llegó a presidir un club de fútbol

El imperio de los Rus: 13 millones de euros en 43 inmuebles, coches y firmas opacas

El expresidente de la Diputación de Valencia oculta una fortuna en empresas, casas, naves, terrenos, locales y coches de lujo absolutamente incompatible con los salarios que recibió como político

La Guardia Civil detuvo el martes a Alfonso Rus por su presunta implicación en la operación Taula, la presunta trama de corrupción vinculada al Partido Popular de Valencia que habría amañado adjudicaciones públicas durante más de una década para engrosar el patrimonio personal de los principales responsables del fraude y financiar también a la formación. Los investigadores, la Fiscalía y el juez que instruye la causa, el titular del Juzgado número 18 de Valencia, atribuyen un papel decisivo a Rus en el diseño y funcionamiento de la red. Consideran que habría aprovechado su cargo como presidente de la Diputación de Valencia (2007-2015) y de presidente del PP provincial (2004-2015) para colocar a colaboradores en las empresas públicas que manejaban más presupuesto y conseguir que exigieran el 3% de comisión por cada contrato.

La sombra de la sospecha gravitaba desde hacía años sobre Rus por su elevado tren de vida, pero la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil puso fin esta semana a su trayectoria política arrestándolo por su implicación en este caso de proporciones millonarias. Bajo sus apellidos y los de su familia emerge ahora un imperio empresarial, inmobiliario y automovilístico incompatible con los negocios que puso en marcha antes de dar el salto a la política en 1995, cuando se convirtió en alcalde de Xátiva (Valencia), y también con los sueldos que percibió de la administración pública durante las dos décadas que disfrutó de un asiento en las instituciones valencianas. 

Según ha podido saber El Confidencial, el patrimonio inmobiliario de la familia Rus asciende a 43 propiedades concentradas en su mayoría en Xátiva, una población de 29.000 habitantes situada en el interior de la provincia de Valencia. Garajes, locales comerciales, varias viviendas en el centro del municipio, un chalet en el campo, parcelas, naves industriales, una casa en Mallorca, un comercio en San Sebastián… La lista de inmuebles del expresidente de la Diputación de Valencia está valorada en más de trece millones de euros, aproximadamente. Para calcular dicha cifra, este diario ha tomado como referencia el precio del metro cuadrado en las zonas donde están ubicados los inmuebles. 

La mayoría de las propiedades están inscritas a nombre de sociedades de los Rus, como Albeba SL (donde figura como titular su mujer desde 1997). El presunto cabecilla de la operación Taula mantiene un ático en la avenida más céntrica de Xàtiva y una casa en el municipio mallorquín de Manacor, entre otras viviendas. Aparte de las 38 propiedades que aparecen en el mapa, este periódico ha detectado otras cinco a nombre de una de las sociedades administradas por Alfonso Rus: la empresa de alquiler de bienes inmuebles Promociones MR. Entre sus activos figuran 12.000 metros cuadrados de cultivos de regadío a las afueras de Xátiva.

Los cochazos y las empresas de los Rus

La pasión de Rus por los coches de lujo es de sobra conocida por los habitantes de Xátiva. Allí estrenó su primer Ferrari de segunda mano. El segundo ya era nuevo, "con matrícula de tres letras", dicen sus vecinos. Su mujer pilota un Mercedes SLK más discreto que el vehículo de su marido o el deportivo azul de marca Porsche de su hija Bárbara.

No son solo coches. Los Rus llevan más de veinte años haciendo negocios con un puñado de sociedades que si por algo se caracterizan, es por su opacidad. Rus 2 SL comercializa aparatos electrodomésticos y Albeba SL se dedica al alquiler de bienes inmobiliarios. Ninguna de ellas presenta cuentas desde 1995, por lo que es imposible determinar si mantienen su actividad o únicamente se utilizan para gestionar el patrimonio familiar. La inmensa mayoría de las compañías no ofrecen información sobre los resultados financieros, sobre todo en los últimos años. Pero eso no quiere decir que estén inactivas. Artinvest 2007, creada justo después de que Rus se convirtiera en presidente de la Diputación de Valencia, es una de las sociedades que ha investigado la UCO por su presunta participación en la trama Taula. Su función habría sido blanquear la ingente cantidad de dinero en efectivo que la red conseguía con las comisiones del 3%.

Rus incluso llegó a presidir el Club Deportivo Olímpic de Xátiva, un equipo de fútbol que actualmente milita en el Grupo II de la Segunda División B. El dirigente del PP aterrizó en el club en 2006 y no lo abandonó hasta 2014. Sus nuevos gestores denunciaron que Rus había dejado una deuda de 10.000 euros que les obligó a empezar de cero. La Guardia Civil también registró las dependencias del equipo esta semana por su presunta relación con el blanqueo de las mordidas que cobraba la red de cargos del PP.

El expresidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus. (EFE)
El expresidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus. (EFE)

Las dudas sobre el origen de la riqueza de Rus están más que fundadas. "Rus comenzó trayendo barcos con lavadoras y vendiéndolas a precio reventado en su tienda de electrodomésticos. También era especialista en montar conciertos y fiestas, una práctica que luego trasladó al Ayuntamiento de Xátiva y a la Diputación", señala una persona que vive en el mismo edificio que el expresidente de la Diputación de Valencia y que lo conoce desde hace décadas. No son pocos quienes piensan que es imposible acumular semejante riqueza con un sueldo de servidor público y unas empresas que no tenían grandes beneficios.

A los pocos meses de ser elegido presidente provincial en 2007 trasladó su residencia a la capital con su mujer. Es su hija Bárbara la que ahora se hace cargo de una tienda de ropa (Russini) y de la maltrecha fábrica de cocinas y tableros, hundida por la crisis. El patrimonio de la hija está muy ligado a los negocios de Rus, que incluso enchufó a su yerno en Egevasa, una empresa semipública de la diputación cuando ella se quedó embarazada de su nieto.

Carácter populista

"Hace bastantes meses me confesó que las encuestas no iban bien: 'He desatendido el ayuntamiento. La gente quiere tocarme', me dijo", explica la misma persona. Era su costumbre bajar cada mañana a la calle antes de ir a la alcaldía. "Se ponía en la esquina de casa, en la Alameda, y departía con todo el mundo", señala sobre su carácter populista. "En el fondo siempre ha sido un comercial. Aprovechaba su carácter simpático y su pasado rockero", insiste.

Begoña Ricart junto a su marido, Alfonso Rus, en una imagen de archivo.
Begoña Ricart junto a su marido, Alfonso Rus, en una imagen de archivo.

El exhombre fuerte del PP de Valencia también es propietario de los bajos del antiguo Casino Setabense, un lugar de reunión tradicional de la pequeña burguesía de Xàtiva. Adquirió el inmueble aprovechando la quiebra de esta institución. Allí se mantiene en parte el espacio de reunión, pero tiene como inquilino a un restaurante al que acude a menudo a comer o almorzar. Las malas lenguas del lugar dicen que aprovecha su condición de propietario para llenar el estómago por la cara.

La gestión de Rus siempre se ha confundido con sus negocios e intereses particulares. Cuando era alcalde llegó a invitar al Ayuntamiento de Xàtiva a un grupo de autoridades argelinas, en lo que entonces se interpretó como un intento de abrir mercados a su empresa de cocinas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC