Santander y la caixa, los que más invierten

¿Cómo influir sobre el debate público? 22 empresas del Ibex financian 11 'think tanks'

Dibujamos el mapa de las relaciones entre los 'laboratorios de ideas' españoles y las mayores empresas cotizadas del país
Foto: ¿Cómo influir sobre el debate público? 22 empresas del Ibex financian 11 'think tanks'

Marcar la agenda pública, influir en la política, alimentar el debate nacional. Así se podría resumir el (teórico) papel de los think tanks, laboratorios de ideas atraen los intereses de las mayores empresas del país. A pesar de que estas entidades no tienen en España el prestigio de las grandes organizaciones norteamericanas, los pesos pesados de la Bolsa las quieren tener cerca. Hasta el punto de que 11 de los 48 think tanks nacionales más importantes consiguen copar la inversión de 22 empresas del Ibex 35, según revela el análisis de los datos públicos de estas escuelas de pensamiento. 

La Caixa, el Banco Santander y Telefónica apoyan a siete think tanks cada uno, convirtiéndose así en las empresas del Ibex más implicadas en este sector. Entre los ‘laboratorios de ideas’, los que más respaldo consiguen desde las grandes cotizadas son El Cercle de Economía y el Círculo de Empresarios. Esta información se sistematiza por primera vez gracias la investigación realizada por Jaime González Capitel, estudiante Fulbright en la Universidad de Georgetown y autor de Open Policy Research, y a la visualización de El Confidencial

Think...¿qué?

A comienzos de 2014, un estudio de la Fundación Ciudadanía y Valores cifraba en 60 los think tanks que existen en España. De por sí, se definen como tales las organizaciones que intervienen en el proceso político mediante la producción de conocimiento, la difusión de valores o el análisis de los sistema políticos y de las intervenciones públicas.

Pero su papel en España sigue siendo parcialmente opaco. "Se trata de un campo en crecimiento. Hay algunas instituciones muy bien valoradas y relacionadas, como FRIDE y el Real Instituto Elcano, pero se trata de excepciones al panorama general", señala González Capitel.

Un 'think thank' improvisado por el Movimiento Occupy Wall Street en el Zuccotti Park de Nueva York. (Corbis)
Un 'think thank' improvisado por el Movimiento Occupy Wall Street en el Zuccotti Park de Nueva York. (Corbis)

Mientras que en Estados Unidos y Canadá estos laboratorios de ideas tienen un alto grado de independencia respecto a las formaciones políticas, en países como Alemania y España los partidos han constituido fundaciones muy poderosas. Y, como consecuencia, se les ha asociado a su esfera. Y este es un espejo para ver reflejado el principal problema que sufren estas instituciones. Así lo apunta Francesc Ponsa, Director de la Oficina Española del Observatorio de los Think Tanks y profesor asociado de la Universidad Pompeu Fabra: "Los think tanks se instrumentalizan y se convierten en artilugios para legitimar intereses privados. Lo que les resta credibilidad son justamente los supuestos casos de corrupción y malversación de fondos que les han salpicado".

De hecho, casos como el del Centro de Estudios Jordi Pujol -que cerró tras la confesión de las cuentas en Suiza del ‘molt honorable’- no ayudan a blanquear esa imagen. Tampoco parece que los think tanks españoles se ayuden demasiado a sí mismos. Transparify, inciativa financiada por la Open Society Foundation en la que colaboran Ponsa y González-Capitel, se dedica a calificar la transparencia de estas organizaciones. La radiografía realizada en España en 2014 certificó que 27 de los 48 mayores think tanks no publicaban ningún tipo de información financiera. La puntuación media de los laboratorios de ideas ibéricos se quedó en 0,7 sobre 5 frente a una media internacional del 1,4. Ninguno de los think tanks españoles contactados por este diario ha querido colaborar para este reportaje. 

¿Intereses legítimos?

Las empresas siguen, sin embargo, teniendo interés en apoyar estas instituciones, como revela el análisis de los datos públicos. Un apoyo que suele dejarse ver como logo en el interior de un estudio o de una página web y rara vez se detalla. Coincidencia o no, FRIDE, el único de los grandes think tanks españoles que figura entre los más transparentes, no cuenta con la colaboración de ninguna empresa del Ibex 35.

"La ciudadanía puede, con razón, mirar con desconfianza las vinculaciones entre los intereses económicos de un think tank y sus intereses políticos", apunta por su parte Elena Costas, investigadora postdoctoral en el Departamento de Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona e integrante de Politkon, un proyecto independiente de académicos y profesionales de las ciencias sociales. Pero, explica, la relación no es mala de por sí: "Las grandes empresas no tienen intereses tan claros y coordinados como a veces podemos sospechar -las políticas de donación y financiación suele estar más guiadas por el deseo de tener una buena imagen-". Además, "para las organizaciones menos independientes, como las dedicadas a la representación de intereses -es decir, los lobbies- sí existe una intencionalidad para convencer al público, pero cuando hay suficientes grupos compitiendo por la influencia en última instancia se consigue que el nivel del debate mejore".

Con la pérdida de credibilidad de políticos y organizaciones financieras ha empezado a ser viable ofrecer análisis más independientes

Abrir un nuevo debate es lo que consiguió, por ejemplo, el Círculo de Empresarios a la hora de poner sobre la mesa cuestiones como la privatización de monopolios estatales, o FEDEA con su apoyo al contrato laboral único. "La presencia estable y orgánica [de las empresas] en varias fundaciones sirve para que funcionen como su brazo investigador y no hay nada malo en ello", argumenta Capitel, el autor de la investigación. "Cuando vemos que se lanzan nuevas propuestas para el crecimiento de las Pequeñas y Medianas Empresas o el apoyo a la internacionalización, nos encontramos ante un trabajo de carácter altamente técnico que debe ser tomado en serio", añade.

También por esto en España se ha visto una evolución de los think tanks en los últimos años. La Guía de los think tanks en España que coordina la Fundación Ciudadanía y Valores ha duplicado el número de organizaciones incluidas en su segunda edición. En 2014 las cifró en 60, frente a las 35 de 2008. Un avance que va de la mano con los nuevos tiempos, subraya Elena Costas: "La crisis política actual ha abierto el espacio para nuevos actores. Con la pérdida de credibilidad que políticos y principales organizaciones financieras y empresariales han sufrido durante la crisis, ha empezado a ser viable ofrecer análisis, si no más 'objetivos', al menos sí relativamente más independientes". Como para medios y partidos, también entre los creadores de opinión hay más voces compitiendo. "Y, con esta competencia, hay más espacio para la independencia y para producir análisis de mejor calidad", remata Costas. 

Puede acceder aquí a los datos del proyecto y leer en este post la metodología de la investigación de González-Capitel. Diseño del gráfico inspirado en el código de Chris Willard.

 
España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

NERUDA - Tráiler en HD
Que Dios nos perdone - Tráiler Final Castellano HD
KIKI, el amor se hace (2016) Tráiler Oficial #2 Español

ºC

ºC