Y ABRIR YA EN CORTES LA REFORMA CONSTITUCIONAL

Díaz coordina con los 'barones' la respuesta del PSOE a Artur Mas: ni cupo ni nación

Susana Díaz se encarga de abrir conversaciones con los barones del PSOE para fijar posiciones ante la declaración política que aprobarán en Zaragoza el domingo

Foto: El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (EFE)

Tras la cena informal que el lunes convocó en Ferraz el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, es la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, la encargada de abrir conversaciones con los distintos secretarios generales y barones del partido para consensuar posiciones ante la declaración política que aprobarán en Zaragoza el domingo. Fue la secretaria general de los socialistas andaluces quien pidió a Sánchez una convocatoria urgente del Consejo de Política Federal, que preside desde el pasado julio. Los socialistas advierten de que de esa cita no saldrá un documento político cerrado de reforma de la Constitución y que el camino es mucho más largo. Sí existe el convencimiento absoluto en las filas del PSOE, compartido por Susana Díaz, de que hay que abrir ya en el Congreso ese debate, constituyendo una ponencia dentro de la Comisión Constitucional.

Los socialistas tienen como referencia el documento que aprobaron en Granada en julio de 2013, que contó con el rechazo de la vieja guardia del partido. Sin embargo, ese texto es para el PSC de Miquel Iceta sólo un punto de partida, mientras que en otras federaciones del partido no estarían conformes con llegar mucho más allá.

Para el PSOE andaluz que dirige Susana Díaz sólo hay dos líneas rojas que, en principio, no están dispuestos a franquear: el reconocimiento de Cataluña como nación, siempre que eso genere desigualdades o asimetrías, y la aprobación de un cupo fiscal catalán, al estilo de País Vasco y Navarra. La palabra más repetida es “igualdad” y la más denostada “Estado asimétrico”. “Hay que reconocer la diferencia [de Cataluña] sin generar más diferencias”, insisten. Sánchez no niega la posibilidad del reconocimiento de nación. “Estoy dispuesto a hablar de todas las cuestiones”, dijo el pasado lunes tras reunirse en Barcelona con el PSC.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta. (EFE)
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta. (EFE)

El portavoz del grupo parlamentario socialista en Andalucía, Mario Jiménez, dejó claro ayer que no estarían dispuestos a admitir un sistema fiscal propio para Cataluña e incluso lanzó una insinuación sobre la necesidad de revisar o ajustar el régimen foral recogido en la Constitución. “La situación de País Vasco y Cataluña no exime a esas comunidades autónomas de contribuir a la caja común del Estado. Se tienen que producir aportaciones”, dijo públicamente. Fuentes socialistas han confirmado que sondean la idea de revisar la situación actual de estas comunidades.

Según fuentes socialistas, la comparecencia de Mariano Rajoy este miércoles permite adivinar un cambio de posición del presidente del Gobierno respecto a la reforma de la Constitución que hay que aprovechar. La oferta política al líder del PP se hará firme el próximo domingo.

La hoja de ruta que explora Susana Díaz con los distintos secretarios generales apunta a dos escenarios que creen que pueden darse en paralelo. Exigirán al Gobierno que abra de forma inmediata la reforma del modelo de financiación autonómica que el PP ha aparcado sine die para solventar las “injusticias” que creen que se están cometiendo con comunidades como Cataluña, Andalucía, Valencia o Canarias.

También reclamarán a Rajoy un compromiso de respeto a las competencias de las comunidades autónomas, que consideran que están siendo continuamente invadidas por el Ejecutivo central. Ese blindaje de competencias, insisten, podría llegar por un simple acuerdo político. “Hay que hacer estas dos cosas de forma urgente”, aseguran fuentes socialistas próximas a Susana Díaz. En paralelo a esos gestos políticos y más a medio plazo se desarrollaría la reforma de la Constitución. La apuesta es abrir de forma inmediata la ponencia en el Congreso de los Diputados.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. (EFE)

La presidenta de Andalucía no ha parado de repetir en los últimos días que hay que trasladar a los ciudadanos la idea de que el conflicto con Cataluña tiene salidas en la política, más allá de las vías legales. Insiste en que hay que mandar el mensaje de que esto tiene solución y que la gente vea una salida. Los socialistas andaluces aseguran que la sintonía con el secretario general del PSC, Miquel Iceta, es total y que, de momento, no hay fisuras.

“Singularidad” de Cataluña

La posición de Susana Díaz respecto a la reforma de la Constitución ya es conocida. De hecho, recoge lo que se aprobó en Granada hace ya más de un año: blindaje de las competencias de las autonomías y acabar con el “mal endémico” de que el Tribunal Constitucional actúe como árbitro político; reforma del Senado para que se convierta en una verdadera Cámara de representación territorial, donde las comunidades puedan opinar e influir en las leyes que regulen asuntos de su competencia. “Tiene que dejar de ser una Cámara de segunda lectura y, si no, fuera”, defienden en su círculo político. Y reconocimiento de “la singularidad” de Cataluña. No llega más allá.

Las conversaciones entre los dirigentes socialistas acaban de arrancar y Susana Díaz, que aspira a coordinar este debate desde el Consejo de Política Federal, irá de la mano de Pedro Sánchez, aseguran insistentemente en su entorno político para evitar nuevos roces entre ambos. Hay socialistas andaluces que todavía recuerdan lo que consideran que fue una de las mayores meteduras de pata del líder del PSOE en su camino a la secretaría general, cuando en plena campaña de las primarias el pasado verano abanderó el federalismo asimétrico, abriendo la puerta a “una trato fiscal especial” para Cataluña y a su reconocimiento como nación. Al día siguiente de esas declaraciones, casualmente fue en Sevilla donde rectificó absolutamente su posición. El PSOE andaluz tiene ahí sus líneas rojas.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
170 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios