caso púnica

La sobrina de Marjaliza posee 14 inmuebles con 18 años

La Guardia Civil considera que podría tratarse de una maniobra para evitar que los inmuebles figuren a nombre de sus empresas e intentar esquivar al fisco
Foto: Francisco Granados y David Marjaliza, en una imagen de archivo. (EFE)
Francisco Granados y David Marjaliza, en una imagen de archivo. (EFE)

El líder de la trama Púnica, David Marjaliza, utilizó a varios miembros de su familia para ocultar sus propiedades, dinero, pisos, negocios y demás, y no ser detectado por el fisco. Una de las pruebas de que el socio del exidrigente popular Francisco Granados ocultó parte de sus bienes es que su sobrina tiene a su nombre 14 inmuebles con tan sólo 18 años de edad.

“Llama la atención además, que (...) Paula Pinto Marjaliza (sobrina de David Marjaliza) pese a haber nacido en 1997 acumula un patrimonio de 14 inmuebles, valorados catastralmente en 589.600. Este abultado patrimonio podría responder al deseo de evitar que dichos inmuebles figuren a nombre de otras personas del núcleo familiar de Marjaliza o de sus empresas, pudiendo custodiarse en dicho domicilio documentación o títulos que justifiquen su adquisición o transferencia”, recoge un informe de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) encargada de la investigación del 'caso Púnica' y que consta en el sumario.

Los agentes llegan a esta conclusión tras el análisis de la documentación encontrada en la entrada y registro de uno de los domicilios vinculados a Marjaliza en la localidad madrileña de Valdemoro. Resulta que ese inmueble está a nombre de la empresa Lizamar, cuya administradora es Cecilia Villaseñor Granados, madre de Marjaliza. Además, se encontraron indicios de que ese había sido el lugar donde se guardaron las obras de arte exportadas a Suiza por el investigado.

Francisco Granados, detenido en la operación Púnica. (EFE)
Francisco Granados, detenido en la operación Púnica. (EFE)

Este edificio, consta de tres plantas, sótano y garaje. En la primera planta están registradas 18 empresas vinculadas al empresario; en la segunda figura como empadronada su madre, administradora de dos de sus empresas y probablemente sea su domicilio particular; y en la tercera, aparece empadronada su hermana, Ana María Marjaliza, y su hija Paula.

Los investigadores sospechan que Marjaliza, con la intención de disimular su intervención directa en los negocios donde participan sus empresas y para ocultar los beneficios de los mismos, “se habría servido de diversos procedimientos como el diseño de un complejo entramado empresarial en el que figuran empleados y familiares como administradores o propietarios de las empresas”.

Otra sospecha que tenían cuando realizaron un segundo registro es que su madre ocultaba tanto documentación como bienes pertenecientes a la trama investigada. Además, añaden que su hermana Ana ha ocupado cargos sociales en varias de sus empresas, “prestándose, por tanto, a la señalada argucia de David Marjaliza de poner en los cargos sociales de sus empresas a familiares y personas de su entorno para diversificar la titularidad de las mismas y evitar su vinculación con aquel”.

Su hermana le ayudó a repatriar 4,2 millones

Alguna de las empresas en las que su hermana estaba en el cargo de administradora, como Servicios Logísticos Inmobiliarios o Inversiones y Estudios Urbanos, “han ocupado un lugar destacado dentro del complejo entramado empresarial”. Además, Ana Marjaliza aparece como autorizada en una de las cuentas de Ibercaja de Valdemoro que en 2013 recibe 4,2 millones de euros de una operación ficticia de compraventa de obras de arte que hizo posible el retorno del dinero que mantenía su hermano en Singapur.

De la investigación de 'Púnica', que llevó a Marjaliza y Granados a prisión, se desprende cómo el empresario movió hasta 10 millones a paraísos fiscales

Otro miembro de la familia vinculado a la trama es su cuñado, es decir, el marido de Ana María Marjaliza, quien desempeña la labor de administrador de otra de sus sociedades, Vancouver, “y asume además funciones de gestión financiera en otras empresas de David”.

“La trama investigada no duda en custodiar en sus propios domicilios documentos de valor en la creencia de que de ese modo serán de más difícil localización”, alegan los agentes para justificar una nueva entrada y registro en el inmueble en abril de este año.

Dinero en Bahamas

De la investigación del caso Púnica, que llevó a Marjaliza y Granados a prisión, donde se encuentran desde octubre del pasado año, se desprende cómo el empresario movió hasta 10 millones de euros a paraísos fiscales de dinero procedente, principalmente, de adjudicaciones obtenidas ilícitamente y de intermediar para que administraciones públicas concedieran contratos a otras empresas, como la francesa Cofely.

Foto: Cofely.
Foto: Cofely.

La causa se inició por una denuncia de la Fiscalía suiza que detectó que un político español, Francisco Granados, tenía una cuenta en uno de sus bancos con dinero no justificado. Esa cuenta la compartía con Marjaliza y de ahí se comenzó a tirar del hilo hasta ahora, que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco lleva imputadas a casi un centenar de personas.

Además del dinero en Suiza y Singapur, los investigadores encontraron a raiz de la entrada y registro del domicilio de su madre un documento de Rocko Holdings Corporation, ubicada en las Bahamas, de un número de cuenta con 1'428.0000 USD a nombre de David Marjaliza.

Relojes de futbolistas

Tras el estallido de la 'Operación Púnica', la Guardia Civil registró varias cajas de seguridad de distintos bancos a nombre de Marjaliza y empresas vinculadas a él. En total, se recaudaron 1,5 millones de euros ocultos en varias de estas, tanto a nombre suyo, como de su mujer, Adela Cubas, miembros de su familia y varias sociedades. Una de ellas, Inversiones Watches Gold and Diamond, guardaba joyas y relojes.

El juez Velasco dio la oportunidad de preguntar al administrador la procedencia de esos objetos y este aseguró que se trataba de objetos personales y sentimentales de varios de sus clientes. Así, presentó un escrito dando los nombres de esas personas, entre las que se encuentra Andrija Delibasic, deportista de élite y exjugador de fútbol profesional del Rayo Vallecano, que guardaba un reloj marca Hublor, modelo Big Ban Euro UEFA 2008, serie limitada; o de Kalo Uche, jugador del Levante C.F., a quien le guardaba un rosario, un collar y una pulsera de oro negro y diamantes a juego.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

NERUDA - Tráiler en HD
Que Dios nos perdone - Tráiler Final Castellano HD
KIKI, el amor se hace (2016) Tráiler Oficial #2 Español

ºC

ºC