maniobra del pp ante los frentes de izquierda

Rajoy reta al nuevo PSOE con la elección directa de alcaldes que rechazó Zapatero

La propuesta de Rajoy para la “elección directa” de alcaldes es más un desafío al nuevo PSOE para que desvele sus alianzas que un plan de reforma de la ley

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

La propuesta de Mariano Rajoy para la “elección directa” de los alcaldes tiene más de reto al nuevo PSOE para que desvele sus planes de alianzas o frentes de izquierda ante las municipales de mayo de 2015 que de plan cerrado de reforma de la ley electoral. Parecida idea llevó el PP al Congreso en el otoño de 2010. “A ver cómo se retrata el Partido Socialista”, dijo el entonces jefe de la oposición. En la Cámara Baja, el PSOE se puso de perfil y los populares retiraron su propuesta.

Rajoy y la dirección del Partido Popular empiezan por reconocer esta vez que necesitan un acuerdo amplio, al menos con los socialistas, para introducir esa reforma en la legislación electoral, las reglas del juego de los comicios.

El PP quiere abrir el debate, sin más concreciones, para ver hacia dónde apunta la dirección del PSOE que salga del próximo congreso del partido, decidido a levantar un proyecto autónomo o pendiente ya de acuerdos con IU, Podemos, Compromís, BNG, ERC y demás formaciones de extrema izquierda.

La idea de buscar garantías para que los alcaldes salgan de la lista más votada en los comicios, y no de coaliciones posteriores entre los partidos perdedores, sale del Partido Popular ante todas las elecciones locales. La novedad esta vez consiste en que Rajoy convoca a los demás partidos a buscar la fórmula concreta.

El debate abierto por el presidente del Gobierno es su primera maniobra táctica ante los comicios de mayo. El PP gobierna grandes ciudades como Madrid o Valencia por unas mayorías absolutas de difícil reedición en mayo próximo, según las encuestas y los resultados de los comicios europeos.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella. (Gtres)
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella. (Gtres)

El PSOE siempre juega la baza de organizar coaliciones con IU y los grupos de nacionalistas de izquierda, equipos de gobierno que llama “de progreso”, para hacerse con las alcaldías donde los populares no alcanzan mayorías absolutas. Aunque sea por un solo concejal. Con esa fórmula consiguieron los socialistas en 2007 las alcaldías de capitales de provincia y ciudades como Sevilla, Córdoba, Jaén, Orense, Logroño, Cáceres, Pontevedra, Santiago de Compostela, Vigo, Toledo o Palma de Mallorca.

La oferta de Rajoy obliga al PSOE a retratarse. Si pone muchas pegas se notará que se reserva esa baza de los pactos “de progreso” frente al PP. Al partido en el Gobierno le vendría muy bien para su campaña presentarse ante el electorado como alternativa única ante la amenaza de un conglomerado de partidos de izquierda y radicalizados.

Y si la nueva dirección socialista admite la negociación con el PP, esos partidos que le hacen la competencia dirán que el PSOE quiere “repartirse el pastel” con los populares. También hay alcaldes socialistas con predicamento en sus ciudades, que ganan con holgura y que se verían libres de la rémora de integrar a IU en sus equipos de gobierno.

La última reforma de la ley electoral salió adelante con los votos del PP y del PSOE en 2011, apenas cuatro meses antes de las elecciones municipales de mayo de aquel año. Los pactos “anti-PP” fueron excepción en las grandes ciudades porque se generalizaron las mayorías absolutas de los populares.

Prima de concejales o doble vuelta para asegurar mayorías

En los primeros trámites de esa reforma el Grupo Popular, por medio de su portavoz en la materia Juan Carlos Vera, propuso una fórmula concreta para garantizar que fuera alcalde el cabeza de la lista más votada. Se trataba de otorgar un reparto de concejales de la mitad más uno del total de la corporación a la candidatura que superara el 40 por ciento de los votos siempre que sacara una ventaja clara a la segunda lista.

El PP tuvo que renunciar a esa propuesta concreta para que la reforma de la ley saliera por consenso. Como Rajoy habla ahora de “elección directa” de los alcaldes, en fuentes parlamentarias recuerdan que hay otro sistema para respetar mejor la voluntad  popular a la hora de decir quién se pone al frente de un ayuntamiento: una fórmula de elección a doble vuelta que promueva mayorías muy amplias.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios