la agencia se limitaba a subcontratar los servicios

Endesa, Santander y Caixa pagaron a Rato comisiones del 88% por llevar su publicidad

La Guardia Civil descubre que grandes empresas del Ibex pagaron importantes sumas de dinero a Rato por servicios de publicidad que en realidad subcontrataba con terceros
Foto: El expresidente de Bankia Rodrigo Rato, a su salida de los juzgados de la madrileña Plaza de Castilla. (EFE)
El expresidente de Bankia Rodrigo Rato, a su salida de los juzgados de la madrileña Plaza de Castilla. (EFE)

Los funcionarios de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria están investigando la supuesta agencia de publicidad de Rodrigo Rato, Cor Comunicación SL, tras detectar que el expresidente de Bankia utilizó fondos de esa mercantil para comprar en 2009 el hotel de cuatro estrellas de Berlín que ocultaba a Hacienda. Los expertos en delitos económicos han averiguado que esa agencia controlada por el exdirigente del PP a través de testaferros recibió durante años grandes sumas de dinero de compañías del Ibex por servicios de publicidad que, en realidad, se limitaba a subcontratar con otras empresas por importes muy inferiores a los que ingresaba, y el juez ya ha autorizado la práctica de nuevas diligencias para analizar esos contratos.

Los informes incorporados al sumario subrayan que Cor Comunicación SL llegó a tener al mismo tiempo entre sus clientes a Endesa, Santander y Caixabank. Un informe de la Agencia Tributaria de abril de 2015 ya desveló esas relaciones, pero la Guardia Civil ha descubierto ahora que Rato facturó a esas compañías comisiones de hasta el 88% únicamente por intermediar con las agencias que verdaderamente efectuaban los trabajos publicitarios, alimentado las sospechas de que esas entradas de dinero pudieron servir en realidad para ocultar el pago de otro tipo de favores.

4,2 millones por una sola cuenta

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil concluye en un informe del pasado 9 de octubre incorporado a la causa que Cor Comunicación SL facturó a Endesa entre 2008 y 2013 un total de 25,8 millones de euros. “La obtención de un contrato de publicidad por un importe tan destacado, prestado a través de una empresa como Cor Comunicación, que según declaró Montero Quevedo [uno de los testaferros del político] únicamente tenía un empleado, generó grandes beneficios a Rodrigo Rato”, expone el informe.

El dinero de la eléctrica se destinó efectivamente a la compra de espacios publicitarios en emisoras de radio, pero los investigadores han constatado que el exdirigente del PP no realizó ninguno de esos trabajos. Solo encargó las cuñas de Endesa a otras dos agencias, Media House SL y Grupo Macal SL, a las que pagó en el mismo periodo un total de 16,4 y 5,2 millones de euros, respectivamente. Es decir, que ganó con la publicidad de la eléctrica 4,2 millones en solo cinco años tras aplicar una comisión del 16,2%, considerablemente superior al 5% que se factura habitualmente en el sector de la compra de medios.

Un portavoz oficial de Endesa ha asegurado a este diario que eligieron Cor Comunicación porque “ofrecía los precios más competitivos”. “Dejamos de trabajar con ellos cuando dejó de ser así”, explica la compañía, antes de añadir que “de la revisión de la documentación que hicimos después de que detuvieran a Rato, hemos concluido que no hemos cometido ninguna irregularidad”.

Interrogatorios a empleados

La UCO y el instructor de la causa, el juez de Plaza de Castilla Antonio Serrano-Arnal, profundizaron en el funcionamiento de Cor Comunicación SL en los interrogatorios que realizaron a personas clave del entramado societario de Rato. El pasado 30 de septiembre, los expertos en delitos económicos de la Guardia Civil tomaron declaración en calidad de testigo a Neila I. R., contable del exvicepresidente del Gobierno, y averiguaron que Caixabank firmó en 2012 un contrato anual con Cor Comunicación SL. La testigo “hace de intermediaria entre La Caixa y los medios de comunicación en temas relacionados con publicidad” y dijo que “por este contrato Cor factura unos 210.000 euros anuales”, anotaron los agentes en el acta de manifestación.

Neila I. R. ratificó ante el juez sus declaraciones a la UCO y aportó nuevos datos. Admitió que era la única que se encargaba de la cuenta de Caixabank y que su trabajo solo consistía en transmitir a los medios las órdenes del banco catalán. “Que La Caixa le manda unas planificaciones para los medios de comunicación donde quieren salir en prensa o televisión” y que “la declarante le comunica a cada medio qué día tienen que poder [sic: poner] los pases”, declaró la contable, antes de aclarar que “otra agencia que La Caixa tiene contratada (…) hace los materiales, los 'banner', los anuncios que salen en presa y televisión” y “que los anuncios se los mandan a la declarante, que los distribuye”.

Desde Caixabank, aclaran que su vinculación con Cor Comunicación “solo ha durado tres años”. “Fue un proveedor que nos ayudó en la planificación e inserción de las campañas publicitarias, sobre todo en las inserciones radiofónicas”, asegura un portavoz del mayor banco de España, en contraposición a lo declarado por la testigo, que habló todo el tiempo de espacios publicitarios en televisión y prensa. En cualquier caso, Caixabank subraya que los trabajos contratados se realizaron, y niega la existencia de irregularidades.

Contrato con el Santander

Neila I. R. también aportó información a la Guardia Civil sobre otro de los grandes clientes de Cor Comunicación SL. “Que también tiene otro contrato con el Banco Santander para prestación de servicios publicitarios en internet y medios de comunicación escritos”, manifestó la contable, antes de explicar a la UCO “que en realidad su empresa [Cor Comunicación SL] no realiza ningún trabajo y que lo subcontrata con otras dos llamadas Sprint Final y Dima”.

Rato se llevó por la publicidad del banco una comisión de hasta el 88%, superior al 30% que presuntamente cobró por los contratos que concedió a Publicis

Neila I. R. reveló a continuación que el contrato con el Santander se firmó “hace muchos años” y ascendía a 400.000 euros por ejercicio, aunque en 2014 se recortó a la mitad. Con todo, el negocio siguió siendo redondo para Rato. De los 400.000 euros que recibía del banco, Cor Comunicación solo gastaba 36.000 euros en Sprint Final y 12.000 euros en Dima, y cuando el valor de la cuenta se recortó a la mitad, las subcontrataciones con esas dos empresas “bajaron de manera proporcional”. Es decir, que Rato se llevó por la publicidad del Santander una comisión de hasta el 88%, según esta testigo, superior al 30% que presuntamente cobró por los contratos que concedió a Publicis durante su etapa en Bankia, como reveló El Confidencial.

Un portavoz del Banco Santander ha admitido esa relación, pero ha rebajado considerablemente el importe de los contratos. “Cor Comunicación ha prestado servicios durante varios años a Banco Santander, siendo la factura media anual de 140.000 euros. Estos importes se corresponden con servicios efectivamente prestados, realizados a precios de mercado”, asegura la entidad.

Conflicto de intereses y voluntad de ocultación

Con independencia del importe de los pagos, parece evidente que Rato pudo incurrir en un conflicto de intereses durante su etapa en Caja Madrid y Bankia (enero de 2010-mayo de 2012). Su relación comercial con el Santander a través de Cor Comunicación SL no se interrumpió ni siquiera durante esos años y en ningún momento notificó a los órganos de dirección de la caja de ahorros la existencia de ese vínculo, vulnerando así la Ley de Cajas de la Comunidad de Madrid de 2003, que exigía al menos advertir a la entidad de esos intereses comerciales. Lo mismo estipulaba el reglamento del consejo de administración de Bankia que él mismo presidió durante casi dos años.

El exvicepresidente del Gobierno pudo ocultar probablemente sus negocios con un banco rival gracias a que, sobre el papel, no tenía ninguna relación con Cor Comunicación SL. Rato controlaba la supuesta agencia a través de la sociedad Kradonara SL, administrada por testaferros, y los responsables de Cor Comunicación SL también eran personas de su entorno que actuaban como parapeto; entre ellas, su secretaria Teresa Arellano y su contable Miguel Ángel Montero Quevedo, ambos imputados en el caso.

Rato controlaba la agencia a través de Kradonara SL, administrada por testaferros, y los responsables de Cor Comunicación SL eran personas de su entorno

La UCO subraya esta voluntad de ocultación en su informe del 9 de octubre. Los agentes recuerdan que Rato solo admitió su vinculación con la agencia en 2013 y negó que esta hubiera tenido “relación con Endesa desde que él es propietario”. Pero los agentes han descubierto “un aval por parte de los hermanos Rato a favor de Cor Comunicación por tres millones de euros” que fue registrado ante notario en septiembre de 2009, un documento que acredita definitivamente la vinculación del político con la firma cuatro años antes de que lo reconociera. Por ello, el informe conluye que “se revela fundamental en la presente investigación” seguir estudiando las relaciones comerciales de Cor Comunicación con las empresas del Ibex, especialmente con Endesa. Solo una semana después, el instructor de la causa autorizó la realización de nuevas indagaciones.

Plataforma de evasión de capitales

Esos contratos no solo permitieron a Rato amasar una fortuna con servicios de publicidad más que cuestionables, sino que le permitieron inyectar fondos en el hotel de Berlín que, según los investigadores, decidió comprar el exvicepresidente del Gobierno para blanquear parte de las comisiones ilegales que cobró durante su etapa en Bankia.

El juez Serrano-Arnal tomó declaración el 7 de octubre a María del Mar P. B., contable del 'holding' de Rato y antigua apoderada en Cor Comunicación. La testigo confirmó que la agencia realizó “transferencias a Bagerpleta [la sociedad del hotel de Berlín] porque le hizo un préstamo con opción a acciones”. El dinero del préstamo nunca se devolvió, explicó esta empleada. Esa era la mecánica habitual, según la UCO, que empleaba Rato para vaciar sus sociedades y ocultar los fondos en el extranjero: realizar préstamos ficticios entre mercantiles del grupo a cambio de participaciones.

La otra empleada del exdirigente del PP que fue interrogada, Neila I. R., también ratificó ante la jueza el devío de fondos de Cor Comunicación hacia la sociedad del hotel de Berlín y admitió que ella misma realizó una transferencia de 800.000 euros. Según la información que está en poder del Registro Mercantil, la agencia facturó solo entre 2009 y 2014 -único periodo accesible- un total de 15.518.786,89 euros. Los años de Rato en Bankia fueron especialmente rentables para Cor Comunicación SL. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Highlights: Real Madrid-Galatasaray Odeabank Istanbul
"La piedra oscura" - CDN
La distancia. Bacantes Teatro

ºC

ºC