Seis meses después de que lo hiciera Mariano Rajoy, Alfredo Pérez Rubalcaba ha hecho, por fin, su propio 'striptease fiscal' al completo. El secretario general del PSOE ha publicado este jueves en la web de su partido sus declaraciones de la renta de los últimos 10 años, tal y como ha informado él mismo en su cuenta de Twitter. 

Rubalcaba ha dado el paso de desnudar sus cuentas para evitar que el PP siga desviando la atención del 'Caso Bárcenas' en este sentido. El líder socialista asegura que ha decidido hacerlo para evitar que el propio Rajoy y otros dirigentes del PP le acusen de no querer ser transparente y, sobre todo, después de haber constatado que no hay voluntad, por parte del PP, de alcanzar un acuerdo para que ambas formaciones difundan, de forma homogenea, las declaraciones de sus principales dirigentes. "Mostré mi disposición a hacer públicas mis declaraciones, convencido de que el acuerdo sería fácil", se lamenta Rubalcaba, que ya en febrero explicó sus ingresos correspondientes a 2012. 

"No parece que este acuerdo, que ha reclamado el Grupo Socialista, esté próximo", conluye. "Y no quiero que los dirigentes populares puedan seguir utilizando mis declaraciones de renta para desviar la atención sobre los graves sucesos que venimos conociendo en los últimos meses. 

Con esos datos, en 2012 sus ingresos netos anuales fueron de 55.849 euros, tal y como ya avanzó el 14 de febrero. En el escrito en el que explica los principales datos de sus declaraciones, Rubalcaba señala también que entonces ya explicó que sus retribuciones como líder del PSOE suponen la mitad de lo que cobró Rajoy en 2010 cuando ocupaba el mismo cargo. "Además, en ambos casos -añade-, percibíamos las dietas correspondientes a nuestro escaño de diputado por Madrid, algo más de 11.000 euros adicionales al año",explica.

Los ingresos de Rubalcaba en la última década han ascendido a 823.026,46 euros frente a los casi dos millones de Rajoy (1.982.210,79 euros), lo que arroja una diferencia en los ingresos brutos de 1.159.184,33 euros. Sus declaraciones durante todo ese tiempo se desglosan de la siguiente manera:

Año 2003: 44.661 euros netos

Sus retribuciones totales en este año, en el que figuraba como diputado de la oposición y portavoz de la comisión de Ciencia y Tecnología, suman, en total, 59.576 euros de los que Hacienda le retuvo  14.915,79 euros. La declaración correspondiente a este año incluye ingresos tanto del Congreso como del Partido Socialista y otras retribuciones de varios campus universitarios, en concreto de la Universidad Complutense de Madrid (4.977 euros en concepto de trienios como profesor y funcionario en situación de servicios especiales y otros 77,44 euros por un curso) y de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (555 euros).

El PSOE le abonó también otros 2.663,50 euros que, según explica el propio Rubalcaba, son un complemento por pertenecer a la Comisión Permanente del Grupo Parlamentario Socialista y que abonó el citado grupo.  Por otro lado, en el impuesto sobre el patrimonio sobre el que tributaba figura una base imponible de 178.585 euros. La declaración permite saber también que Rubalcaba se dedujo 90 euros de cuota que pagó al sindicato UGT.

Año 2004: 58.379 euros netos

Con la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero al poder en 2004, Rubalcaba se convierte en portavoz parlamentario y en presidente de su grupo en el Congreso. Con el cambio, sus retribuciones totales en ese ejercicio ascienden hasta los 82.763 euros, de los que  Hacienda le retuvo 24.384 euros. Sus ingresos netos fueron, por tanto, de 58.379 euros.

Sus ingresos se desglosan de la siguiente manera: 69.092 euros del Congreso, otros 8.594,98 del grupo parlamentario socialista y 5.076 euros por los trienios acumulados en la Complutense.  La base imponible de su patrimonio, ese año, es de 194.422, 16 euros.

Año 2005: 65.292 euros

En su segundo año de la legislatura, sus ingresos totales sumaron 94.842 euros de los que Hacienda retuvo 29.550 euros. Sus ingresos netos fueron, por tanto, de 65.291 euros. Una cifra en la que se incluyen, a parte de las retribuciones del partido y del Congreso, un total de 1.000 euros recibidos por parte de la Asociación Nacional de Editores de Libros y otros 240 euros de la Universidad de Cantabria.

Los trienios acumulados en la Universidad Complutense sumaron entonces 5.260 euros. El grupo socialista, además, le compensó con otros 10.586 euros los 77.755 euros que Rubalcaba recibió del Congreso de los Diputados. La base de su patrimonio imponible aumenta también en este ejercicio hasta los 252.686 euros. 

Año 2006: herencia de su padre y ministro

En marzo de ese año, Rubalcaba se convierte en ministro del Interior. Este ejercicio está marcado también por un incremento patrimonial que se corresponde, como el propio líder del PSOE explica, con la herencia de su padre, fallecido en el año 2005. La base patrimonial imponible por la que tributa asciende de forma considerable hasta los 500.421 euros.

Sus datos fiscales revelan también que ese año tuvo unas retribuciones totales de 87.940  euros de los que se le retienen los 26.129. En este año desaparecen las cifras por encima de los 5.000 euros en concepto de trienios y de la Universidad Complutense solo recibe 1.699 euros. El desglose del resto de sus ingresos es el siguiente: 59.958 como “habilitación de gestión económica del Ministerio del Interior”; 23.312 euros del Congreso de los Diputados y otros 2.969 de parte del grupo parlamentario socialista.  

Año 2007: 57.649 euros netos

Como ministro del Interior, en el 2007 solo declara un único ingreso en todo el año, los 84.779 euros de sueldo que percibe como miembro del Gobierno. La retención que se le aplica es de 27.179 euros, lo que deja sus ingresos netos en 57.649 euros, cifra muy cercana a lo que percibe actualmente como líder de la oposición. La base imponible de su patrimonio es, en este año, de 484.150 euros.

Año 2008: 62.961 euros netos

En el año de la segunda victoria electoral de José Luis Rodríguez Zapatero, Rubalcaba declara dos ingresos. Uno, su sueldo como ministro del Interior (87.263 euros) y otro, una indemnización “por Transición de legislatura” de 3.222 euros, abonada por el Congreso en febrero del 2008 a todos los Diputados que eran miembros de la Diputación Permanente por Acuerdo de la Mesa. Sus ingresos brutos fueron 90.485 euros que se quedaron en 62.961 después de las retenciones. 

Año 2009: 60.326 euros

Sus retribuciones como ministro ascendieron a los 88.096 euros, de los que se le retuvieron 27.771 euros. Sus contribuciones a un plan de pensiones fueron, en este año, de 4.585 euros, mientras que la cuota abonada al sindicato UGT se sitúa entonces en 120 euros al año. 

Año 2010: 60.785 euros netos

En octubre de 2010, Rubalcaba se convierte en vicepresidente del Gobierno tras la marcha de María Teresa Fernández de la Vega. Ese año, recibe también un ingreso del Banco de Santander de 5.410 euros correspondiente a una parte de la herencia de su madre. Sus retribuciones totales en ese año sumaron 86.843 euros, de los que Hacienda le retuvo 26.058 euros.

Año 2011: 47.098 euros netos

En el último año del Gobierno socialista, en el que Zapatero convocó elecciones anticipadas en noviembre, Rubalcaba ganó 64.023 euros brutos que se quedaron en 47.098 euros netos. Estas cifras incluyen los  42.466 euros que percibió como vicepresidente y ministro del Interior, los 18.024 que percibió del Congreso y otros 3.532 euros que percibió de su propio grupo parlamentario como complemento como Portavoz durante el mes de diciembre. No figura la indemnización como ex ministro por haber renunciado a ella.

La declaración patrimonial del año 2011, “que no era obligatoria al estar suprimido dicho impuesto en la Comunidad de Madrid”, explica Rubalcaba, “se presentó para dar cuenta a Hacienda del incremento patrimonial que se había hecho constar en el Registro de Intereses de Altos Cargos, correspondiente a la herencia de mi madre fallecida en el año 2009”. La base patrimonial imponible aumenta, ese año, hasta 1.048.428 euros. Al respecto, Rubalcaba concluye que “aproximadamente un 70% de mi patrimonio, que consta en la Declaración de Bienes del Congreso, tiene su origen en la herencia de mis padres”.