solo lo utilizaron 242 pasajeros en todo 2015

Aeropuerto de Huesca: más barato regalar un coche a sus usuarios que mantenerlo abierto

Cada uno de los 242 pasajeros que utilizaron el aeródromo de Huesca en 2015 supuso 13.925 euros en gastos de mantenimiento, una cantidad a la que hay que sumar los 40 millones que costó la obra
Foto: Imagen de una de las pistas del aeropuerto de Huesca. (EFE)
Imagen de una de las pistas del aeropuerto de Huesca. (EFE)

Los aeropuertos españoles alcanzaron cifras récord durante 2015, al sumar 207,4 millones de pasajeros, el segundo mejor ejercicio de la historia. Pero la onda expansiva de la recuperación económica no ha llegado al aérodromo de Huesca-Pirineos, que llegó al 31 de diciembre con solo 242 viajeros en su acumulado anual, menos de un usuario al día. Se trata de la peor cifra de las instalaciones desde que fueron inauguradas el 21 de diciembre de 2006, y lo consagran oficialmente, otro año más, como el aeropuerto de España con menos usuarios.

También es el que más dinero pierde por pasajero. Su construcción, que fue promovida en 2000 por el Ministerio de Fomento que dirigía el popular Francisco Álvarez Cascos e inaugurada finalmente por la socialista Magdalena Álvarez, supuso un desembolso de 40 millones de euros. Sus impulsores aspiraban a conseguir que se convirtiera en punto de llegada o partida para 155.325 viajeros al año, atraídos principalmente por los deportes de nieve, a pesar de que las pistas más cercanas se encuentran a 100 kilómetros de distancia.

Las previsiones no se cumplieron. En los nueve años que han transcurrido desde que acogió el primer vuelo, el aeropuerto únicamente ha sido utilizado por 22.371 personas, una séptima parte de los pasajeros que debían estar pasando cada año. Su actividad ha coincidido con la depresión de la economía nacional, pero también con las excelentes condiciones meteorológicas para la práctica del esquí que se han registrado durante las últimas temporadas. A un año para cumplir su décimo aniversario, el coste de las obras asciende a 1.788 euros por viajero.

El peor año de su historia

Pero a esa cantidad también hay que sumar los gastos de mantenimiento que acarrea la infraestructura. Tras los ajustes que hizo Fomento en 2012 para reducir su actividad por la baja demanda -desde entonces, solo puede operar vuelos dos horas a la semana-, el coste anual de explotación del aeropuerto suma 3,37 millones de euros. Es decir, que cada uno de los 242 pasajeros que aterrizaron o despegaron de su pista en 2015 ha supuesto un gasto unitario de 13.925 euros, sin considerar la construcción. A Aena le habría salido más barato regalar un coche a cada uno de los pasajeros de Huesca para que se movieran libremente por carretera.

Los datos del pasado ejercicio habrían sido aún peores de no ser por el mes de diciembre, cuando sumó 131 usuarios, más de la mitad que en el resto del año pero insuficientes para alcanzar los 263 viajeros de 2014. La época dorada del aeródromo, si se la puede llamar así, tuvo lugar entre 2008 y 2011, cuando la ya desaparecida aerolínea Pyrenair operó conexiones con Madrid, Palma de Mallorca y La Coruña gracias a una subvención del Gobierno de Aragón que alcanzó durante todo el periodo un total de 2,7 millones de euros. Las rutas ni siquiera eran rentables con esa ayuda y Pyrenair acabó cancelando sus vuelos y desapareció.

El futuro es una academia

El horizonte del aeropuerto de Huesca pasa ahora por la apertura de una academia de pilotos. La obras de la escuela deberían comenzar en las próximas semanas y también cuentan con el respaldo de la Administración pública. El Ejecutivo desembolsará 350.000 euros para que se instale una filial de la academia británica Airways Aviation Academy, que ha garantizado que comenzará formando a 40 pilotos y alcanzará los 96 a partir del tercer ejercicio.

No es la primera escuela que se instala en el aeródromo. Su pista también fue escogida por la ya extinta academia canaria Top Fly para adiestrar pilotos. Unos 140 alumnos chinos que pagaron entre 54.000 y 89.000 euros llegaron a ocupar simultáneamente las instalaciones. Sin embargo, la empresa quebró en 2011 y dejó tirados a los alumnos. El Gobierno de Aragón espera ahora que la nueva academia dure más tiempo y tenga una trayectoria menos convulsa. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC