LA UE FINANCIARÁ EL 40%

Asturias exige al PP acceso al AVE, el último tren que puede garantizar su futuro

La comunidad asturiana se agarra como un clavo ardiendo al acuerdo del Parlamento Europeo de financiar con un 40% el AVE entre León y Gijón

Foto: Asturias exige al PP acceso al AVE, el último tren que puede garantizar su futuro

Asturias se agarra como un clavo ardiendo al acuerdo del Parlamento Europeo de financiar con un 40% una serie de infraestructuras consideradas prioritarias, entre ellas el AVE entre León y Gijón, para reclamar al Ministerio de Fomento que agilice todos los trámites y estudios informativos, hasta ahora paralizados, con el fin de beneficiarse de esta decisión de Estrasburgo y poder acceder al último tren que le lleve al futuro. El presupuesto estimado para el total de la obra se sitúa en torno a los 6.000 millones de euros, de los que más de 3.500 ya están consignados en la casi interminable variante de Pajares.

El conocimiento por la sociedad asturiana de que Estrasburgo había incluido definitivamente la llegada del AVE a Gijón desde Palencia y León en su capítulo de inversiones prioritarias ha hecho saltar como un resorte a partidos e instituciones regionales.

Ven en este acuerdo (después de estar en el alero durante meses) la última oportunidad para echar andar una infraestructura absolutamente necesaria para las comunicaciones y el comercio de la comunidad autónoma y que podría paliar el déficit económico de empleo que viene padeciendo en los últimos años.

PSOE e IU reclaman la inversión

Es igualmente una ocasión única para romper el discurso de la austeridad con el que se ha envuelto el Ministerio de Fomento para justificar que en los últimos tiempos el AVE ha puesto el freno en su llegada a la región. Desde Foro Asturias, su portavoz en Infraestructuras, Pelayo Roces, advierte a Mariano Rajoy de que si mantiene la misma inacción que hasta ahora, la Unión Europea puede dejar sin fondos esta línea con el gravísimo perjuicio que ocasionaría al Principado. Además, compara la exigua reserva presupuestaria para el tren del alta velocidad en Asturias y los más de 1.100 millones de euros que se destinan para Galicia.

Roces abunda en el hecho de que la votación del Parlamento Europeo para estimar su consideración de preferente de esta línea férrea ha sido abultadísima con más de 580 votos a favor y sólo 29 en contra, lo que deja bien a las claras que Europa es sensible al infradesarrollo de Asturias en materia ferroviaria.

También desde las filas socialistas se reclama al Gobierno de la nación que invierta en la alta velocidad en Asturias y deje de discriminar económicamente a la región. El que fuera presiente del Principado y hoy diputado nacional por esta circunscripción, Antonio Trevín, recordó que Fomento solo había ejecutado 67 millones de los más de 180 que el pasado año consignó para la conexión ferroviaria con la Meseta castellana, "el porcentaje más bajo del Noroeste español y uno de los más bajos de España".

Desde Izquierda Unida tanto su diputado por Asturias, Gaspar Llamazares, como su senador, Jesús Iglesias, han reclamado en iniciativas parlamentarias respuestas concretas sobre los compromisos del departamento de Ana Pastor con el AVE en esta comunidad autónoma sin que, según afirman, hayan obtenido respuestas satisfactorias. Es más, el representante de la coalición por Asturias en la Cámara Alta ha declarado en más de una ocasión que a tenor de las contestaciones de Fomento, está convencido de que la opción del Ejecutivo central es dejar a la región sin alta velocidad.

Un coste de 6.000 millones de euros

Esta impresión también parece desprenderse de la negativa de Fomento a comentar el acuerdo del Parlamento Europeo sobre prioridades ferroviarias y a confirmar que los estudios informativos y proyectos sobre el AVE Lena-Gijón están, por el momento, aparcados. Hace algunas semanas, un alto cargo del Ministerio planteó la posibilidad de que el proyecto de la alta velocidad incluyera un ramal hasta Avilés, pero no concretó más y esta bifurcación no está contemplada como prioritaria por el Parlamento Europeo. Tampoco desde el Partido Popular en Asturias se hacen valoraciones de esta nueva situación en el ámbito de las infraestructuras.

La realización del tren de alta velocidad entre León y Gijón tiene un coste estimado de más de 6.000 millones de euros, de los que alrededor de 4.000 solamente se los lleva la variante ferroviaria de Pajares, que tiene ya gastados alrededor de 3.500.

El tramo entre León y La Robla tiene un presupuesto para el estudio de información pública de 190 millones de euros y se calcula que la llegada del AVE a Gijón desde Lena puede rondar los 2.000. De estas cantidades totales, un 40% tiene asegurada financiación comunitaria, salvo que la parálisis que ha introducido el PP a estas obras continúe y los proyectos queden sin dinero de Europa.

Una oportunidad para el desempleo

La llegada del tren de Alta Velocidad a Asturias (hay polémicas locales sobre el lugar exacto de punto final de su trayecto) es una reclamación de prácticamente todas las fuerzas políticas y sindicales, que ven en esta obra una oportunidad sin paliativos para alcanzar el nivel de otras regiones y poder solventar la sangría de desapariciones de empleo, de empresas y de sectores que, inexorablemente, se ciernen sobre la comunidad autónoma en los último tiempos. Las pérdidas en la construcción de barcos, la industria auxiliar, la agricultura, la pesca y, sobre todo, la minería han sido constantes en los últimos tiempos y han convertido Asturias casi en un páramo.

Además del trabajo en la construcción que supondría que la obra entre Lena y Gijón se llevase a efecto, el puerto de El Musel en esta ciudad asturiana sería el gran beneficiario de la infraestructura, porque le permitiría competir con más garantías de éxito con otros puertos del litoral cantábrico a la hora de colocar sus mercancías en cualquier punto de España en un tiempo mucho menor.

También la industria del Principado, especialmente la siderurgia, podría verse favorecida por la posibilidad de que sus productos llegaran antes a su lugar de destino. Pero lo que más interesa en estos momentos es que la comunidad autónoma no siga perdiendo competitividad y pueda realizar relaciones comerciales en pie de igualdad con otras regiones españolas, dado que, de seguir esta sequía inversora, muchas de sus empresas nacionales y transnacionales podrían abandonar este territorio y asentarse en otros lugares mejor comunicados y más accesibles, como ya está empezando a ocurrir.  

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios