la operación finalmente fue un fiasco

Granados medió para meter a López Madrid en un pelotazo de Marjaliza en Marbella

El consejero delegado del Grupo Villar Mir, Javier López Madrid, se unió a los presuntos cabecillas de la Púnica para tratar de dar un pelotazo en Marbella con la compraventa de seis chalés de lujo
Foto: Francisco Granados, saliendo de los juzgados, en 2014. (EFE)
Francisco Granados, saliendo de los juzgados, en 2014. (EFE)

La investigación sobre la presunta trama de corrupción que lideraban el exconsejero de Presidencia Francisco Granados y su socio y amigo constructor David Marjaliza se ha transformado en una causa sobre la presunta financiación irregular del PP de Madrid, y el consejero de la constructora OHL Javier López Madrid ha entrado de lleno en esta fase de las pesquisas. La Guardia Civil ha encontrado una agenda de Granados con apuntes de supuestas donaciones ilegales de López Madrid al PP regional a cambio de obras y adjudicaciones. Los agentes registraron este jueves el domicilio y las oficinas del directivo y se presentaron en la primera planta de Génova para llevarse información relacionada con los pagos. Pero los investigadores también están analizando las vinculaciones societarias de López Madrid con los presuntos cabecillas de Púnica.

Como ya consta en el sumario, López Madrid compartió al menos dos empresas con Marjaliza dedicadas a la promoción y gestión de bienes inmobiliarios, Alora Gestión SL y Arena Innovación y Promoción SL. Las dos forman parte en realidad de una misma operación. Según fuentes cercanas al caso, Granados comenzó a trabar una intensa relación de amistad a principios de la década pasada con López Madrid por su actividad política. La relación entre ambos acabó siendo tan estrecha que el dirigente del PP decidió introducir al consejero delegado del Grupo Villar Mir en su círculo de amistades de Valdemoro, integrado entre otros por Marjaliza y el también constructor Ramiro Cid. En poco tiempo, el directivo de OHL, criado en una familia adinerada, formado en los mejores colegios y amigo personal de Felipe VI, acabó sumándose a la cuadrilla de constructores surgidos de la nada que dominaban el pujante negocio del ladrillo en el sur de la Comunidad de Madrid.

Seis chalés en una urbanización de lujo

A principios de 2004, a Marjaliza se le ocurre un negocio tan sencillo como redondo. Decide aprovechar el crecimiento incontrolado de los precios de la vivienda para comprar seis chalés de lujo en una exclusiva urbanización de Marbella y venderlos en el menor tiempo posible con una suculenta plusvalía. El constructor se fija en seis pareados del residencial La Meridiana situados a sólo cinco minutos en coche de la playa con más de 250 metros cuadrados de superficie cada uno, tres plazas de garaje, dos plantas de vivienda, un jardín privado de 80 metros cuadrados y piscina comunitaria.

Javier López Madrid. (EFE)
Javier López Madrid. (EFE)

Para ejecutar la operación, Marjaliza crea Arena Innovación y Promoción SL y anima a sus amigos a sumarse al negocio. Según fuentes cercanas a la operación, es Granados quien termina de convencer a López Madrid para que entre la sociedad. Finalmente, el directivo se incorpora a la firma y sella su participación en abril de 2004 utilizando una empresa para canalizar su inversión, Financiera Siacapital.

La otra sociedad bajo sospecha que compartieron Marjaliza y López Madrid, Alora Gestión, también fue creada a comienzos de 2004 y tenía por objeto, según ha podido averiguar este diario, canalizar los gastos e ingresos derivados del mantenimiento de los seis chalés de Marbella hasta que aparecieran compradores. También en este caso, el consejero delegado del Grupo Villar Mir utilizó Financiera Siacapital para vehicular su presencia. El domicilio social de Alora Gestión estaba en el número 14 de la calle Libertad de Valdemoro, el mismo lugar que utilizó Marjaliza para alojar medio centenar de sociedades que están siendo investigadas en la operación Púnica.

Sólo vendieron uno

El pelotazo de los chalés acabó siendo un fiasco. El estallido de la burbuja inmobiliaria pilló a Marjaliza y López Madrid con casi toda la inversión en sus manos. Sólo habían conseguido colocar a buen precio una vivienda de las seis que compraron. El resto todavía figura en el registro de la propiedad a nombre de Arena Innovación y Promoción, aunque los créditos hipotecarios que solicitaron para poder cerrar la compra han acabado devorando el valor de las casas. Sin embargo, las entidades financieras no podrán quedarse con los inmuebles. El instructor del caso Púnica, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, los bloqueó en noviembre de 2014 para garantizar el pago de la posible responsabilidad civil en la que pueden acabar incurriendo los imputados si termina demostrándose su culpabilidad.

Cuando el magistrado tomó esa decisión, López Madrid ya no estaba en Arena Innovación y Promoción ni en Alora Gestión. En febrero de 2010, el directivo comunicó a sus socios en ambas empresas que quería deshacerse de sus participaciones. Su amigo Rodrigo Rato acababa de ser nombrado presidente de Caja Madrid y éste le había dicho que quería convertirlo en uno de sus consejeros. López Madrid acabó marchándose con Rato pero antes de dar el salto a la caja de ahorros rompió sus vínculos societarios con el clan de Valdemoro.

Los chalés de lujo que compraron Marjaliza y López Madrid. (Foto: Google Street View)
Los chalés de lujo que compraron Marjaliza y López Madrid. (Foto: Google Street View)

 

El alquiler del yate familiar

La relación no se rompió del todo. Como adelantó El Confidencial, López Madrid alquiló de forma continuada su yate familiar a Marjaliza y Granados entre 2011 y 2013 para que hicieran negocios y pudieran navegar con sus respectivas familias. Ganó más de 250.000 euros con esos alquileres, y el propio López Madrid llegó a salir con ellos en más de una ocasión. Los pagos relacionados con el yate están incluidos en el sumario y constatan la intensidad de la amistad que llegaron a tener.

Con todo, López Madrid creía que su participación en las dos empresas de la inversión de Marbella formaban parte del pasado. Pero la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil las resucitó, cuatro años después de que las abandonara, al incluirlas en el entramado societario de Púnica. El caso también ha salpicado a la firma que usó López Madrid para participar en los chalés de Marbella tras la mediación de Granados, Financiera Siacapital. Las dos oficinas de 270 metros cuadrados cada una, el almacén de 20 metros cuadrados y las seis plazas de garaje que tiene a su nombre esta sociedad en el número 120 de la calle de Núñez de Balboa de la capital están igualmente bloqueadas por el juez Velasco desde noviembre de 2014. López Madrid no puede disponer de esas propiedades sin autorización judicial.

Se trata de las mismas dependencias que registró la Guardia Civil este jueves en busca de documentos relacionados con la presunta financiación irregular del PP de Madrid. La operación de Marbella acabó en fracaso, pero los investigadores sospechan que el directivo de OHL aprovechó esa misma época para llevarse adjudicaciones millonarias de la Comunidad de Madrid amañadas por su amigo Granados. El saldo no fue tan negativo para López Madrid y va a tener que explicarlo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC