insultaba a sus subordinados

"Gorda, gilipollas": la exjefa de violencia de género de Sevilla será juzgada por acoso

La Audiencia de Sevilla ordena al Juzgado número 1 que emita un auto de transformación de la causa en procedimiento abreviado para sentar a la imputada en el banquillo
Foto: El exalcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, con oficiales de la Policía Local en 2011.
El exalcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, con oficiales de la Policía Local en 2011.

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla ha ordenado al Juzgado de Instrucción número 1 de la capital hispalense que concluya la instrucción que se sigue contra la exjefa del grupo antiviolencia de género de la Policía Local, María Luisa F. G., y proponga juzgarla por un delito contra la integridad moral de sus subordinados.

El alto tribunal sevillano considera que de lo instruido hasta el momento se infiere que "indiciariamente" la apelada, responsable del denominado grupo Diana, "denegaba permisos sin razón objetiva alguna" a sus subordinados y les ocultaba "la celebración de cursos necesarios para realizar su trabajo relativo a la violencia contra la mujer". A una agente, relata la Audiencia Provincial, la llamó "floja", le "tiró los papeles despectivamente a la mesa recriminándole su forma de trabajar" y que "llevara una falda corta".

A otro funcionario también le arrojó los papeles sobre la mesa y le mandó vía móvil mensajes del tipo "lengua de doble filo, garganta que corta" o "puntilla que sobresale, zapatero que recibe". A un tercero, continúa la Sección Séptima, le criticó "de manera áspera" su modo de trabajar. Le dijo que "no se enteraba de nada" y, cuando le preguntaba alguna duda, le respondía que "no se leía las fotocopias". También le contó a sus compañeros que este último policía "era un maltratador" y una "rata".

A una agente la llamó "floja", le "tiró los papeles despectivamente a la mesa recriminándole su forma de trabajar" y que "llevara una falda corta"

A una cuarta subordinada le dijo lo único que hacía era "arrascarse el coño" y le puso un servicio la misma tarde en la que se casaba su hermano. Siempre según el relato de la Audiencia Provincial, a una quinta funcionaria le llamó "gorda" y "grasosa" y le modificó permisos que ya tenía concedidos. A otro agente, además, le llamó "gilipollas".

"Estos hechos no solo se han acreditado indiciariamente por las manifestaciones de los perjudicados, sino también por el testimonio de otros policías", asegura el tribunal sevillano, y por el informe de Evaluación de Riesgos Laborales. Este comportamiento, continúa, "puede ser constitutivo de un delito contra la integridad moral de los policías citados", argumento que utiliza la sala para revocar el archivo del caso que acordó el pasado 9 de octubre el Juzgado número 1 de Sevilla.

Ordena la Audiencia -cuyo auto fue dado a conocer ayer por el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España-, por lo tanto, que éste último continúe con el caso y emita un auto de transformación de la causa en procedimiento abreviado, lo que provocará que la que fuera jefa del departamento antiviolencia de género de la Policía Local -cargo que abandonó en 2013, justo después de admitirse a trámite la denuncia- sea previsiblemente juzgada por este delito.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Rajoy se someterá al debate de investidura el 30 de agosto
Iglesias: "Si Rajoy fracasa, Sánchez y yo estamos de acuerdo en dialogar para formar un Gobierno progresista"
SECUESTRO. Tráiler final en español HD. En cines 19 de agosto

ºC

ºC