CARTA DE PEDRO SÁNCHEZ

Mis intereses y mis bienes

Creo en la transparencia y la practico. Por eso no acepto, por muy entrecomillada que esté, la acusación que El Confidencial acaba de hacer, según la

Foto: Pedro Sánchez (Efe)
Pedro Sánchez (Efe)
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    Creo en la transparencia y la practico. Por eso no acepto, por muy entrecomillada que esté, la acusación que El Confidencial acaba de hacer, según la cual yo “escondo” que pertenecí a la Asamblea de Caja Madrid. Y tampoco las insinuaciones que llenan el texto. En la misma noticia se refieren tanto mi declaración de bienes como mi declaración de intereses, que son públicas y que están registradas en el Congreso de los Diputados. Allí se menciona esa actividad explícitamente, igual que la publica la web de la CNMV. Y aquí vuelvo a dejar tanto la una como la otra, para quien desee consultarlas. Jamás he ocultado nada que tuviera que ver con mi actividad pública.

    Nunca he escondido, ni tendría por qué, que fui uno de los 320 miembros de la Asamblea de Caja Madrid entre 2004 y 2009. Nadie me dio a elegir ese puesto, porque lo desempeñé en mi condición de concejal del Ayuntamiento de Madrid, junto a otras 319 personas que representaban a los impositores, a los empleados y a entidades representativas de la sociedad. Nunca recibí ni un solo euro por ello. Ni un euro. No tomábamos parte en la gestión de la entidad. Lo hacían el presidente, los 21 consejeros y los 10 miembros de la Comisión Ejecutiva. En nuestras reuniones de la Asamblea General, como mucho cuatro veces al año, no tuvimos que aprobar ni rechazar ninguna de las actividades específicas que luego resultaron controvertidas. Es inadmisible que se me asocie, si quiera sutilmente, con el que fue presidente de Caja Madrid, una persona con la que nunca he cruzado una palabra, que está en las antípodas de mis ideas y mi compromiso social y a la que siempre me he opuesto.

    Es evidente que alguien tiene interés en manchar mi honra con débiles acusaciones, pero yo no tengo nada que esconder. Al contrario: puedo defender mi trayectoria con la misma fuerza con que defiendo mis principios. Creo que el puesto por el que estoy dejándome estos días la piel requiere total transparencia, más aún en los tiempos que corren, en los que tanto abundan la desconfianza, la sospecha y las malas artes, lacras todas ellas que yo voy contribuir a desterrar. 

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    12 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ºC

    ºC