seis miembros ya han sido contratados

Bancos y empresas se lanzan a fichar policías de la UDEF por las leyes antiblanqueo

La empresa privada está contratando a agentes de la UDEF para adaptar sus sistemas de control a la legislación contra el lavado de dinero y reducir el riesgo de sus inversiones
Foto: Agentes de la UDEF frente al domicilio de Jordi Pujol (EFE)
Agentes de la UDEF frente al domicilio de Jordi Pujol (EFE)

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha calado entre el gran público en solo 10 años de historia por sus operaciones contra la corrupción, pero su fama también ha llegado al mundo de los negocios. Bancos, consultoras y otras grandes compañías están fichando a agentes de esta sección de la Policía para adaptar sus protocolos internos de control a las nuevas normativas antiblanqueo e investigar a los proveedores y clientes con los que trabajan por todo el mundo. Seis policías de la UDEF ya están trabajando para la empresa privada, y una cifra similar de funcionarios se encuentra en estos momentos en negociaciones para seguir el mismo camino, según han confirmado fuentes policiales consultadas por El Confidencial.

El trasvase aún no es preocupante, pero ya ha provocado reuniones en la cúpula de la Policía para estudiar cómo frenar la fuga de profesionales. Entre las compañías que ya cuentan con miembros de la UDEF en sus plantillas, se encuentra Repsol, que en estos momentos tiene en nómina a tres exagentes de esa sección. Dejaron de investigar el fraude de los cursos de formación en Andalucía, la fortuna del clan Pujol o la trama Gürtel de financiación irregular del PP, entre otros casos, para dedicarse a tareas de 'due dilligence', el nombre genérico con el que se conoce a las indagaciones que realizan las grandes corporaciones sobre terceras empresas antes de asociarse o trabajar con ellas, con el objetivo de reducir el riesgo de las inversiones.

El último de los tres expolicías de la UDEF fichados por la multinacional energética se incoporó hace un año. “Las grandes empresas necesitan a los mejores profesionales, y eso también incluye al área de 'due dilligence'. Para llegar a acuerdos con terceras empresas, hace falta averiguar antes si son serias y solventes, y saberlo con la mayor precisión posible, y los policías de la UDEF son precisamente expertos en realizar este tipo de trabajos”, señalan fuentes empresariales. “Es lógico que grandes empresas estén lanzándose a contratarlos”.

 
Operación durante el registro en una de las empresas de Jordi Pujol Ferrusola (Efe)
Operación durante el registro en una de las empresas de Jordi Pujol Ferrusola (Efe)

Regulación más exigente

Las entidades financieras también han puesto el ojo en los expertos en delitos económicos de la Policía Nacional tras el endurecimiento de las normas contra el lavado de dinero. En 2010, entró en vigor la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo, que obliga a los bancos y asimilados a disponer de exhaustivos sistemas de vigilancia y equipos de profesionales para detectar, evitar y comunicar movimientos de fondos que puedan considerarse sospechosos. Y en 2014, la regulación experimentó un nuevo avance con el desarrollo del reglamento de la ley, que fija los mecanismos de supervisión externa. Las sanciones incluyen hasta la intervención de la entidad.

Según fuentes consultadas por este diario, Barclays es uno de los bancos que han recurrido a profesionales de la UDEF para poner en marcha los nuevos mecanismos de prevención que establece la ley. La entidad británica vendió en el verano de 2014 a Caixabank su negocio de banca minorista y parte del corporativo en España, pero conserva sus actividades en banca de inversión y medios de pago. Hace un año, contrató a una agente de la Policía experta en investigaciones financieras para que supervisara posibles movimientos irregulares de dinero.

Deutsche Bank fichó otro agente de la UDEF a finales del año pasado con el mismo objetivo. Fuentes de la entidad aseguran que trabaja en el “área de cumplimiento normativo y su labor consiste en detectar cualquier operativa sospechosa que pueda pasar por el banco” para evitar que llegue a ejecutarse, “atendiendo a la normativa cada vez más exigente sobre esta materia”.

El sexto expolicía de la UDEF que ha dado el salto a la empresa privada ha recalado recientemente en Western Union, una empresa estadounidense que ofrece diferentes productos financieros y de comunicaciones, pero que en España es sobre todo utilizada por los inmigrantes para hacer transferencias de dinero a sus respectivos países. Al igual que ocurre con los bancos tradicionales, la legislación considera que las empresas como Western Union son negocios de alto riesgo para el blanqueo de capitales y, por tanto, las incluye en el capítulo de sujetos obligados a cooperar en la prevención y detección de ese tipo de delitos. El terrorismo yihadista ya ha recurrido a este tipo de compañías para canalizar la financiación de atentados. El año pasado, la filial en España de Western Union decidió reforzar su equipo de prevención con un agente de la UDEF.

Formación de la Policía Nacional en el Complejo de Canillas de Madrid, sede de la UDEF Central
Formación de la Policía Nacional en el Complejo de Canillas de Madrid, sede de la UDEF Central

En negociaciones con consultoras

Otros miembros de esa sección de la Policía se encuentran en estos momentos a punto de abandonar el cuerpo para dar el salto al sector privado, aseguran fuentes policiales. El último sector que se ha fijado en la UDEF es el de la consultoría, y a las grandes firmas de ese mercado no les resultará difícil contratar a uno de los profesionales de las Fuerzas de Seguridad que investigan en estos momentos a la familia del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol o la entrada de fondos de Irán en Podemos. Las presiones que soportan esos agentes son infinitamente superiores a las que encontrarían en la empresa privada. El horario y el sueldo también son más atractivos. La jornada de los 270 policías que integran actualmente la UDEF central carece de límites en numerosos momentos del año y la nómina mensual de un jefe de grupo ronda los 2.500 euros netos, una cantidad que fuera de la Policía puede triplicarse.

Las condiciones de trabajo de esa unidad del cuerpo pueden ser incluso superadas por otras instituciones públicas. El último agente que la ha abandonado, Daniel Vázquez, ha sido elegido por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para ocupar el puesto de coordinador general de Seguridad y Emergencias del ayuntamiento. Podemos también ha puesto el ojo en la UDEF.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Rajoy se someterá al debate de investidura el 30 de agosto
Iglesias: "Si Rajoy fracasa, Sánchez y yo estamos de acuerdo en dialogar para formar un Gobierno progresista"
SECUESTRO. Tráiler final en español HD. En cines 19 de agosto

ºC

ºC