarlos. Además, el reglamento fija la obligación de reunir al Comité Ejecutivo Regional de forma regular, como mínimo, cada tres meses. Pero el secretario general ha estado un año sin convocarlo. Las críticas le han forzado finalmente a celebrar uno este lunes. Carromero asegura a El Confidencial que el objetivo de la reunión es precisamente validar la convocatoria de elecciones en todas las sedes dirigidas en estos momentos por gestoras. Niega que no se convoque desde hace un año pero no recuerda cuándo fue la última vez que se celebró.

Con peones en todas las plazas clave, el polémico asesor de Aguirre no ha tenido problemas para pilotar la elección de los nueve compromisarios de NNGG de Madrid que participarán en el Congreso Nacional del PP que se celebrará entre el 10 y 12 febrero en la capital. Por supuesto, Carromero es uno de los nueve elegidos que participará en la convención.

También tendrá en su mano la selección de los compromisarios que asistirán al Congreso del PP Regional de marzo, en el que Cristina Cifuentes no debería tener problemas para convertirse en la nueva presidenta de la formación. Y podrá hacer lo mismo con el congreso de NNGG Madrid que se celebrará previsiblemente este año. Carromero, que tiene 31 años, uno por encima del límite para optar a un cargo en NNGG, no podrá seguir vinculado a la organización, pero ha maniobrado para poder influir en la designación del ganador. Política.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios