La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

LOS EXPERTOS ADVIERTEN DE LAS DIFICULTADES JURÍDICAS DE LA NORMA

La inclusión de Corona, Iglesia y sindicatos amenaza con desinflar la Ley de Transparencia

La inclusión de la Iglesia, la Corona, los partidos y los sindicatos, amén de las organizaciones empresariales, dentro de la Ley de Transparencia que estudia el
Foto: La inclusión de Corona, Iglesia y sindicatos amenaza con desinflar la Ley de Transparencia
La inclusión de Corona, Iglesia y sindicatos amenaza con desinflar la Ley de Transparencia

La inclusión de la Iglesia, la Corona, los partidos y los sindicatos, amén de las organizaciones empresariales, dentro de la Ley de Transparencia que estudia el Congreso, amenaza con generar expectativas mucho más grandes de las que la propia norma pueda ser capaz de satisfacer en un futuro. No en vano, voces relevantes como la de Benigno Pendás, que preside el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, órgano asesor del Gobierno, ya han advertido esta misma semana sobre las dudas jurídicas y técnicas que un paso tan grande como el que se pretende dar a acarrear respecto a la futura ley.

Pendás, que ha recibido también del Gobierno el encargo de elaborar, junto a un grupo de expertos, un plan de “regeneración democrática” que va a ser presentado en los próximos días, ironizaba esta misma semana en la Comisión Constitucional del Congreso: de seguir por esta vía, dijo, será más fácil a corto plazo citar qué organismos no entran en esta ley. El jurista lanzó, además, una clara advertencia a los diputados que tienen el deber de terminar de articular los pormenores de la norma. “No es fácil concretar lo que ustedes mismos aprobaron sin votos en contra, sobre las entidades que se financian esencialmente a través de dinero público. Esencialmente es un concepto jurídico indeterminado y difícil. Porcentajes y naturaleza de la función bien combinados sí que nos pueden ayudar. Ahora, en estos casos es más fácil la teoría que la práctica”.

En busca de "la mejor fórmula"

Se refería así a lo que el Congreso aprobó por unanimidad el pasado 26 de febrero, en las resoluciones del Debate sobre el Estado de la Nación, donde los legisladores se comprometieron a buscar la “mejor fórmula para incorporar a la ley de Transparencia” a todas esas organizaciones y asociaciones privadas, como los partidos y los sindicatos que se nutren, principalmente, de fondos públicos. Organizaciones que, en todo caso, no son equiparables, por ejemplo, a las administraciones públicas o al Congreso y cuyo encaje requiere de fórmulas jurídicas adecuadas. El caso de la Iglesia es todavía más complejo, por su naturaleza y su función.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría explicó este viernes que el Gobierno no ha hablado de momento con representantes de la Conferencia Episcopal, como sí lo ha hecho con la Casa del Rey,  pero que al ser una institución que recibe fondos públicos estará sujeta a los criterios de transparencia. No obstante, recordó, en la misma línea que Pendás, que habrá que estudiar la fórmula por la que se hará, pues al no ser administraciones públicas tienen estructuras y composición diferentes y no están sometidas al derecho administrativo. Este mismo miércoles y preguntado sobre la conveniencia de incluir a la Iglesia, Pendás había contestado, sin rodeos, que eso estaba “más allá de lo razonable en el espíritu de la norma y de lo que el legislador pretende”.  

La sensación durante las últimas semanas es que el Gobierno ha ido avanzando en el ámbito subjetivo de aplicación de esta ley a trompicones y al albur de los acontecimientos, como en el caso de la Corona, cuya incorporación a ella se ha negado hasta la saciedad hasta que la imputación de la infanta Cristina y otros escándalos en torno a la primera familia han obligado a ello.

La vicepresidenta explicó el pasado miércoles en el Congreso que las conversaciones con la Casa Real están prácticamente terminadas y, a falta de mayor información al respecto, todo hace pensar que la Ley de Transparencia permitirá conocer el desglose de todas aquellas partidas de la Jefatura del Estado que sufragan diferentes ministerios como son los viajes (Exteriores), los coches oficiales (Hacienda), la seguridad (Interior) o los gastos de personal.

Una vez que esté acabada totalmente la fórmula, el Gobierno trasladará a los grupos parlamentarios las conclusiones para fijar de forma definitiva el texto de la Ley a través de una enmienda.

En diferentes leyes orgánicas

Si la ley se desinfla o no en su recta definitiva dependerá, en buena medida, de cómo recaiga su peso sobre partidos, sindicatos y CEOE. La propuesta de Pendás, que rechazaron los diputados en la Comisión Constitucional, es que lo que ataña a las formaciones políticas se resuelva en la Ley Orgánica de los Partidos Políticos o en la que regula su financiación mientras que la afecta a los sindicatos se lleve en la Ley de Libertad Sindical, incluyendo, eso sí, una disposición adicional en la Ley de Transparencia en la que se diga que se procederá, en el menor tiempo posible, a la reforma de estas normas. De seguir esta fórmula, lo relativo a los fondos públicos que recibe la Iglesia se podría llevar a la Ley de Libertad Religiosa.

Argumenta también Pendás que una ley ordinaria como la de Transparencia no debe entrar a regular aspectos que, al incumbir derechos fundamentales como el de participación política o libertad sindical, están regulados en otras leyes orgánicas. Sus ideas, sin embargo, fueron rechazadas por la mayor parte de los grupos que consideran que este camino llevaría a una fórmula descafeinada de la ley. 

Saénz de Santamaria explicó también que hace pocas semanas se constituyó un grupo de trabajo en el que participan los ministerios de Hacienda, Justicia, Presidencia, Economía y el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, que estudia las medidas necesarias para reforzar la transparencia y los controles actuales. Entre ellas, un estatuto del ejercicio de las funciones de los políticos o el control de cuentas de los partidos.

Los partidos, entre ellos UPyD y otras formaciones de la izquierda, han criticado sin embargo que estas negociaciones en torno a la Corona y otros organismos se estén llevando a cabo al margen de la comisión parlamentaria que estudia la ley y con bastante opacidad y sin informar al resto de grupos de la Cámara. Hay que recordar que solo a través de una agencia de noticias extranjera se pudo saber que Zarzuela y el Gobierno de Mariano Rajoy tenían ya muy avanzado cómo sería su encaje en la Ley de Transparencia. Y todo en una misma semana en la que la Mesa del Congreso ha vuelto a vetar el hecho de que los diputados estén obligados a publicar sus nóminas, tal y como había solicitado la líder de UPyD, Rosa Díez. Jesús Posada ha justificado que una medida así requiere de la unanimidad de la Mesa del Congreso, circunstancia que, a día de hoy, no se produce y que evidencia, de fondo, lo reacias que siguen siendo las instituciones a aplicar criterios de absoluta transparencia. 

#18
Ya nos merecemos los españoles que nos dejen en paz este rey y su familia, junto con sus allegados, es uno de los grandes problemas de España mantenerla, junto al paro la corrupción, desahucios y la miseria de no tener ni para comer.
Ampliar comentario
#17
El que grupos de presión están intentado descafeinar la ley de transparencia es intolerable. La entidades que viven de fondos públicos tienen que tener una obligación superior de transparencia que las empresas privadas, que tienen que presentar sus cuentas en el registro mercantil, y si superan cierta facturación tienen que realizar una auditoría de sus cuentas que va también al registro público mercantil. Que las entidades &034;paniaguadas&034; de los fondos públicos, se resistan a la transparencia es incompatible con el control democrático del destino de los fondos públicos. Si hay una especial justificación para esa no transparencia, que soliciten fondos reservados y se sometan al comité de fondos reservados, pero tal situación solo se puede justificar como excepción singular a la debida transparencia que ha de generalizarse como una norma elemental de conocer el destino de nuestros impuestos.
Ampliar comentario
#16
12 te equivocas
Ampliar comentario
#15
Pero en que cabeza cabe que les interese ser transparentes,alguien se lo cree ??
Y con la casa real y la iglesia ,no creo que esto prospere
Ampliar comentario
#14
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#13
8 ahorrador.

&034;Disponer libremente&034;, quiere decir que no tiene que dar cuenta a nadie de cómo o en qué gasta el dinero, ni antes ni después de gastarlo. Como si quiere ahorrarlo...
Ampliar comentario
#12
12

Su razonamiento es, de todo punto, insostenible.

Una cosa es compartir un servicio, que se presta a la colectividad, y otra distinta un servicio que se presta, en exclusiva a un ciudadano.

La Policía que patrulla mi calle [que ya no patrulla], presta servicio a toda la colectividad, la escolta del Rey, solo al Rey, por lo que su servicio no aprovecha al resto de los mortales.

El Vigilante de Seguridad que custodia el portal de mi casa, lo pago yo en exclusiva [como el Rey debería pagar los suyos], y la limpiadora que lustra la escalera, es de mi cuenta, barrer la calle lo pagamos entre todos.

Y si usted está convencido de que los militares monárquicos [Armada, Milans, Tejero] intentaron darle un golpe de Estado al Rey, sin su consentimiento, léase sus biografias, observe sus actitudes y relea al Coronel Martinez Inglés, que le puede ilustrar bastante sobre ese aspecto de nuestra Historia.

Déjese engañar, si quiere, que eso es derecho que solo a usted pertenece, pero no intente engañarnos a los demás, porque no nos dejamos.

Salud y República, siempre República!!!!!
Ampliar comentario
#11
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#10
La iglesia ayuda &034; caritas&034; si, la corona que hace además de gastar y no dar cuenta del dinero publico, esos 9.000.000 de euros que se embolsa son limpios, ¿ Que paga ese señor? Si les pagan los demás Ministerios todos los gastos de todo, personal, trasportes, escoltas ,traslados, muy bien se lo tienen montado a costa del pueblo español sin dar cuentas a nadie, lo mejor que pueden hacer es elegir un presidente en las URNAS y no mantener a esta familia que se adueñado del la Jefatura del Estado, con derecho ala heredad, saltándose el derecho de la igualdad y la CONSTITUCION ESPAÑOLA.-
Ampliar comentario
#9
9
Entra usted, dilecto contertulio, en el discurso oficial.

Y, por tanto, yerra dejándose engañar, por quienes pretenden que ni usted, ni yo, sepamos de tales gastos, verá:

A su cifra hay que incrementarle los sueldos, dietas, etc de todo el personal militar al exclusivo servicio del Rey, que paga Defensa [más de 500 sueldos]
A su cifra hay que incrementarle los sueldos, dietas, etc de todo el personal de seguridad, Policía y Guardia Civil, que paga Interior.
A su cifra hay que incrementarle los sueldos, dietas, etc de todo el personal civil que pagan los Ministerios a que pertenecen, o Patrimonio.
A su cifra hay que incrementarle el coste del mantenimiento de los Inmuebles al servicio de la Casa Real que paga Patrimonio.
A su cifra hay que incrementarle los gastos de mantenimientos de vehículos, que paga el Parque Móvil.
A su cifra hay que incrementarle los gastos de viaje y representación, que paga exteriores.
A su cifra hay que incrementarle el mantenimiento de aviones y barcos que paga Defensa.
Podría seguir, pero no tengo más espacio, esto es muy limitadito.

Si se quiere dejar engañar, está en su derecho, pero no lo intente con los demás.
Ampliar comentario
#8
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#7
.
Lo que diga la Ley de Transparencia da exactamente lo mismo.

En este País hay cosas que no cambian, y probablemente porque no pueden cambiar.

Nadie sabe, ni sabrá nunca, pues sería un escándalo monumental, cuanto costó la Expo, los JJOO, la visita del Papa o el fracaso de Zaragoza.

Nadie sabe, ni sabrá nunca, lo que cuesta la Casa Real, porque son cifras de tal punto mareantes, que ya se eximirán de control Empresas privadas de Capital Público, Fundaciones, o lo que menester fuere, porque en sabiendo los Españoles el coste de minuto de Rey [sumando lo que se distribuye por todo tipo de Organismos, Patronatos, fundaciones, Empresas, etc], probablemente el Republicanismo sería en defensa propia.

Se quiere vender una imagen, no decir la verdad.

Y meter en el mismo saco a la Iglesia y a la Corona, es comparar a Dios con un delincuente, con independencia de creencias, el retorno de la aportación de la Iglesia al pueblo [a todos los niveles], no puede compararse con la inexistencia de este por parte de la Casa Real.

La Casa es un gasto en sí misma, la Iglesia una forma de distribución [Cáritas, parroquias, mantenimiento de patrimonio, educación, etc, etc].
Ampliar comentario
#6
Antes de nada, lo lógico sería cumplir las leyes que están actualmente en vigor... ¡digo yo!.
Otra ley más para no cumplirla, parece absurdo... aunque bien es cierto, ¿cuánto de &034;no absurdo&034; queda en la política española?
DE modo que, un absurdo más ya poco importa...
NO siento simpatía alguna por las Monarquías hereditarias, aunque sean constitucionales... pero mientras están, están, y hay que atenerse a lo que dice la Constitución al respecto...
Y dice que el Rey dispondrá, libremente, de los dineros que el Presupuesto del Estado asigne para su Familia y Casa.
Mientras esté en vigor este &034;detalle&034;, esos dineros no pueden ser fiscalizados. La ley que tal ordenase, sería inconstitucional en este punto.
Y el Título II de la Constitución es uno de los pocos preceptos que, para su modificación, exige un complicado trámite... &034;Modificación legal&034;, se entiende...
Ampliar comentario
#5
un engañabobos ...marear la perdiz
Ampliar comentario
#4
La Ley de Transparencia es como pedir peras al olmo. Lo que tienen que hacer es cambiar las leyes, si es necesario, y que se retrate TODO EL MUNDO. Mientras no sea así, es mejor dejarlo como está y que cada uno haga lo que le sale. Lo lamentable es que tengamos que oír &034;chorradas&034; como: &034;todos iguales ante la ley&034;; &034;esto es una democracía&034;; &034;hacienda somos todos&034;, etc.
Ampliar comentario