beatriz garcía lo dirige desde luxemburgo

La sobrina del 'desaparecido' Paesa conserva todo el entramado societario del espía

Beatriz García Paesa, la sobrina del espía, dispone desde hace 20 años de un entramado de sociedades desde el que dirige sus operaciones financieras
Foto: Manuel Cerdán entrevista a Paesa en París en 2005.
Manuel Cerdán entrevista a Paesa en París en 2005.

Beatriz García Paesa, la sobrina del espía Francisco Paesa, sigue disponiendo desde hace veinte años de un entramado de sociedades con conexiones entre España y Luxemburgo, desde donde dirige sus operaciones financieras. Según las investigaciones judiciales y policiales, algunas de esas sociedades pudieron servir de cobertura para los negocios de su tío. La mayoría de las sociedades de Beatriz García se dedican a inversiones en el mercado mobiliario.

Hace ahora dos décadas, Francisco Paesa ayudó a Luis Roldán a fugarse de España, a ocultarse en París durante diez meses, a salvar su botín de más de 12 millones de euros, que había acumulado en una cuenta de un banco suizo, y a pactar su entrega en Bangkok con el entonces ministro de Justicia e Interior. A cambio, Paesa obtuvo del biministro Juan Alberto Belloch, el actual alcalde de Zaragoza, 1'8 millones de euros y el blindaje judicial para él y su familia, lo que explica que veinte años después ni el espía ni su sobrina hayan tenido que dar explicaciones delante de un juez.

Entonces, los doce millones de euros del exdirector de la Guardia Civil quedaron bajo el control exclusivo del propio Paesa, que pudo desviarlos a sus cuentas personales con la ayuda de su sobrina.

Veinte años después, Beatriz García, como a ella le gusta presentarse personal y profesionalmente en Luxemburgo, huyendo del estigma de la marca Paesa, sigue igual de activa desde sus oficinas en el Boulevard Royal del Gran Ducado, aunque el apellido de su madre ha desaparecido de los registros empresariales, del colegio de abogados, de la placa profesional de su despacho, de la publicidad de su bufete en Internet y de las redes sociales. Tal es el caso de Olé.lu, un portal destinado a los profesionales de la comunidad española de Luxemburgo, en el que figura sólo con el apellido García.

El botín acumulado irregularmente por Roldán durante sus cinco años al frente de la Guardia Civil, que le llevó a cumplir quince años de cárcel, nunca pudo ser recuperado para las arcas del erario público. Tampoco pudo averiguarse su destino final. Paesa ya se preocupó de moverlo por todo el mundo aplicando el método helicóptero para despistar a la policía. El espía traicionó a su protegido Roldán y se quedó con el dinero. Dos décadas han sido suficientes para el borrado de las pistas y la prescripción de los delitos por receptación y blanqueo. Aunque nadie dude de que Paesa se quedó con el dinero de Roldán, tanto él como sus familiares han salido impunes.

Para poder ejecutar muchas de sus operaciones de maquillaje financiero, el espía contó con la inestimable ayuda de Beatriz García y de su hermano Alfonso García, que se prestaron a figurar como testaferros en la apertura de una cuenta en Suiza a fin de ocultar el dinero, según las primeras investigaciones judiciales, pero que nunca fueron terminadas.

Patrimonium Consultants controla sus inversiones en España

Beatriz García, que ha realizado un verdadero máster de movimientos de capitales durante el tiempo que ha permanecido junto a su tío, sigue residiendo en Luxemburgo, desde donde controla una amplia red societaria. El Gran Ducado fue asimismo una pieza clave en la operación de ocultación del dinero de Roldán y el cuartel general en la estafa que Francisco Paesa perpetró contra el magnate ruso Ledbedev, según diferentes investigaciones de la Policía y de una agencia internacional de detectives.   

Beatriz García oculta sus negocios tras una amplia red de sociedades luxemburguesas, entre ellas Patrimonium Consultants. Esta firma controla parte de sus inversiones en España, como ha podido constatar El Confidencial tras una minuciosa investigación en los registros de España, Luxemburgo, Francia y Reino Unido. Se da la circunstancia de que tanto esa sociedad como otras, que asimismo utilizan el vocablo Patrimonium -como es el caso de United Patrimonium- tiene su domicilio social en la misma dirección del despacho de Beatriz García, en el número 5 de Boulevard Royal, en una zona comercial de Luxemburgo.

La sobrina de Paesa copia una de las costumbres del espía: constituir varias sociedades con un denominador común. Según investigó la agencia de detectives londinense CIS, el aventurero se servía para ocultar sus bienes de una serie de instrumentales con el denominador común de First, tales como First Target, First Doumer, Inmofirst....

CCI España

Beatriz García, es desde mayo de 2011 vicepresidenta y consejera de la sociedad de cartera CCI España 2009, cuyos accionistas iniciales fueron las firmas Acres Financial Sarl y Urban Holding. Su hermana Belén y su madre, María Paesa Sánchez, actuaron antes en la misma sociedad como administradores únicos hasta que Beatriz se hizo con el control. CCI España, que tiene su sede en un piso de la calle Fernando el Santo de Madrid, a escasos metros del Ministerio del Interior y de la Fiscalía General del Estado, se dedica a la compra-venta y contratación de valores mobiliarios.

Imagen de la esquela de Paesa en El País.
Imagen de la esquela de Paesa en El País.
El presidente de CCI España es Gerard García Gassuls, un financiero catalán que figura en el registro como administrador único y presidente de una treintena de sociedades, la mayoría constituida en el extranjero. Sólo una de estas instrumentales, Amicorp de España SL, una consultora de proyectos operativos y financieros internacionales, con sede en Barcelona, participa en 233 sociedades que operan fuera de España. Pero el cien por cien de las acciones de Amicorp está en manos de la holandesa Amicorp Netherlands Holding B.V y, con anterioridad, de la británica Amicorp Europe Holding Ltd. Tiene su sede mundial en Curaçao y posee delegaciones en 28 países de todo el mundo. Por supuesto, una de ellas en Luxemburgo. 

Un domicilio pantalla

En el mismo domicilio madrileño de Fernando el Santo también figura la sociedad Trafalgar Controladora Holding, de la que Beatriz García es vicepresidenta y consejera. Así aparece en el registro, aunque el único accionista, desde diciembre de 2008, es la sociedad Patrimonium Consultants Sarl, con sede en Luxemburgo, donde reside la sobrina del espía.

La secretaria de la sociedad Trafalgar, María Belén García Troconis, ha sido, a su vez, hasta hace unos días administradora de la intermediaria de valores mobiliarios Runway Retail Investments, también controlada por otra sociedad extranjera, Mode Torbogen Investitionen Limited, con sede en otro paraíso fiscal, en Malta.

Pasaporte falso a nombre de Philippe Pascal Perez.
Pasaporte falso a nombre de Philippe Pascal Perez.
La sobrinísima de Paesa fue administradora única de la sociedad Zambeze Enterprises, que repite domicilio social en la calle Fernando el Santo de Madrid, y administrador único en García Gassuls. El catalán sustituyó a García Paesa en abril de 2011. Beatriz también fue consejera de la sociedad madrileña Global Reach, dedicada a los salones recreativos y el juego, de la que el 99,95% pertenece a la luxemburguesa United Patrimonium.

La madre de Beatriz y hermana de Paesa figura como administradora única de la sociedad Moldovan Holding SL, que supuestamente se dedica a la fabricación de pan y pastelería, pero que no tiene ningún empleado, según los datos registrales. La sociedad fue constituida en 2003 para "la gestión y administración de valores representativos de los fondos propios de entidades no residentes en territorio español". Con anterioridad, la administradora única de la sociedad fue la otra hija de la hermana de Paesa, Belén. El domicilio social está registrado en la calle Martínez Corrochano de Madrid, donde tiene sus oficinas la asesoría JB Asociados.

Belén, la hermana pequeña

La hermana pequeña de Beatriz, Belén García Paesa, también fue administradora única de Dew Controladora, antes de pasar su control a Amicorp España, aunque el accionista mayoritario sigue siendo Patrimonium Consultants, la luxemburguesa con sede en la Boulevard Royal, donde tiene sus oficinas Beatriz García. La firma del Gran Ducado también es la matriz de Trafalgar.

Patrimonium Consultants también figura en el registro como la accionista de la sociedad Acres Financiera, que fue administrada por la hermana de Paesa y por su otra sobrina Belén, pero que actualmente ha pasado a formar parte del entramado de Amicorp y García Gassull.

Francisco Paesa, en imágenes tomadas por la agencia de detectives Método 3.
Francisco Paesa, en imágenes tomadas por la agencia de detectives Método 3.
La única sociedad que figura en los registros de empresas, en España y en otros países, a nombre de Francisco Paesa Sánchez es Willside, que fue constituida por el espía en 1993 en el domicilio madrileño de su hermana, unos meses antes de que Roldán se diera a la fuga. En Willside, ya extinguida, también aparece su sobrino Alfonso García Paesa como detentador del 50% de las acciones.

La presunta estafa al magnate ruso Lebedev

Esa circunstancia no produce ninguna sorpresa porque el agente secreto, además de utilizar a sus sobrinos de testaferros, suele utilizar otros nombres falsos para moverse por el mundo. Una de esas identidades es la de Francisco Pando Sánchez, de la que se sirvió para estafar, supuestamente, a un magnate ruso residente en Londres. Paesa y su sobrina fueron investigados en el Reino Unido y Luxemburgo por una supuesta estafa de diez millones de euros al empresario ruso Alexander Lebedev, entre otros muchos negocios propietario de los influyentes diarios británicos The Independent y Evening Standard, con la promesa de fundar un banco en Bahrein. Los fiscales acusaron a la propia Beatriz García de falsificar la documentación. El Confidencial ha intentado conocer la versión personal de la sobrina de Paesa sobre estos hechos pero no ha recibido respuesta.

Según la denuncia del empresario ruso, la estafa había sido realizada a través de las sociedades de Luxemburgo, Ballon Company y First Target, cuya responsable era Beatriz García, a la que también acusaban de disponer de una amplia red de sociedades destinadas a "otros negocios de dudosa legalidad". Los detectives que dirigieron la investigación plasmaron en su informe que Paesa tenía sus bienes a través de sociedades y cuentas bancarias controladas por su sobrina. Algunas de las instrumentales ligadas a la estafa tenían su sede social en París y Londres.

En el informe de los detectives británicos se afirmaba que habían dado con Paesa, que se hacía pasar por Francisco Pando, a través de los movimientos de su sobrina. Esta figuraba en las sociedades investigadas, International Trademark Registrations y Patrimonium Consultants, entonces dirigida por un tal Michael James Reason y con ramificaciones en Nueva Zelanda.

International Trademark Registrations ha tenido como directores a la delegación británica de Amicorp UK hasta octubre de 2010 y a Beatriz Paesa hasta octubre de 2013. Para la supuesta estafa al magnate ruso, la familia Paesa utilizó el banco de Singapur Overseas Union, el mismo que años antes se había servido para hacer desaparecer, en 1994, otros diez millones de euros de Roldán.

Una mujer inteligente

Beatriz, considerada por sus allegados una mujer inteligente y avezada, en medio del escándalo por la estafa al magnate ruso, logró colocarse como consejera de Alcudia Cartera e Inversiones, uno de los negocios de la banca privada de los March, que acababa de constituirse y manejaba 6.000 millones de euros. Su presidente era Hugo Aramburu y su director, Rafael Gascó, un banquero con experiencia en el Deutsche Bank y bien relacionado en Andorra.

La sobrina logró, en parte, zafarse del estruendo mediático aunque siguió usando una de las sociedades del entramado de la supuesta estafa, United Patrimonium, que con un 15,41 de las acciones participaba en Alcudia Cartera e Inversiones. La pregunta que se hacían muchos era cuánto dinero había podido invertir la sobrina para llegar a conseguir ese cargo y de dónde había salido tanto capital. Aunque la clave estaba en saber si parte de la inversión pertenecía a su tío.

Beatriz aseguró que llegó a depositar cerca de una decena de millones y que representaba a un grupo inversor que no podía identificar. Sin embargo, la sobrina no pudo aguantar la presión y dimitió de su cargo en 2011 porque le seguía el fantasma de su tío y el desarrollo de las investigaciones por la estafa al empresario ruso. Hace unas semanas la sociedad Trafalgar también cerró su hoja registral y se dio de baja en el índice de entidades jurídicas, según los datos que figuran en Informa.

Beatriz García Paesa, la sobrinísima del espía, desde su centro de operaciones en Luxemburgo, colaboró con su tío intensamente en la ocultación del dinero de Roldán mientras el exdirector de la Guardia Civil pasaba sus días en la cárcel de Avila. Al igual que su tío y su hermano, fue investigada e imputada por la juez instructora del caso Roldán, pero logró salir indemne de las pesquisas judiciales. La familia Paesa jamás se sentó ante un juez o en el banquillo de los acusados.

La juez Ana Ferrer solicitó la localización de Beatriz y Alfonso García Paesa porque ambos figuraban como titulares de una cuenta del tío en la entidad financiera Banque d'Investissement Privés de Ginebra, a la que se había transferido más de dos millones de euros de las cuentas de Roldán, pero finalmente lograron eludir la acción de la justicia hasta que los delitos prescribieron. Además, Beatriz trabajaba en la oficina del Aresbank de Madrid, la misma delegación bancaria en la que los testaferros de Paesa ocultaron parte del botín del director de la Guardia Civil.

Beatriz García también fue investigada por actuar como testaferro del espía, sobre todo a partir de 1998, año en que Paesa se hizo el muerto en Tailandia tras publicar una esquela mortuoria. Por todo ello, se ha visto obligada a ocultar el apellido del tío. En los buzones de su apartamento de Boulevard de la Petrusse y en sus oficinas de Boulevard Royal solo figura como Beatriz García. Pero, aún así, con apellido o sin apellido, sigue controlando desde Luxemburgo, un importante entramado de sociedades.

Belloch pactó con Paesa el pago con fondos reservados a cambio de la entrega de Roldán.
Belloch pactó con Paesa el pago con fondos reservados a cambio de la entrega de Roldán.
Veinte años después, ni Paesa ni sus sobrinos Beatriz y Alfonso tienen causas pendientes en España porque, con la ayuda de la administración del Gobierno socialista de Felipe González, lograron escapar del cerco judicial. Fue determinante la participación del entonces ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch -actualmente alcalde de Zaragoza- que pactó con el espía su blanqueo judicial y el de sus familiares a cambio de la entrega de Roldán.

La última reaparición de Paesa en el mundo de los vivos fue el 6 de octubre de 2011 tras ser detenido en Sierra Leona, cuando la avioneta en la que viajaba acompañado de su sobrino Alfonso aterrizó en la pista del aeropuerto de Freetown, sin permiso de la torre de control. El agente secreto exhibió un pasaporte español, legal y en regla, con el número XD030882. Su sobrino mostró otro de nacionalidad francesa. 

La figura del sobrino

Alfonso García, a quien su tío siempre utilizó como chico de los recados para todo, nunca demostró capacidad ni desenvoltura para los negocios pero Paesa lo convirtió en su testaferro, algo que nunca le perdonará su hermana. María Paesa siempre le ha recriminado al espía de ser el culpable de introducir a sus hijos en el mundo de las sombras. Paesa pagó a sus sobrinos los estudios y se portó con ellos como un padre, pero a costa de un elevado precio.

El juez suizo Perraudin llegó a calificar a Alfonso García como "testaferro de su tío" pero, ni aún así, jamás se vio obligado a presentarse ante un juez español. Desde que su tío se convirtió en el guardián del dinero y en el muñidor de la fuga de Roldán, el sobrino vive fuera de España entre Francia y Luxemburgo, aunque con frecuencia viaja a Madrid para visitar a su madre.

El varón de los García Paesa también ha sido administrador de Castlemex Holding SA, otra de las sociedades del entramado domiciliada en el despacho luxemburgués de su hermana Beatriz. Desde 2009 está administrada por Patrimonium Consultants con mandato hasta 2016. Otra de las sociedades en las que Alfonso García aparece como liquidador es Rozas Intvestiments 2000. Esta firma, con sede en Menorca, fue utilizada por Paesa para recomprar de manera opaca su chalé en Las Rozas. El espía la constituyó a nombre de una identidad falsa, valiéndose de uno de los pasaportes en blanco que le facilitó el Ministerio del Interior para sus operaciones antiterroristas.

Manuel Cerdán entrevista a Paesa en París en 2005.
Manuel Cerdán entrevista a Paesa en París en 2005.
Antes de su reaparición en Sierra Leona, quien suscribe estas líneas localizó a Paesa en París, el 5 octubre de 2005, y mantuvo con él una larga conversación. Desde que había desparecido en Bangkok en 1998 nunca había hablado sobre el botín de Roldán. En la entrevista celebrada en una cafetería de Montparnasse insistió en que había devuelto a Roldán el dinero en metálico y en maletas y que guardaba los recibos para demostrarlo. Además recriminó a Roldán que le hubiera hecho la vida imposible mientras duró la huida: "Después, durante el juicio, sus abogados me señalaron con el dedo y el tribunal decidió abrir una pieza separada contra mi, que me causó demasiado problemas. Fue una de las causas de mi desaparición en 1998. ¿Crees que puedo tener algún remordimiento de conciencia por mi comportamiento con Roldán?".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

En Primera Plana (Spotlight) Trailer Subtitulado HD
Historia de una pasión - Trailer subtitulado en español (HD)
MUSTANG (Tráiler Oficial España)

ºC

ºC