La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

DESDE 2011 MÁS CHINOS DEJAN EL PAÍS DE LOS QUE ENTRAN

Crisis e inseguridad: los chinos se van de España

En silencio llegaron, y en silencio se están yendo. Parecían inmunes a la coyuntura económica, escondidos detrás de los escaparates de los bazares, pero los datos
Foto: Crisis e inseguridad: los chinos se van de España
Crisis e inseguridad: los chinos se van de España
Autor
Tags
    Tiempo de lectura8 min

    En silencio llegaron, y en silencio se están yendo. Parecían inmunes a la coyuntura económica, escondidos detrás de los escaparates de los bazares, pero los datos indican que la situación preocupa también a los chinos en España. Cada vez más, prefieren ir a buscar suerte a otro país. O volver a casa.

    Desde el año 2011, el saldo migratorio de los ciudadanos chinos en España es negativo. Por primera vez desde que se recoge este dato, son más los que se van de España que los que vienen. La crisis económica y los efectos de la Operación Emperador han dejado su rastro. Y la imagen  de España  en los confines de la economía más importante del mundo sufre las consecuencias de ello.


    El barrio madrileño de Usera sigue siendo uno de los más habitados por la población china en la capital, según los datos del padrón municipal. Justo al lado de la salida del Metro, Lis abrió su tienda de fotografía en 2007. Sentado al mostrador, lee el China Times, que lleva en portada una foto de un Mariano Rajoy cabizbajo y con aire preocupado. Casi no habla español, y Lim, que a cambio lleva en España 28 años y exhibe un fluído castellano, hace de intérprete: “tenemos muchos amigos que han vuelto a China: allí sí hay trabajo.”, admite. Su tienda era una referencia en el barrio: “trabajábamos mucho para bolivianos, ecuatorianos…pero casi todos ellos se han ido también”. La crisis no es su única queja: “Aquí es inseguro: la prensa habla mal de nosotros y todo el mundo cree que somos unos ladrones”, afirma con cara nerviosa. “Sabes, desde la operación Emperador…”

    Como la gran mayoría de comercios chinos, su negocio abre prácticamente todo el día. Sin descanso, atienden a cualquier hora. Igual que el pequeño todo a cien, un par de calles más al norte. Lo regenta Elena, casada y con un hijo que estudia en un colegio español: su facturación es, hoy, un 50% de lo que fue en 2008

    Ese año, la población china parecía aguantar bien los efectos de la crisis. Tanto que se ganó más de un enemigo entre quienes veían tiendas autóctonas cerrar y ser suplantadas por bazares y fruterías. Otros quebraban, el paro nacional se encaminaba hacia el 20%, y los chinos hacían negocios. Aprovechar cada oportunidad está en su ADN: “La palabra crisis, en chino, se escribe con dos signos: uno que significa peligro y el otro que significa oportunidad”, explica Julia Zheng, asesora de la consultora Orient Consulting que se prestó en más de una ocasión a ser portavoz de los comerciantes de su nacionalidad. “En vez de estar esperando pasivamente, los chinos buscaron una oportunidad: y alquilar por precios rebajados por la crisis locales de valor más alto, lo era”, añade.

    La emigración china, destacan los expertos consultados, cumplía así con su objetivo: contribuir a la expansión del comercio, presencia e influencia de la madre patria

    La red de solidaridad que caracteriza la sociedad china hacía el resto. Mientras los bancos dejaban de prestar crédito, la población china contaba con la ayuda de familiares y amigos: un apoyo fundamental para arrancar y mantener sus proyectos. Además, dice el proverbio chino, “mejor ser la cabeza de una gallo que la cola de un fénix”, por lo que la tasa de trabajo autónomo se disparó entre los inmigrantes del país oriental. En 2013, la Asociación de Trabajadores Autónomos señalaba que el número de ciudadanos chinos dados de alta como autónomos en España había crecido el 83% entre 2008 y 2012.

    El hueco que se abrieron en la economía nacional fue un verdadero “nicho económico étnico” que les permitió evitar la competencia directa del mercado local, apunta Amalia Sáiz López, profesora del área de Estudios de Asia Oriental de la Universidad Autónoma de Barcelona. Aunque esto se interprete a menudo como un “encerrarse” de la sociedad china allá donde vaya, se trata de una forma de proporcionar puestos de trabajo, empleo, y capital. “El nicho étnico ha mostrado el camino a seguir para la movilidad social ascendente, motivo básico del proyecto familiar chino”, añade Sáiz.

    Más peligro, menos oportunidad

    Pero la crisis golpeó duro, resquebrajando la estructura comercial china justamente cuando parecía haberse ganado su esquina en cualquier ciudad española. Como explican fuentes de la comunidad china en Madrid, no es fácil cuantificar cuántos comercios cerraron, porque a menudo simplemente se pasaba de un dueño a otro, ambos de la misma familia. Al no cambiar el aspecto estético de la tienda (¿hay algún bazar diferente de otro?), el público rara vez se percataba del cambio. Zhang, por su parte, aporta que mientras Orient Consulting asesoraba a más de 500 pequeños empresarios chinos hace un año, hoy no llega a 400: “En 2013, están cerrando entre 5 o 6 comercios por mes”, explica basándose en los datos que maneja su empresa de consultoría. El “peligro” empieza a ganar sobre la “oportunidad”.

    “Desde China esto se ve con preocupación, naturalmente”, cuenta Xulio Ríos, director del Observatorio de Política China y residente en Pekín. “A lo largo de estos años hemos constatado la multiplicación de las misiones de todo tipo de China a Europa. En cuanto a España, China ha reiterado su simpatía, pero no acaban de identificarse vías sólidas de cooperación, más allá de la compra de deuda y algunas operaciones. El déficit sigue siendo muy abultado”, detalla Ríos. 

    Simón, que hizo suyo este nombre hace ya una década, fue uno de los que quiso intentarlo. Después de trabajar como ayudante de cocina y estudiar el idioma en la Universidad de Alcalá de Henares, abrió su Wok Shangai en 2008, “cuando Zapatero decía que esto no era crisis”, dice riéndose. Hoy es un restaurante amplio, moderno y limpio. Y vacío: “hacíamos casi de comedor para las empresas de alrededor. Pero un día viene uno y te cuenta que han despedido a 50, el día después echan a otros 40 de la oficina de enfrente…y nos hemos quedado sin clientes”, dice con una sonrisa amarga. “Duele más cuando piensas que vinimos a un país totalmente diferente, con un idioma, una cultura y un estilo de vida que no tienen nada que ver con nuestro país”, añade.

    Mala Imagen

    “Sabes, la Operación Emperador…”. No hay conversación con miembros de la comunidad china o de su entorno que no entre en la cuestión. En octubre de 2012, la Policía Nacional desarticuló una red de evasión fiscal que encabezaba Gao Ping, una de los mayores empresarios chinos en España. El Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguró que se trataba de la “máyor operación policial de la historia de España”. La ola mediática que siguió la operación golpeó con fuerza a la totalidad de los chinos en España. “La publicidad que dieron los medios causó pésimas consecuencias para la comunidad: se dio una difusión exagerada y todo el mundo empezó a pensar que los chinos eran mafiosos y que no pagan impuestos”, explica un profesional de un diario chino que se imprime en España y que prefiere permanecer anónimo al “no tener el permiso” de la Embajada por hacer declaraciones.

    En la comunidad china se calcula que tras la operación bajó del 60% la actividad económica de los comerciantes de Cobo Calleja. Este polígono industrial de Fuenlabrada, a las afuera de Madrid, provee  mercancía a la gran mayoría de tiendas chinas de la capital: fue el corazón del operativo policial y donde se llevaron a cabo las detenciones ante amplia presencia mediática. Entre las naves industriales, la policías nacional intervino seis millones de euros en efectivo.

    “Se habló mucho de la operación Emperador en China”, remarcan todas las fuentes consultadas. “La gente empezó a desconfiar en España, viendo que quizás no se quería a los chinos", apuntan a la hora de comentar el cambio del flujo migratorio. "Este año, para la celebración del 40º aniversario del establecimiento de las relaciones entre España y China, se esperaba un aumento de llegada de turistas e inversores chinos: pero no está ocurriendo”, comenta Zhang, de Orient Consulting. Y para este 2013 la Comunidad prefirió no celebrar el año nuevo chino, afectada “por la crisis y por la tristeza” de la situación actual. Mientras, los rumores recorren la China Town madrileña. Historias no documentadas sobre policías que apalean a inmigrantes chinos o falsos agentes que exigen dinero con la excusa de nuevas operaciones antievasión, también llegan a las orejas de Pekín. Las llevan quienes, entre inseguridad y paro, prefieren volver a casa. 

    #28
    En La comunidad china Habra caraduras y delincuentes como en todo el mundo...pero acusar a todo el colectivo chino de practicas delictivas es una estupidez, sobre todo cuando en este pais no estamos precisamente para dar lecciones de honestidad.
    No se engañen, el secreto de su éxito esta en su trabajo duro, capacidad de ahorro y sacrificio....y si a lo anterior le sumas una tradición milenaria de comercio y sus ambiciones de subir en la escala social / material, tienes un formula ganadora.
    Ampliar comentario
    #27
    La verdad me he quedado pasmado con el articulo y algunos comentarios. Los chinos se van porque se les ha acabado el chollo. No podía ser que con la economía en caída libre cada vez abriesen mas locales... hasta que llego la operación Emperador.

    De repente todo lo que era voxpopuli para los comerciantes españoles y consumidores se convirtió en realidad para la &034;administración&034;. Desde entonces mas inspecciones y presión y de eso se quejan en el articulo. No de que la economía vaya mal, sino de que como ya no les dejan hacer lo que les da la gana... pues no es rentable.

    Y ojo, si hay comerciantes honrados Chinos que tienen buenas tiendas, yo los he visto, pero también los hay que no pagan todos los impuestos [cuantos han ido a un bazar y les han dado ticket de compra] e incluso que utilizaban espacios de almacén como vivienda [he aquí el truco de alquilar locales grandes... si yo me ahorro mi casa también puedo bajar un montón los precios].

    Al final estos señores se han cargado el pequeño comercio del resto de ciudadanos, con el permiso de los dueños de los locales a los que les ha podido la avaricia]. Y ahora nos vamos porque no nos dejan seguir chanchuyear... Pues adiós.
    Ampliar comentario
    #26
    Artículo largo y tedioso y que te quedas sin saber como ha sido el Truco de los Chinos, ese que decíamos que tiene mas truco que una peli de chinos.



    Ampliar comentario
    #25
    Se debería haber apostado por una comunidad china menos numerosa pero que aportara mas valor añadido, para tener una balanza equilibrada.
    Aquí en España se han hecho mal las cosas, empezando por el Acuerdo Comercial que firmó Aznar hace unos años.
    He visitado Edimburgo, y Bruselas en 2010 y 2011 donde primero no existían esos bazares regentados por chinos, los pocos restaurantes chinos eran de 25¬ el tenedor.
    Se ha creado una burbuja del bazar, que al igual que la del ladrillo, antes o después tenía que estallar. No era normal que abrieran comercios nuevos un día si y otro también.
    Cuando han visto que ha bajado el consumo en España drásticamente, y que la deuda soberana no está claro que sea solvente, los chinos se han replegado.
    Nadie de fuera quiere hacer ya negocios en España, por muchas ventajas fiscales que haya, porque no salen las cuentas.
    Ampliar comentario
    #24
    Veo muchos comentario antichino.

    Francamente, reconozco que no me apasionan, pero no se les puede echar la culpa de nuestros propios errores.

    En el mal hacer de los extranjeros se reconoce nuestra basura de cultura imperante.

    Si se valorara el trabajo y no el chanchuyo o el compadreo los extranjeros que vienieran sabrían a lo que venían.

    Pero en el país de cobardes que votó dos veces a Zapatero, o que vota a los nacionalistas antiespañoles.. que pueden esperar de un extranjero que ve todos los días como los patrios roban, se ciscan en su país... pues imitarnos.

    Los chinos se integran poco. Pues claro. Pero vaya usted a china e integrese, si puede.

    Si por cada moro que hay en españa tuvieramos un chino mucho mejor nos iría.

    Y eso, repito, que no me apasionan.

    Pero que los árboles no nos impidan ver el bosque.

    Ampliar comentario
    #23
    O sea, que se vayan de España es por nuestra culpa. !!Vaya por Dios!!! ¿No tendra algo que ver que lo que venden es mierda que no vale para nada? Cuando en España se ganaba dinero a espuertas la gente compraba de todo y lo de los chinos hacia gracia a un sector que nunca tuvo para comprar tanto. Hoy tienes que mirar donde pones tu dinero y es cabreante que unos simples alfileres chinos, no sean capaces de sujetar dos telas [los ultimos que compre]. Asi que he tirado 1,50 eu. a la basura pues no puedo coser con ellos. En mi descarga dire que no sabia que eran chinos. Antes la gente los tiraba o arrimaba y no decia nada. Ahora van y los devuelven. Y cada dia se oye mas &034;que no sea chino&034;, cuando alguien compra algo. Creo que nos engañaron lo suficiente.
    Ampliar comentario
    #22
    Aqui solo va a quedar el Gobierno central, las CCAA y sus organismos, las empresas publicas deficitarias todas, las TVs estatales, las subvenciones, las diputaciones y todos sus inutiles y costosos ministerios mas los afandores del pillaje y el espolio.Cien mil millones de euros al año que la casta y cia van a producir con su intenso trabajo y altruismo a la nacion.Los demas nos deberíamos marchar todos.
    Ampliar comentario
    #21
    Como la mayoría de comentarios denotan odio a los extranjeros, como extranjero pagador de impuestos en España me veo obligado a replicar, contándoles una anécdota. Resulta que vivo cerca de dos supermercados de la misma cadena, uno regentado por una familia española, otro propiedad de una familia china. El español me queda veinte metros más cerca, por lo que empecé comprando allí. Pero me di cuenta de que los tenderos, granainos &034;mala follá&034; para más señas, permiten a sus vecinos nacionales que se cuelen en la caja, sus precios son ligeramente más altos que la tienda de los chinos, de la misma cadena, repito, además de que trabajan menos horas y no usan palabras tan simples del castellano como buenos días, adios o gracias. Por estos motivos decidí probar con la tienda china, donde todo funciona con absoluta normalidad. Todos los extranjeros del barrio, que somos bastantes, compramos en el chino, que es más amable y más barato. Los padres hablan poco español, aunque aun así saludan, mientras los hijos dominan el castellano, la hija incluso está estudiando derecho. Y sorpresa, les pides 100 gramos de algo y nunca te despachan demás, ni se equivocan con la cuenta a su favor.
    Ampliar comentario
    #20
    Si gente perseverante y trabajadora casi esclava como los chinos,se va,esto quiere decir que la situación real del pais, no se parece en nada a lo que nos quiere hacer creer el gobierno
    Ampliar comentario
    #19

    Es cierto, se estan yendo los chinos. Pero también se van los jóvenes, los autónomos y toda aquella persona que quiera trabajar y producir.-
    En España es casi imposible producir, los costes de electricidad, son abrumadores y la política fiscal es confiscatoria.-
    Quedan los políticos, los bárcenas, los niños, los funcionarios, y los viejos, que por edad no pueden marchar.-
    Esta es la España del futuro, ya me dirán ustedes como progresará esta España y como pagará la deuda descomunal que tiene.-
    Ampliar comentario
    #18
    Leo varios comentarios que por toda argumentación hablan de otros como &034;comentarios estúpidos&034;. Coincido con el 5 y 7 en que los chinos en nuestro país han venido a aprovechar las muchas carencias de nuestro sistema: dinero negro, falta de inspecciones tributarias y de sanidad, entre otras...
    Conozco a una inspectora municipal de sanidad de Barcelona que cuando hubo de ir a la cocina de un restaurante chino vio de todo: cucarachas , mierda del año que le pidieras, alimentos caducados... Pero la pusieron entre varios chinos que apenas hablaban castellano y menos catalán, intencionado, no había manera de comunicarse. Dejó de hacer el informe pues no quería haber de enfrentarse al miedo que entonces pasó.
    Han arruinado el comercio de barrio de toda la vida y eso al final lo estamos pagando ahora: pensionistas prematuros, falta de oportunidades para jóvenes sin estudios...
    Un goteo de divisas hacia China, que ha hecho que el acreedor máximo en todo el mundo sea el banco de la China, que dominará el planeta sin disparar ni un proyectil. Si Mao levantara la cabeza. China siempre fue imperialista y hoy más que nunca en sus 7 milenios de historia está a punto de ser el gran imperio.
    Ampliar comentario
    #17
    Pero algo bueno tiene esto, nuestro Pisitofilo podra comprar un bazar chino de 3000m2 totalmente equipado con articulos tencologicos chinos como las imitaciones de Iphone, Sony... a un precio par ael justo de 26,34¬ y desde luego no va a consentor que no sea en otra zona que en el numero 6 del Paseo de la Castellana o el numero 8.

    Ya que el es muy listo y alquiló el Hotel Miguel Angel en la Castellana por 18 euros en lugar de comprarlo por 300.000 euros
    Menos masl que Pisitofilo no se marcha con los chinos ... con el y con Rappel podremos adivinar el futuro y levantar este pais
    Ampliar comentario
    #16
    14 ¿Quien crees que hizo tu casa?
    Un chino? Los moros, rumanos, peruanos y demas, trabajaron en la construccion y sustentaron los pelotazos de los sinverguenzas tipo Barcenas y demas, pues los españoles curritos como yo y muchos del foro, eramos pocos y conociamos a estos sinverguenzas de constructores y pedimos un salario digno [algunos paletas se pasaron pidiendo y asi el va] y estos pobres tragaron.
    Ahora los chinos que tambien queian dar su pelotazo se van, Barcenas y demas se fugaran a Suiza con su dinero, los rumanos y moros seguiran currando por 4 perras y cuando puedan se iran a sus paises.
    Los españoles cientificos, cuando vayan a Hamburgo a &034;diseñar BMWs&034; con sueldo de limpiadora polaca, querran volver a España cuando se harten de que les tomen el pelo
    Y el resto heredaran este solar y nos tocara barrer el limpiar el solar para que denro de x años vuelvan los Barcenas, chinos y demas fauna que han dejado este pais como esta...
    Ampliar comentario
    #15
    3
    muy buena la observación. Se van las hormigas y se quedan las cigarras.
    Siempre que viene un foraneo a trabajar aporta algo. Más los chinos, que son trabajadores, inteligentes y que si acaban quedanadose consumen articulos españoles, no chinos. Prefieren un buen bolso de Loewe que una baratija de su país.
    Yo preferiría que se fuesen sobre todo los moros, pues en su mayoría son conflictivos, son poco trabajadores y esos si que no se gastan aquí ni un duro, a no ser que sea para comer. Si pueden vivirán de subvenciones del estado, cosa que no he visto hacer todavía a ningún chino. Habeis visto algún chino que no trabaje?
    Y moros, cuantos?
    Y españoles que pudinedo trabajar [ recuerdo que para las recolecciones de frutas y legumbres vienen trabajadores de fuera] prefieren tirarse 2 años en el paro y luego ya buscarán un trabajo.
    Ampliar comentario
    #14
    Malo, muy malo.

    Malo lo que se hizo cuando vinieron, darles carta blanca y mirar hacia otro lado para &039;dejar hacer&039; sin imponer unas normas mínimas y las mismas exigencias que al resto de pequeños empresarios.
    Eso propició que los más avispados y sinvergüenzas montasen sus negocios con dinero negro, con la complicidad pasiva de las autoridades que no hicieron nada para evitarlo.

    Ahora, se les mira mal y se les ve como causa de la desaparición de muchos pequeños comercios, cuando la realidad es que no fueron ellos quienes subieron los precios de los alquileres de los locales ni quienes subieron los impuestos municipales.
    Vivo en el sur de Madrid, donde los propietarios de locales comerciales, comprados en los 70 a precios de risa, hicieron su agosto al jubilarse exigiendo alquileres prohibitivos a quien quería montar su negocio.
    ¿También va a ser eso culpa de los chinos?

    Seamos serios, estos señores son una dura competencia, pero no los responsables de que el pequeño comercio cierre.
    La crisis nos la hemos montado nosotros solos.
    Ampliar comentario