concentración inusual de temblores

Las administraciones activan planes de emergencia tras otros 24 terremotos

Las administraciones se están movilizando para tratar de ofrecer un mensaje de tranquilidad ante la oleada de seísmos provocados por Castor

Foto: El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal (3i), durante la reunión con  las delegaciones de Valencia y Cataluña. (EFE)
El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal (3i), durante la reunión con las delegaciones de Valencia y Cataluña. (EFE)

Las administraciones se están movilizando para tratar de ofrecer un mensaje de tranquilidad ante la oleada de seísmos provocados por las inyecciones de gas en la corteza terrestre del proyecto Castor. Desde el pasado 5 de septiembre, las localidades de las provincias de Castellón y Tarragona más cercanas a esta planta situada a 22 kilómetros de la costa han sufrido los efectos de más de 300 seísmos de intensidad considerable, un fenómeno anormal en esta zona de España. Sólo este jueves, el Servicio de Información Sísmica del Instituto Geográfico Nacional ha registrado en las inmediaciones de la planta Castor 24 nuevos terremotos, la mayoría de ellos perceptibles por el cuerpo humano.

El Gobierno y las comunidades autónomas han decidido activar sus respectivos planes de emergencia ante el empeoramiento de la situación, la incapacidad de predecir la virulencia de los próximos seísmos y el pánico que se ha extendido entre la población. Las medidas son por ahora moderadas, pero ha habido reuniones en Madrid, Barcelona y Castellón para preparar una respuesta coordinada de mayor calibre si arrecia la amenaza sísmica. El recuerdo de los dos terremotos que en menos de dos horas destruyeron la ciudad de Lorca en mayo de 2011 es demasiado trágico como para contemplar ahora este nuevo episodio desde la distancia.

En la capital, el Ministerio de Industria ha liderado reuniones a las que han sido convocados los delegados del Gobierno en Cataluña y la Comunidad Valenciana, así como el director general de Protección Civil y Emergencias, Juan Antonio Díaz, entre otros, para analizar la situación. Industria ha decidido paralizar el proyecto hasta que no se aclare el origen de los seísmos, pero el máximo responsable de la cartera, José Manuel Soria, ya ha admitido que hay una relación directa entre Castor y los temblores que sufre la zona.

Coordinación e información

Por su parte, la Generalitat de Cataluña, que ha asegurado que estudia emprender acciones legales contra el proyecto por el perjuicio ocasionado en su territorio, activó este jueves el nivel de alerta de su plan sísmico de emergencias (Sismicat), el más bajo de todos. Según el plan autonómico, “implica el aviso a los grupos de actuación, la información a los organismos y servicios involucrados, informar a la población bajo demanda y el seguimiento de las tareas a realizar. Sólo se contempla la actuación de los fuerzas del orden y de los grupos de intervención, de forma preventiva”. Tras la reunión, el consejero de Interior catalán, Ramón Espadaler, pidió a la población que mantenga la "tranquilidad y la serenidad". Curiosamente, el plan de emergencias de la Generalitat clasifica la zona afectada por el proyecto Castor como área de riesgo bajo o inexistente por la ausencia de antecedentes sismológicos.

Pinche en el gráfico para conocer los detalles de cada seísmo.

La Generalitat Valenciana también mantiene activado su plan de riesgo sísmico, al igual que Cataluña, en su nivel más bajo, el cero. Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Castellón, por ahora sólo está haciendo un seguimiento más estrecho de los acontecimientos y se han habilitado canales de comunicación con los municipios más afectados para agilizar la respuesta en caso de que se agrave el fenómeno. El mismo jueves por la mañana, el subdelegado del Gobierno en Castellón, David Barelles, se reunió con los alcaldes de Benicarló, Peñíscola y Vinaroz y con un representante de Escal UGS, la empresa responsable de la explotación, para evaluar también el alcance de la amenaza y acordar pautas de actuación ante un agravamiento de los temblores.

Los primeros terremotos en la zona relacionados con el proyecto Castor comenzaron a registrarse el pasado 5 de septiembre, con un seísmo de intensidad 2,1 en la escala de Richter que pronto fue seguido por otros de similar magnitud. Sin embargo, en los últimos días ha crecido la virulencia de los temblores. Además, están teniendo lugar a escasos metros de la superficie terrestre, un factor que potencia sus efectos. De hecho, los últimos cinco terremotos más importantes registrados por el Instituto Geográfico Nacional en todo el territorio español se han producido en el Golfo de Valencia, a sólo unos kilómetros de la plataforma Castor. Y ni las autoridades ni los expertos están en condiciones de garantizar que el suelo no volverá a moverse.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios