SEGÚN LOS ÚLTIMOS EMAILS DE TORRES, EL MONARCA SE IMPLICÓ EN LOS NEGOCIOS DE NÓOS

Urdangarín a Corinna: "Como ya te ha comentado el Rey, te envío mi currículum"

El ex socio de Iñaki Urdangarín en el Instituto Nóos, Diego Torres, entregó ayer al juez José Castro una remesa de 197 correos electrónicos que dejan en una situación muy comprometida a la
Foto: Urdangarín a Corinna: "Como ya te ha comentado el Rey, te envío mi currículum"
Urdangarín a Corinna: "Como ya te ha comentado el Rey, te envío mi currículum"
El ex socio de Iñaki Urdangarín en el Instituto Nóos, Diego Torres, entregó ayer al juez José Castro una remesa de 197 correos electrónicos que dejan en una situación muy comprometida a la Casa del Rey. En uno de esos emails, el duque de Palma se dirige a la aristócrata Corinna zu Sayn-Wittgenstein, íntima amiga del monarca, en estos términos: "Como ya te ha comentado mi suegro, te envío mi currículum".

Según se desprende de ese email, don Juan Carlos le pidió a la princesa alemana, con la que el año pasado viajó a Botsuana para participar en la polémica cacería de elefantes en la que resultó herido, que tratase de colocar a su yerno en la Fundación Laureus, una organización internacional de carácter altruista que promueve la práctica del deporte como herramienta para combatir la pobreza infantil, y a cuya junta consultiva pertenecía Corinna.

Tras recibir el mensaje de Urdangarín y su currículum profesional, la amiga del Rey respondió al duque de Palma con otro correo electrónico, en el que se comprometía a "hacer todo lo posible para conseguir que te paguen el sueldo más alto". La pretensión del monarca era que su yerno se hiciera cargo de la marca española de la Fundación Laureus, en la que, según detalló Corinna a Urdangarín en su respuesta, podría ganar más de 200.000 euros anuales.

Torres, que ayer compareció durante más de siete horas ante el juez Castro, aseguró que Urdangarín llegó incluso a facilitar a la princesa alemana un número de cuenta corriente que compartía con su esposa, la infanta Cristina de Borbón. El cruce de correos entre Corinna y el yerno del Rey fue tan intenso que, en uno de ellos, éste llega a decir a su interlocutora: "Prefiero que hablemos por el móvil, que es más seguro".

"Visto bueno" de Zarzuela

Durante su esperada comparecencia ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, Torres concentró gran parte de sus esfuerzos en demostrar que, puesto que la Casa del Rey "dio el visto bueno" a todas las actividades del Instituto Nóos, éstas no podían ser ilegales. Entre otras razones porque la infanta Cristina tenía "tanto peso en la toma de decisiones como cualquier otro miembro de la Junta Directiva", a la que también pertenecía el secretario de aquélla, Carlos García Revenga.

Fue la Casa del Rey, según explicó Torres, quien movió los hilos para situar a Urdangarin en los consejos de administración de varias empresas privadas cobrando salarios muy elevados, tras recomendarle que "no fuera impaciente". El marido de la Infanta llegó a ser directivo de Telefónica Internacional, Aceros Bergara y Arcelomital, entre otras grandes compañías. Y fue también el monarca, según refleja supuestamente uno de los correos entregados al juez, quien hizo gestiones personales para "conseguir patrocinadores" al Instituto Nóos.

Don Juan Carlos, según relató el ex número dos de la entidad "sin ánimo de lucro", autorizó una reunión en el mismísimo palacio de La Zarzuela, celebrada en la primavera de 2004, en la que participaron Urdangarín, Torres, el entonces presidente valenciano, Francisco Camps, y la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá. El motivo de ese encuentro fue negociar la puesta en marcha de los Valencia Summit, tres foros sobre turismo y deporte que reportaron a las arcas de Nóos más de tres millones de euros de fondos públicos.

El ex socio de Urdangarín repitió una y otra vez, primero a preguntas del juez Castro y más tarde ante el fiscal anticorrupción de Baleares, Pedro Horrach, que la Casa del Rey "estaba al corriente" de todas las actividades del Instituto Nóos, desde el propio monarca a García Revenga, pasando por el asesor jurídico de don Juan CarlosJosé Manuel Romero Moreno, conde de Fontao, y la infanta Cristina. "No se hacía nada sin que fuera previamente supervisado y autorizado por la Casa Real", insistió Torres.

"Cuidar las apariencias"

Éste reveló que el conde de Fontao, tras la salida de Urdangarín del Instituto Nóos en 2006 supuestamente forzada por el Rey, le dijo al yerno del monarca que podía seguir adelante con sus negocios, siempre y cuando "cuidase las apariencias"; es decir, que fuese Torres, y no el duque de Palma, quien figurase públicamente como promotor de los nuevos proyectos.

Por si fuera poco, Torres acusó directamente al abogado de Urdangarín, Mario Pascual Vives -presente durante el interrogatorio-, de haberle presionado para que asumiera toda la responsabilidad en la gestión del Instituto Nóos y, de esta forma, exculpar a su cliente. A cambio tendría "un trabajo asegurado en el extranjero" y "no le faltaría nada". Ante la gravedad de esta acusación, el fiscal le pidió que fuera más explícito; y Torres aseguró entonces que Pascual Vives le hizo esa oferta en el despacho de su abogado, Manuel González Peeters. La proposición incluía hacerse cargo de todos los gastos originados por su defensa.

Varios de los abogados que estuvieron ayer presentes en la declaración de Torres trasladaron a El Confidencial su impresión de que el fiscal no pedirá la imputación de la infanta Cristina, ya que el ex socio de Urdangarín no presentó ayer "pruebas concluyentes" de la implicación de la hija del Rey en el entramado presuntamente delictivo. Sí dieron por hecho, sin embargo, la próxima citación, bien como imputado o en calidad de testigo, del conde de Fontao. El próximo sábado será el turno del duque de Palma.
España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
84 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

'Lo que escondían sus ojos', con Blanca Suárez y Rubén Cortada, próximamente en Telecinco
155. Simón Radowitzky
Lo que escondian sus ojos - Avance

ºC

ºC