recaudaron en total 918.000 euros

Así surgió el 'caso Nadia': de la presunta estafa a la pornografía infantil

Los padres de la menor están siendo investigador por la Justicia después de encontrar indicios de varios delitos

Foto: La pequeña Nadia Nerea, junto a sus padres Fernando Blanco y Margarita Grau
La pequeña Nadia Nerea, junto a sus padres Fernando Blanco y Margarita Grau
Autor
Tiempo de lectura10 min

Los datos sobre el caso Nadia siguen apareciendo. Esta menor empezó a ser conocida en 2012, cuando hizo un llamamiento a la solidaridad a través de un conmovedor vídeo en el que alertaba de su grave situación. Tras recibir un apoyo masivo y lograr que su nombre acapara la atención mediática, las sospechas de estafa han dado con su padre en la cárcel y ha comprometido la libertad de su madre. Esta es la cronología del conocido como caso Nadia.

El vídeo musical de Nadia

“Hola, me llamo Nadia y tengo una enfermedad muy rara. Los médicos tienen que operarme. Solo hay un problema: necesito 18.000 euros”. Estas fueron las palabras con las que Nadia se presentó ante la sociedad en diciembre de 2012 para hacer un llamamiento a la solidaridad y conseguir recaudar el dinero que requería su intervención. El caso de la pequeña conmovió a varios artistas –entre ellos, Maldita Nerea, El sueño de Morfeo o Russian Red– que colaboraron en la grabación de un videoclip en favor de la causa donde interpretaban haciendo playback el mítico tema de los Beattles 'All you need is love'.

Tras su aparición ante cámara, la niña volvía a escena dando las gracias y felicitando la Navidad. Sobre su rostro, un mensaje recordaba el número habilitado para efectuar las aportaciones. El llamamiento fue efectivo y la sociedad se lanzó en masa a colaborar con la situación de la pequeña: tan solo seis días después del lanzamiento del videoclip, Nadia recaudó los 18.000 euros necesarios para operarla, e incluso superó la cifra en más del doble.

Operaciones de Nadia

Nada hacía presagiar que Nadia llegaría a cumplir los 8 años, por lo que cuando sopló las velas de esa tarta en abril de 2013 la alegría rebosaba en su cara. Según su familia, la niña se había realizado cinco operaciones diferentes en Estados Unidos, donde se le extrajo parte de los genes defectuosos que le causaban el envejecimiento prematuro de las células y le provocaban problemas de movilidad, visión y de memoria –una enfermedad rara conocida como tricotiodistrofia–.

Después, se le volvieron a incluir en su organismo en una operación que costó 67.000 euros. Los gastos se pudieron pagar gracias a la solidaridad que buscaba ver esperanza en los ojos de Nadia. “La fuerza nos la da ella”, decía ante las cámara Margarita Garau, madre de la niña. En España, según el padre, este tipo de intervención genética realizada a la menor “está prohibida”, y por eso debían salir al extranjero para tratar a la niña.

El cáncer del padre de Nadia

A finales de noviembre de 2016, Fernando Blanco –padre de la menor– volvió a recurrir a los medios de comunicación para informar de la situación que estaba atravesando su familia. Según contó, sufría un cáncer terminal de hígado y páncreas que no quería tratar: no podía perder ni un día luchando para recaudar dinero en favor de la causa de Nadia. Tan trágico testimonio conmovió de nuevo a la sociedad y en solo cuatro días la asociación que lleva el caso de la niña recogió un total de 153.000 euros.

Comienzan las dudas

Tan solo 24 horas después de que el padre de Nadia volviera a aparecer ante las cámaras informando de su cáncer, un artículo publicado en el blog digital 'Malaprensa' comenzó a entrever sombras de sospecha en el testimonio de los progenitores de la niña. Según el texto, la historia era “increíble” e inverosímil por múltiples aspectos: “desde la propia descripción de la enfermedad y sus tratamientos, al científico reputado internacionalmente que trabaja, al parecer, desde una cueva de Afganistán”.

Así surgió el 'caso Nadia': de la presunta estafa a la pornografía infantil

La referencia a este país se entiende después de conocerse que, según Fernando Blanco, tanto él como la niña pasaron un mes “bajo las bombas y las balas” de Afganistán para localizar la cueva donde supuestamente residía uno de los mayores expertos mundiales en tricotiodistrofia al que consultaron.

¿Un posible engaño?

Con esta pista sobre la mesa, los medios de comunicación comenzaron a trabajar para esclarecer si en efecto el discurso de los padres de Nadia era real o no. Ante las presunciones de estafa, Fernando Blanco redactó un mensaje que publicó en Facebook donde aseguraba que devolvería el dinero a aquellos que se lo solicitasen. “El daño nos lo hacen a nosotros, pero mucho más a Nadia”, escribió en la citada red social recordando que, con el halo de sospecha rondando sobre el caso de la menor, iba a ser mucho más complicado acceder a personal sanitario que quisiese investigar la tricotiodistrofia de su hija.

La Policía investiga el caso Nadia

Los Mossos d'Esquadra iniciaron una investigación para esclarecer el asunto, que poco a poco se había ido convirtiendo en un tema de interés masivo. Se empezaron a conocer nuevos datos que revelaban la estafa de 120.000 por la que el padre de Nadia fue condenado: Fernando Blanco vendía por su cuenta productos que elaboraba la empresa en la que trabajaba, obteniendo así beneficio económico.

Esta información motivó que la Justicia solicitara “toda la información médica” relacionada con la salud de Nadia, además de inmovilizar las cuentas bancarias del padre de la menor.

¿Exageración o estafa?

En poco tiempo empezó a quedar claro que todo había sido una mentira urdida para sacar dinero, y Fernando Blanco hizo una aparición en televisión donde pedía perdón y reconocía que su narración incluía “partes muy exageradas”. También aseguró que los medios de comunicación no habían sido los únicos a los que no había contado toda la verdad: “He llegado a mentir a mi mujer cuando llevaba a mi hija a curanderos y no a Houston”, afirmó en una entrevista telefónica concedida al programa de Antena 3 'Espejo Público'.

Así surgió el 'caso Nadia': de la presunta estafa a la pornografía infantil

El pasado 7 de diciembre, el juez encargado de la investigación requirió a los padres de Nadia sus pasaportes, se produjo la detención de los progenitores y se privó temporalmente de la patria potestad a la madre. Fernando Blanco llevaba encima 1.450 euros en efectivo en el momento de la detención, dos relojes de alta gama, una pistola de fogueo y cartuchos de rifle. Un día más tarde, a los padres se les imputa delito de estafa: según la investigación, de los 918.000 euros recaudados en favor de su hija, gastaron 600.000 en fines diferentes a la cura de la menor. El 9 de diciembre, Fernando Blanco entra en prisión sin fianza y Margarita Garau queda en libertad con cargos.

Pornografía infantil

Los Mossos descubrieron fotografías de Nadia de contenido sexual en el ordenador de sus padres, interpretadas como de “explotación sexual” de la menor. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, ante la aparición de las informaciones sobre las imágenes halladas, emitió una nota oficial en la que confirma que estos archivos podrían ser constitutivos de 'delitos de elaboración y tenencia de pornografía infantil, así como de exhibicionismo y provocación sexual".

Así surgió el 'caso Nadia': de la presunta estafa a la pornografía infantil

Tanto Fernando Blanco como Margarita Garau negaron la existencia de esas fotos, e incluso su abogado afirmó que los padres de Nadia se sentían “escandalizados y muy ofendidos”. Según ellos, los documentos hallados correspondían a “los normales que tiene cualquier familia en el baño o en la playa”. De igual manera, el jurista también puntualizó que la propia naturaleza de la enfermedad de la niña podría haber dado lugar a que hubiera imágenes de determinados órganos sexuales de Nadia: “Su enfermedad dermatológica afecta a la piel, sobre todo ingles, axilas y genitales”.

El hermano de la madre confirmó a 'Telecinco' que había visto estás imágenes, pero que no tenía conocimiento de que se hubieran enviado a terceros. Al parecer, eran para la dermatóloga, quien se encargaba de valorar y seguir tratamiento de la niña.

La Generalitat, acusación particular

Después de que un auto de la Audiencia Provincial de Lleida considerara que los padres de Nadia hicieron de “la beneficiencia su medio de vida” y considerar que el padre de la menor debía continuar en prisión por estafar a cientos de donantes, la Generalitat se presentó como acusación particular contra los progenitores de la niña –que actualmente tiene 11 años–. Según la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), este hecho responde al objetivo de proteger a Nadia después de haber sido utilizada, presuntamente, para recaudar dinero.

La abuela pidió un préstamo para colaborar

El 13 de enero, mismo día en que los padres de Nadia estaban llamados a declarar ante el juez por las imágenes de carácter sexual de la menor encontradas en sus dispositivos informáticos domésticos, la madre de Margarita Grau declaró en 'El Programa de Ana Rosa' de Telecinco no entender nada de lo que estaba sucediendo. “Estamos rotos de dolor”, aseguró la abuela materna de la niña, de 80 años.

Así surgió el 'caso Nadia': de la presunta estafa a la pornografía infantil

Además de la parte emocional, la cuenta corriente de la anciana también se ha visto afectada. Según ella misma confesó en televisión, pidió un préstamo de 70.000 euros hace algunos meses para contribuir a los tratamientos de su nieta. Para pagarlo, de su pensión se restan mensualmente 780 euros en concepto de abono a dicho crédito. Todo el dinero del préstamo fue a parar a su yerno, Fernando Blanco, para quien la abuela de Nadia solo tenía buenas palabras: “Es un hombre que me encantaba. Un manitas. No entiendo nada”.

Nueva causa abierta contra los padres

El mismo día que la abuela de Nadia afirmó haber pedido un préstamo para pagar una operación de su nieta, el magistrado abrió un nuevo procedimiento para investigar los delitos de exhibicionismo, provocación sexual y explotación sexual cometidos presuntamente por los padres de la menor. En esta nueva causa, Fernando Blanco y Margarita Garau tienen la condición de investigados. El padre de Nadia, Fernando Blanco, continúa en prisión provisional, mientras que la madre ha quedado en libertad y puede seguir visitando a su hija los fines de semana.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios