fue novia de artur mas y hermana de una ministra

García Valdecasas, la mujer que firmó el final de Rato

Unos la califican de prepotente en el trato con sus subordinados y demás funcionarios con los que se tiene que cruzar en su trabajo, otros entienden que le resulta indiferente lo que piensen de ella
Foto: El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato sale de su domicilio detenido (EFE)
El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato sale de su domicilio detenido (EFE)

Marga García Valdecasas es la responsable del ocaso del exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato. Fue ella, como inspectora jefe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) quien firmó y entregó a la Fiscalía el informe que provocó la detención del expresidente de Bankia. El departamento que dirige llevaba meses detrás de él y fue el que instó, primero a la Fiscalía Anticorrupción y luego a la Fiscalía de Madrid, para que se actuara contra quien en su día fue considerado el artífice del milagro económico español.

Ella misma acudió ante el fiscal jefe de Anticorrupción, Antonio Salinas, para que abrieran una investigación penal por delitos fiscales y blanqueo de capitales contra el exdirector del Fondo Monetario Internacional, y fue quien estampó su firma en el documento en el que se recogen graves acusaciones contra Rato, como por ejemplo el haber realizado donaciones ficticias a sus hijos con el único propósito de esconder su patrimonio, o el de utilizar testaferros para realizar facturas falsas, gracias a lo cual habría amasado una gran cantidad de dinero.

Algunos dicen que García Valdecasas únicamente es un títere del Gobierno, concretamente del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, su superior jerárquico. Otros dicen que ella actúa con convicción. Sea lo que fuere, su departamento, la unidad de élite de la Agencia Tributaria que actúa contra las grandes fortunas sospechosas de defraudar, dirigió la entrada y registro en el domicilio de Rato, y fue su equipo de Aduanas -que trabaja para la Agencia- quien comunicó al ministro en la época de José María Aznar que estaba detenido durante las horas del registro.

Algunos dicen que García Valdecasas únicamente es un títere del Gobierno, concretamente del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, su superior jerárquico

Aquellos que conocen y trabajan con la inspectora jefa de la ONIF coinciden en su fuerte carácter. Sin embargo, mientras unos la califican de prepotente en el trato con sus subordinados y demás funcionarios con los que se tiene que cruzar para llevar a cabo su trabajo, otros entienden que su forma de actuar se debe a que le resulta indiferente lo que piensen de ella. Los que la defienden insisten que actúa y trabaja según su parecer y no se deja amedrentar.

Marga, como se hace llamar e incluso como firma, llegó al frente de la ONIF en 2013, designada por Santiago Menéndez al poco de llegar éste a la dirección de la Agencia Tributaria tras una remodelación de Montoro, que decidió destituir a los altos cargos de la AEAT tras un error en unos datos remitidos al juez de Palma José Castro sobre la infanta Cristina de Borbón.

Bronca de Ruz

Desde que llegó al puesto, su actuación se ha puesto en entredicho en dos ocasiones. Fue García-Valdecasas quien se enfrentó al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz cuando éste le reclamó un nuevo informe para que le calculara la cantidad que el PP podría haber defraudado al no declarar las donaciones recibidas en el año 2008, que se investigaba en la causa conocida como 'papeles de Bárcenas'. Fue ella misma quien contestó al magistrado que no se iba a hacer tal informe porque ya se había informado que el partido estaba exento de declarar las donaciones y, por tanto, de ninguna manera iba a calcular tal cantidad.

El exjuez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz
El exjuez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz

Después de un fuerte revuelo y de una advertencia por parte del juez de las consecuencias penales que podría incurrir si se negaba a remitir tal información, los peritos de la ONIF tuvieron que contestar y aunque insistieron en que el PP estaba exento de declarar las donaciones, a pesar de que fueran ilegales, la cantidad calculada presuntamente defraudada ascendió a 220.000 euros.

Su intervención en el 'caso Rato' también ha sido puesta en entredicho. La imagen de Rato entrando en un coche policial mientras un agente del Servicio de Aduanas le metía la cabeza con la mano en el vehículo fue muy criticado por haber sido una maniobra minuciosamente planeada de cara a la opinión pública. También se apuntó a que la Agencia Tributaria había inflado las acusaciones contra Rato, en lo que se refería al blanqueo de capitales y un presunto alzamiento de bienes, para justificar los registros y la detención.

Es más, posteriormente la Fiscalía reconoció que el delito de blanqueo de capitales del que se hablaba inicialmente estaba poco claro y el de alzamiento, por intentar ocultar el dinero de las fianzas fijadas por la Audiencia Nacional en el caso Bankia, no podía aplicarse en este asunto porque las cantidades ya habían sido abonadas.

De ahí que posteriormente, el departamento de García-Valdecasas entregara al juez que investiga a Rato un nuevo informe fortaleciendo aún más el blanqueo del que se le acusaba, hasta tal punto que Anticorrupción solicitó que a la vista de la nueva información debía ser la Audiencia Nacional y no un juzgado de plaza de Castilla el tribunal competente para investigarlo.

Probablemente por su forma de ser, la inspectora jefe no quiso aclarar la polémica producida cuando el juez que lleva el asunto mientras la Audiencia Nacional decide si se lo queda, Alfonso Serrano Arnal, la citó a declarar como testigo. Antes de acudir al Juzgado, remitió una carta al mismo informando que aunque ella firmara el informe sobre Rato no era la autora y, por tanto, no estaba en disposición de aclarar ningún extremo. Aún así, tuvo que ir a declarar. De su comparecencia trascendió inicialmente que se había negado a ratificar el informe, dejando así al pie de los caballos a Hacienda. Desde su entorno explican que lo que ocurrió tiene sus matices. Ella sí ratificó el informe pero explicó al instructor que ella lo firmó como jefa del servicio pero los autores fueron otros dos inspectores y ellos son los que pueden testificar al respecto.

La ex ministra Julia García Valdecasas.
La ex ministra Julia García Valdecasas.

Novia de Mas y hermana de ministra con Rato

No sólo la profesional, la vida personal de Marga también ha tenido sus turbulencias. En la juventud, fue novia del actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, aunque finalmente se casó con Jorge Lluch de Andrés, economista e interventor del Estado, con quien tuvo un hijo, Jorge. Sin embargo, una accidente del avión en el que volaba acabó con la vida de su marido en 1985. Años después, la inspectora de Hacienda se volvió a casar con Alejandro Pérez Calzada, presidente de la sucursal española del banco suizo Mirabaud, además de amante de las regatas veleras.

Otra muerte que sufrió mucho fue la de su hermana mayor, Julia García-Valdecasas, en 2009 a causa de una enfermedad. Ésta llegó a ser delegada del Gobierno en Cataluña y ministra de Administraciones Públicas en la época de José María Aznar como presidente y Rodrigo Rato como vicepresidente. Eran hijas del antiguo rector de la Universidad de Barcelona y catedrático de Medicina.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

En Primera Plana (Spotlight) Trailer Subtitulado HD
Historia de una pasión - Trailer subtitulado en español (HD)
MUSTANG (Tráiler Oficial España)

ºC

ºC