TIENE OTRA CAUSA ABIERTA EN OTRO JUZGADO

La Fiscalía pide dos años de cárcel y 1,2 millones a Borja Thyssen por delito fiscal

Le acusa de fingir que vivía en Andorra para no tributar por los 1,4 millones que '¡Hola!' le dio por exclusivas. Cobró a través de una sociedad creada por Mossack Fonseca en Nevada

Foto: Borja Thyssen, en una imagen de archivo.
Borja Thyssen, en una imagen de archivo.

El horizonte penal de Borja Thyssen se ensombrece. La Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid pide para él dos años de cárcel y 1,2 millones de euros por haber ocultado al fisco en 2007 las exclusivas que vendió a la revista '¡Hola!'. La Fiscalía considera probado que Borja no pasaba en Andorra los 183 días al año que exige la ley para tributar fuera de España, pero que simuló hacerlo allí para cobrar a través de una empresa de Nevada (EEUU) los 1,4 millones que le dio la revista por las exclusivas de su boda y el bautizo de su primer hijo. La sociedad fue creada por Mossack Fonseca y aparecía en los papeles de Panamá. La Agencia Tributaria ya pidió para él tres años de cárcel por este mismo caso. Tiene otra causa abierta por la renta de 2010.

"El acusado Alejandro Borja Thyssen-Bornemisza Cervera, mayor de edad y sin antecedentes penales, no presentó en el año 2007 la declaración correspondiente al impuesto de la renta de las personas físicas, y ello a pesar de que durante dicho año residió más de 183 días en España", comienza el escrito de la Fiscalía, al que ha tenido acceso El Confidencial.

La Fiscalía señala que ese año Borja thyssen "percibió 1.400.000 euros procedentes de la venta de exclusivas y reportajes de la revista Hello LTD, en virtud del contrato de fecha 07-08-07. Para eludir cualquier tipo de tributación por las rentas obtenidas con la cesión de derechos de explotación de su imagen, el acusado utilizó para el cobro de dichas cantidades la entidad Gobrach LCC, domiciliada en Las Vegas (Nevada)" y una cuenta en Andorra.

Gobrach LCC fue creada por el despacho panameño Mossack Fonseca en diciembre de 2006. La firma tuvo cuenta en el banco andorrano Andbank de 2007 a 2013, y el 20 de octubre de 2010 abrió cuenta en el BPA de Andorra. Pese a que hay rastro de Borja Thyssen en Gobrach durante años, no toma formalmente el control de la sociedad hasta el 26 de septiembre de 2012, ya que se acogió a la amnistía fiscal. La defensa de Thyssen ha afirmado que esa sociedad está declarada a la Hacienda española.

Pasaporte de Borja Thyssen que figura en los papeles de Panamá.
Pasaporte de Borja Thyssen que figura en los papeles de Panamá.

Mientras la sociedad de Nevada recibía los pagos de la revista '¡Hola!' y manejaba las cuentas en Andorra, Borja Thyssen decía residir allí. A pesar de ello, la Fiscalía sostiene que durante ese año "tenía contratada su seguridad personal en España" con dos empresas que prestaron "su servicio exclusivamente en territorio nacional". "Además, era el titular de una tarjeta de crédito expedida por el BBVA, con la que realizó a lo largo de todo el año múltiples gastos que acreditan su presencia en territorio español, como en Barcelona, Ibiza y Madrid". En ese banco cargaban los gastos de gas, luz, teléfono, internet... La Fiscalía recuerda que en 2007 Andorra era un paraíso fiscal.

Documentación de Gobrach LLC en la que aparece Borja Thyssen.
Documentación de Gobrach LLC en la que aparece Borja Thyssen.

Simular residir en el extranjero es un clásico entre millonarios españoles que quieren eludir el pago de impuestos. Para tributar en otro país, hay que pasar fuera de España más de medio año (183 días). En estos casos, Hacienda y la Fiscalía recurren a todo tipo de indicios, agenda y gastos corrientes para desmontar sus argumentos. Los Carceller han aceptado pagar 93 millones para eludir la prisión después de fingir vivir entre Portugal y Londres, y José María Aristrain de la Cruz se enfrenta a una petición de la Abogacía del Estado de 600 millones y 60 años de cárcel por decir que residía en Suiza cuando la ONIF cree que lo hacía en España.

"No presentó en 2007 la declaración de la renta a pesar de que residió más de 183 días en España"

La Fiscalía sostiene que, "dada su condición de residente en territorio nacional", Borja Thyssen dejó de tributar 592.557 euros por los 1,4 millones de las exclusivas. Al superar los 120.000 euros en un ejercicio, constituye un delito fiscal por el que le pide dos años de prisión (con esa pena y sin antecedentes penales, se suele suspender el ingreso en la cárcel). Además, el fiscal pide que se le imponga una multa de 595.000 euros. De prosperar la acusación, Borja Thyssen tendría que pagar 1.187.557 euros más los intereses.

La causa, que instruye el juzgado de instrucción 1 de Pozuelo de Alarcón, está a punto de terminar. La Abogacía del Estado, que representa a Hacienda, ya acusó hace tiempo en ese procedimiento, cuando la jueza dio por terminada la instrucción, aunque posteriormente la Audiencia Provincial ordenó seguir con la investigación. La Abogacía del Estado ha pedido para él tres años de cárcel por defraudar unos 630.000 euros. La diferencia radica en que la abogacía incluye el impuesto de Patrimonio y otros ingresos de Borja, como 300.000 dólares de adelanto del Pacto de Basilea, el acuerdo que establecía el reparto de la herencia del barón Thyssen.

Un problema para el hijo de la baronesa es que tiene otro procedimiento abierto en otro juzgado de Pozuelo. Se trata de una causa por el IRPF de 2010. Hacienda discrepa del pago de impuestos de los 5,3 millones del Pacto de Basilea por el que se repartía la herencia del barón Thyssen. La Agencia Tributaria sostiene que defraudó 1,19 millones de euros. Aunque pacte una conformidad en una de las causas, tendría antecedentes penales, lo que dificulta un acuerdo en la segunda para evitar el ingreso en prisión.

La defensa de Borja Thyssen no contestó ayer por la tarde al correo de este diario para obtener su versión. El pasado mes de marzo, cuando El Confidencial comenzó a desvelar los detalles de los problemas fiscales de Thyssen en los juzgados de Pozuelo, su abogado, Pedro Mejías, remitió un escrito a este diario en el que defendía que todo quedará en nada: "En cuanto al año 2007, el señor Thyssen-Bornemisza no ostentaba la cualidad de residente fiscal en España". Sobre el procedimiento de 2010, señaló que "la discrepancia con la AEAT es meramente técnica y consiste en la diferente consideración de determinados ingresos a la hora de establecer su tratamiento fiscal. En ningún caso existió intencionalidad defraudatoria y por ende, no puede haber delito".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC