el confidencial accede a nuevos documentos internos

Así previó Podemos una crisis en su cúpula: "Si no podemos estar unidos..."

Los dirigentes de Podemos están reaccionando a la destitución de Pascual con la misma estrategia que diseñaron los asesores del partido para responder a la salida de Monedero
Foto: El cofundador de Podemos e ideólogo, Juan Carlos Monedero (c), el secretario general del partido, Pablo Iglesias (d), y el secretario de Comunicación y Estrategia Política, Íñigo Errejón. (EFE)
El cofundador de Podemos e ideólogo, Juan Carlos Monedero (c), el secretario general del partido, Pablo Iglesias (d), y el secretario de Comunicación y Estrategia Política, Íñigo Errejón. (EFE)

Podemos sufrió hace un año una crisis similar a la que vive ahora tras la decisión de Pablo Iglesias de destituir de forma fulminante a su secretario de Organización, Sergio Pascual. En aquella primera fractura interna, la crisis se desató por la marcha inesperada de uno de los cofundadores del partido, Juan Carlos Monedero, una dimisión en plena campaña de las elecciones autonómicas y municipales que conmocionó a la cúpula de la formación. El Confidencial ha accedido a nuevos documentos secretos de Podemos que revelan cómo afrontaron sus dirigentes esa primera crisis y aportan claves sobre el modo en que están justificando la salida de Pascual.

Los documentos conseguidos por este diario fueron elaborados por los asesores de comunicación de la secretaría general del partido para supervisar el tratamiento que daban los medios a la renuncia de Monedero, hecha pública por él mismo el 30 de abril de 2015. El dosier más relevante tiene fecha de ese mismo día y, en sus cinco páginas, los estrategas de la formación repasan la cobertura que hicieron las televisiones, radios y diarios de esa dimisión para advertir a la cúpula del partido de las interpretaciones que iban a imponerse en los próximos días y reaccionar en consecuencia.

Los expertos en comunicación de Podemos detectaron, en primer lugar, que una de las “narrativas posibles” que ganaba peso era que Monedero había decidido marcharse por “coherente”. “Sin embargo”, consideraron los asesores de la formación, esa lectura “queda debilitada frente a la imagen quemada de Monedero justamente por los medios”. Conviene recordar que la dimisión del cofundador del partido se produjo solo mes y medio después de que tuviera que dar explicaciones por el cobro de 425.000 euros sin justificar del Gobierno de Venezuela. “Esta narrativa podría no tener cabida”, apuntaron los asesores de Podemos.

¿Podemos se rompe?

Las otras dos interpretaciones de la renuncia tenían más posibilidades de prosperar y generaron más inquietud en el equipo de comunicación de Iglesias. “Podemos en crisis: esto se ha empezado a notar hoy a partir de algunas columnas”, alertó el dosier. “Pregunta al aire: ¿la cúpula se rompe, se rompe el partido? Seguida por la idea: “Si no pueden mantenerse unidos ellos, ¿cómo podrían liderar el Gobierno?”, recogió el documento. En opinión de los especialistas de Podemos, esa lectura de la salida de Monedero podía “calar con mayor facilidad”.

La tercera y última “narrativa” que, según los asesores de Iglesias, iba a guiar las tertulias de los siguientes días era que “Podemos ya es casta”. Se trataba del peor escenario posible para un partido que emergió como antítesis de la política tradicional y los asesores de la formación recomendaron tomar medidas para contrarrestar esa lectura con la máxima firmeza posible. “Sería bueno tener una respuesta contundente a la diferencia entre 'casta' y ser un partido democrático y plural donde hay diversos puntos de vista”. El informe también sugirió “antagonizar con PP”: “Nosotros no elegimos a dedo, nada y respetamos a todxs [sic]”.

Los temores regresan

La destitución implacable de Sergio Pascual al filo de la medianoche del martes como resultado de una decisión personalísima de Iglesias ha resucitado ahora los mismos temores que provocó la salida de Monedero, y la vigencia del documento interno de Podemos es indiscutible. La cúpula de la formación se está esforzando en combatir las dos interpretaciones más dañinas que ya previeron sus asesores de comunicación hace un año. “Nosotros tenemos una ventaja, y es que algunas de las personas que forman parte de Podemos nos conocemos desde hace muchos años, nos queremos, conocemos nuestras trayectorias, hemos trabajado juntos y, con independencia de los desacuerdos o divergencias que pueda haber entre nosotros de tácticas concretas en coyunturas concretas, nosotros nos queremos”, defendió este miércoles la número tres del partido, Carolina Bescansa, para negar la existencia de una división interna y defender un estilo distinto al de otras fuerzas.

El propio Iglesias se dirigió a sus militantes horas antes de firmar el cese de Pascual negando la existencia de fracturas y asegurando que todas las noticias procedían de “sectores oligárquicos” que quieren “acabar con Podemos”. “Han puesto en bandeja el relato que interesa a los defensores del 'statu quo”, escribió Iglesias, evidenciando el peso que concede el partido a la batalla narrativa.

El caso Monedero confirma esa impresión. Una semana después de su marcha, los asesores de Podemos realizaron un nuevo informe para analizar los mensajes que seguían lanzando los medios sobre ese contratiempo. “Buscan agudizar la polarización” entre Iglesias y Monedero, apuntó este otro dosier, entre otras conclusiones. “Señalan que las declaraciones de Iglesias y otros personajes del partido son mentira y son 'las típicas respuestas de los partidos políticos a los que tanto critican': discurso de la casta”, la bestia negra de Podemos.

El documento también subrayó que los tertulianos estaban desacreditando la justificación de Iglesias de que Monedero es un intelectual que necesita volar. “Todo indica que a medida que pasa el tiempo se busca criticar más esa explicación señalando que se trata de una burla a la ciudadanía pues la mentira es 'evidente”, alertaron los autores del informe.

Una crisis en plena campaña

Otros documentos internos de Podemos publicados ya por El Confidencial desvelan que el partido concluyó, después de las municipales, que la salida de Monedero en plena campaña les había provocado un enorme daño, sobre todo en la Comunidad de Madrid. Los máximos responsables del partido se están conjurando ahora para evitar que el caso Pascual pueda pasarles la misma factura en el pulso que mantienen con el PSOE para la formación de Gobierno y a solo tres meses de unas hipotéticas nuevas generales.

El discurso que mantiene Podemos contrasta con el que esgrimió el propio Pascual en febrero de 2015 para valorar la crisis que estaba atravesando en ese momento la federación madrileña del PSOE. “La casta solo se mira el ombligo”, declaró entonces Pascual. Ahora es en Podemos donde miran hacia adentro. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Carolina Marín: "Es un sueño hecho realidad"
LOS GANGLIOS Color de Rosa
LOS GANGLIOS : El Regalo

ºC

ºC