recurso de uno de sus consejeros en la entidad

PSOE, UGT y CCOO "estaban al tanto de la existencia" de las 'black' de Caja Madrid

El exsecretario Política Regional de UGT Madrid, Gonzalo Martín Pascual, que ocupó un asiento en el consejo de Caja Madrid, asegura que conocían la existencia de lass tarjetas

Foto: La sede de Bankia (EFE)
La sede de Bankia (EFE)

La investigación judicial sobre las tarjetas black de Caja Madrid tiene una derivada política que ya ha provocado un terremoto en el PSOE e Izquierda Unida por la expulsión de los presuntos beneficiarios de los 15 millones de euros cargados en el balance de la entidad que habían permanecido ocultos hasta ahora. Pero el caso puede saldarse con nuevas responsabilidades, más allá de los consejeros de la caja de ahorros directamente implicados en el procedimiento. Según uno de los históricos de la entidad, el exsecretario Política Regional de UGT Madrid, Gonzalo Martín Pascual, tanto su sindicato como CCOO y también la federación madrileña del PSOE, “estaban perfectamente al tanto de la existencia” de las tarjetas black, al que las tres organizaciones han negado tajantemente hasta ahora.

Así lo asegura Martín Pascual en el recurso que ha planteado ante el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional contra su imputación por el uso de esas tarjetas, el que también se investiga la creación de Bankia y su posterior salida a bolsa a raíz de la querella presentada por Unión, Progreso y Democracia (UPyD).

Según los datos que obran en poder del instructor del caso, el juez Fernando Andreu, Martín Pascual habría utilizado la tarjeta opaca de la entidad para hacer frente a gastos por un importe total de 129.700 euros. Su nombre figura entre los 78 exconsejeros de Caja Madrid acusados por administración desleal y apropiación indebida por la disposición de esos fondos de forma presuntamente ilegal.

Martín Pascual, que se convirtió en consejero de Caja Madrid en octubre de 2003 a propuesta de UGT, CCOO y PSM y no salió de la entidad hasta enero de 2010 con el inicio del proceso de integración en Bankia, se descuelga ahora afirmando que no sólo “no fue recriminado por ninguna de las tres organizaciones” que le propusieron por estar utilizando ese medio de pago para su beneficio personal, sino que el partido socialista y los dos sindicatos “estaban perfectamente al tanto de la existencia” de las tarjetas.

La revelación de este histórico sindicalista pone en tela de juicio el argumentario que han utilizado desde que estalló el escándalo el pasado mes de octubre PSOE, UGT y CCOO, así como el resto formaciones y sindicatos implicados en este procedimiento. Su estrategia de defensa ante la opinión pública ha pasado por establecer un cordón sanitario en torno a los directivos de la entidad que habrían utilizado las tarjetas para atribuirles en exclusiva la responsabilidad derivada del caso. No sólo la responsabilidad penal; también la política.

Además de recordar que las organizaciones que le convirtieron en consejero de la entidad conocían las tarjetas black, Martín Pascual también afirma en su descarga que “jamás se excedió del límite establecido” para ese medio de pago, que “nunca sacó dinero en efectivo de cajero pues carecía de número PIN” y que “en ningún caso fue reprendido o amonestado por persona alguna de Caja Madrid por los cargos que hacía en el uso de la tarjeta”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios