EL LANZAMIENTO DE LA CANDIDATURA DEL EXPRESIDENTE DEL CONGRESO

Patxi López ficha a dos exsanchistas para su equipo: Óscar López y Rafa Simancas

El exlehendakari cuenta con dos pesos pesados del PSOE para ayudarle en la parte de estrategia y discurso de su campaña. Su incorporación asista otro duro golpe al ex secretario general

Foto: Patxi López y Óscar López conversan durante una reunión de la ejecutiva de Alfredo Pérez Rubalcaba, en enero de 2013 en Ferraz. (EFE)
Patxi López y Óscar López conversan durante una reunión de la ejecutiva de Alfredo Pérez Rubalcaba, en enero de 2013 en Ferraz. (EFE)

Ya era una evidencia que el sanchismo había saltado por los aires. Que el grupo que apoyó a Pedro Sánchez hasta su destronamiento como secretario general se había diluido. Que buena parte de los críticos habían cambiado de referente porque tenían serias dudas de que el exlíder fuese el mejor candidato en una segunda etapa, tras una auténtica guerra civil. La postulación de Patxi López, adelantada esta tarde por El Confidencial y puesta de largo mañana domingo en Madrid, confirma esa división dentro del flanco contrario a la gestora que pilota Javier Fernández. Pero no solo eso. Los apoyos que va a exhibir el exlehendakari, y que irá desvelando en los próximos días, harán ver el despoblamiento del ejército de Sánchez. Al menos, en lo que respaldos orgánicos se refiere, en un partido, el PSOE, que al menos hasta ahora sigue respondiendo a claves jerárquicas.

Rodolfo Ares y el número dos del PSE, Miguel Ángel Morales, en el comité federal del PSOE del pasado 23 de octubre. (EFE)
Rodolfo Ares y el número dos del PSE, Miguel Ángel Morales, en el comité federal del PSOE del pasado 23 de octubre. (EFE)

Dos nombres prueban por sí mismos la pérdida de músculo del exlíder. Dos hombres que colaboraron con él y que ahora se encuentran en el equipo de campaña del expresidente del Congreso: el senador castellanoleonés Óscar López y el diputado madrileño Rafa Simancas. El primero ejercerá de jefe de Gabinete y llevará las riendas de la comunicación en la carrera al liderazgo de Patxi López, y los dos se encargarán de la estrategia y del discurso.

De hecho, ambos, junto con su mano derecha de toda la vida, y al que considera casi como un hermano, el exconsejero de Interior vasco Rodolfo Ares —otro de los dirigentes que más apoyó a Sánchez en sus dos campañas electorales y que le defendió en el fatídico comité federal en el que fue defenestrado, el del pasado 1 de octubre—, han dado forma a la primera intervención de López como precandidato a las primarias socialistas. Ares es además un experto en organización y logística, y ha sido él quien ha sondeado en las últimas semanas si había agua en la piscina. La cuarta mano es la del vasco Andoni Unzalu, su asesor en su etapa como jefe del Congreso y su secretario general en Lehendakaritza. La quinta piedra angular es Miguel Ángel Morales, poderoso secretario de Organización del PSE, una federación pequeña pero muy compacta y dirigida por una baronesa absolutamente fiel al aspirante, Idoia Mendia.

Quien no está detrás de la postulación es el propio Rubalcaba. Este lo quiso como su sucesor en 2014, pero entonces López no quiso dar la batalla. El ex secretario general, como ratifican en su entorno más directo y en el del precandidato, respalda en esta ocasión a Susana Díaz. Igual que su gran amigo Guillermo Fernández Vara.

También integrará la cúpula 'patxista' su mano derecha de siempre, el exconsejero Rodolfo Ares, hombre clave de las campañas de Sánchez

Patxi López comparecerá este domingo en el acto en la Fundación Diario Madrid solo, no rodeado de barones ni de apoyos orgánicos —sus colaboradores dicen que ya habrá tiempo para eso—, pero sí acompañado de su mujer, Begoña Gil. Pero muy pronto dejará ver que Óscar López y Rodolfo Ares están con él en la travesía. Simancas (Madrid, 1966), mientras, compatibilizará su apoyo al aspirante con su trabajo en la Cámara Baja como portavoz de Empleo y su labor como miembro del grupo de dirigentes reclutados por la gestora para preparar la guía de la ponencia política del 39º Congreso. El diputado, exlíder del PSM, es uno de los responsables que ha colaborado con diversas direcciones —era miembro de la ejecutiva de Alfredo Pérez Rubalcaba, ayudó a Sánchez y ahora a la cúpula provisional de Javier Fernández— y que por encima de todo es un hombre de partido, disciplinado, que se debe a las siglas y sus compañeros se lo reconocen. Es adversario, eso sí, del que fue su sucesor en Madrid, Tomás Gómez, hoy combatiente en el bando de Susana Díaz. Los dos López y Simancas defendieron el no a Mariano Rajoy en el comité federal, pero los tres acataron sin rechistar la decisión mayoritaria.

No estuvo en la 'cumbre' sanchista

Óscar López (Madrid, 1973), sin embargo, fue un dirigente de mucho más peso dentro del círculo de confianza de Sánchez. Ambos se conocían de la época en la que trabajaban en la fontanería de Ferraz, a las órdenes del entonces secretario de Organización, Pepe Blanco. Sánchez contó con López para su ascenso al liderazgo del partido y lo eligió para asumir la portavocía en el Senado, meses después de que hubiera purgado su culpa por haber provocado la caída del entonces líder en Castilla y León, Julio Villarrubia, una mancha que pesaba y pesa en su expediente. Su protagonismo fue creciendo en los últimos meses de la era sanchista. Estaba al tanto de las negociaciones (frustradas) para la formación de Gobierno, ejercía como uno de los rostros más habituales de la dirección, pilotó la estrategia de campaña de las elecciones generales del 26-J y era uno de los miembros indiscutibles de la guardia pretoriana del ya ex secretario general, junto con Antonio Hernando, el portavoz en el Congreso.

Óscar López era portavoz en el Senado y pilotó la estrategia de campaña del 26-J. Pero en las últimas semanas se había distanciado del exlíder

Ambos, Hernando y López, estuvieron a su vera hasta su caída. Pero los dos fueron progresivamente desmarcándose de él. Hernando decidió continuar como jefe del grupo parlamentario en la Cámara Baja y poner la cara por la abstención en la tribuna de oradores, mientras que López, que había mantenido una posición más inflexible en defensa de Sánchez —según sus detractores—, fue despojado de sus funciones. No siguió como portavoz en la Cámara Alta y decidió pasar a un segundo plano. En la reunión que mantuvieron los sanchistas a finales de diciembre en Madrid él ya no estaba. Era la primera señal evidente de que su conexión con el ex secretario general se había roto.

Rafa Simancas, portavoz de Empleo del PSOE en el Congreso, el pasado 12 de diciembre. (EFE)
Rafa Simancas, portavoz de Empleo del PSOE en el Congreso, el pasado 12 de diciembre. (EFE)


Y así ha sido. Óscar López, un hombre de aparato —fue secretario de Organización con Rubalcaba, y antes líder del PSOE en Castilla y León— y con cultura orgánica por los cuatro costados, ha acabado fluyendo hacia el exlehendakari, igual que lo hizo el número dos de Sánchez, el riojano César Luena. Igual que hicieron los barones críticos con la gestora, como Idoia Mendia (Euskadi), Francina Armengol (Baleares), Sara Hernández (Madrid) o hasta el propio Luis Tudanca (Castilla y León). Los secretarios territoriales que en su día se mantuvieron del lado del madrileño han mantenido diversas reuniones en estos meses para afinar su estrategia. Buena parte de ellos, y en especial Mendia y Luena, entendían que el tiempo de Sánchez había acabado y apostaban abiertamente por López. Otros, aun siendo menos explícitos en su respaldo al expresidente del Congreso, albergaban serias dudas de la conveniencia de una segunda carrera del exlíder. Todos han sido duros golpes para él.

Una reunión del exlehendakari con barones y dirigentes críticos esta semana terminó de impulsar su candidatura a las primarias

El pasado lunes, en una última reunión de los barones y dirigentes críticos, Patxi López comprobó que los tenía de su parte y que le animaban a dar el paso, según fuentes de su entorno. Él ya venía "rumiando desde hacía mucho tiempo" la decisión, y tenía claro que no podía demorar el anuncio. No ha esperado ni a que pasaran 24 horas de la fijación de la fecha del 39º Congreso. Su oficina comunicó la rueda de prensa de este domingo. Patxi López se lanza a la carrera. El primero de todos los posibles candidatos. Con dirigentes en su equipo muy reconocibles. Porque eso es lo que quiere demostrar, según sus colaboradores, que no está solo, que tiene músculo detrás. Óscar López, Rodolfo Ares y Rafa Simancas son tres de ellos, pero habrá "muchos más", empezando por la estructura (pequeña, pero muy cohesionada) del PSE de Idoia Mendia y los aparatos de varias federaciones críticas. Y confían en que la ola siga creciendo y pueda batir a la que sí puede ser su gran rival, Susana Díaz.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios