EL EXCONCEJAL FUE CONSEJERO DEL MADRID ESPACIOS Y CONGRESOS HASTA 2003

El septuagenario doctor Viñals, en el ojo del huracán por el Madrid Arena

La sombra de la duda sobrevuela otra vez sobre Simón Viñals, el médico responsable de la asistencia sanitaria privada en la trágica fiesta de Halloween celebrada
Foto: El septuagenario doctor Viñals, en el ojo del huracán por el Madrid Arena
El septuagenario doctor Viñals, en el ojo del huracán por el Madrid Arena

La sombra de la duda sobrevuela otra vez sobre Simón Viñals, el médico responsable de la asistencia sanitaria privada en la trágica fiesta de Halloween celebrada en el Madrid Arena que se cobró la vida de 5 jóvenes. Esta vez, se cuestionaba si podía ejercer como médico al estar titulado y colegiado, pese a estar jubilado. El Colegio de Médicos dijo el jueves que no, pero ayer rectificó tras la entrevista que su presidenta, Sonia López Arribas, mantuvo con el propio Viñals y el secretario y asesor jurídico de la entidad, y en la que se constató que el facultativo acreditó su condición de pensionista únicamente para ahorrarse las cuotas colegiales.

Entre todos los puntos negros que quedan por resolver de la fatídica fiesta uno de los más oscuros es el servicio sanitario que se prestó. ¿Se podría haber evitado algún fallecimiento? Nadie en el ayuntamiento entiende por qué Miguel Ángel Flores encargó a Simón Viñals, un médico de 77 años, la atención sanitaria del evento. El facultativo, que dio su versión de los hechos en la comisión de investigación que el ayuntamiento puso en marcha, reconoció que no había un contrato físico de por medio porque conocía a Flores desde que dirigía el servicio médico de la plaza de toros de Vistalegre, donde el dueño de Diviertt ya organizaba eventos.  

Simón Viñals fue concejal y un hombre fuerte del exalcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano (Partido Popular). El mayor mérito del que presume es el nacimiento del Servicio de Emergencias Madrid (Samur), como recordó en más de una ocasión en la comisión a la que su hijo, también citado, no asistió. El gesto de la cara le cambió cuando un portavoz del PSOE le recordó que él era el presidente de la Funeraria durante el escándalo en el que se vendió por 60 céntimos de euro.  

Viñals, que criticó públicamente el comentario, recalcó que salió impoluto cuando su nombre se relacionó con la venta fraudulenta de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios, que fue privatizada por cien pesetas cuando pudo haber sido vendida por más de 7 millones de euros. El médico quedó absuelto en 2008 tras quince años de periplos por los juzgados, acusado de delitos de malversación de fondos públicos, falsedad documental y tráfico de influencias.

Buenos contactos en el PP

La repercusión del caso provocó su retirada de la política tres años después de convertirse en colegiado honorífico del Colegio de Médicos de Madrid, lo que fue interpretado como una situación inhabilitante para el desempeño en activo de la profesión médica el jueves. Sin embargo, el Colegio aclaró un día después que lo que habilita para el ejercicio profesional como médico es la titulación y la colegiación, “y el doctor Viñals cumple ambas condiciones, por lo cual puede ejercer”.

En apenas unas horas, lo que duró la confusión, el Ayuntamiento de Madrid ya había preparado toda su artillería contra el septuagenario doctor que, aunque estaba jubilado políticamente hablando, no había dejado de lado su estrecha vinculación con el PP. El vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, anunció el viernes a primera hora que los servicios jurídicos del Ayuntamiento ya estaban valorando una posible actuación contra el médico.

La primera persona que puso en el ojo del huracán al exconcejal del PP y a su hijo fue un miembro del Samur que acudió de emergencia al recinto la noche de autos. El profesional apuntó a una mala praxis por parte de los dos facultativos cuando aseguró que no lo vio atender a ningún paciente ni dar indicaciones. También criticó al equipo por no estar preparado para esta situación y por no reaccionar adecuadamente tras la avalancha.  

Nadie en el ayuntamiento entendió tampoco por qué el médico que acompañó a Viñals era su hijo Carlos, director de proyectos y programas del área de seguridad, un cargo incompatible con otro trabajo privado. Viñals padre salió del paso como pudo cuando los grupos de la oposición lo interrogaron en la comisión: “Los otros médicos se fueron de puente”, justificó. En la maraña de los Viñals y su actuación médica en la fiesta del Thriller Music Park queda un último detalle: el exconcejal fue hasta 2003 consejero de Madrid Espacios y Congresos, la empresa pública propietaria del Madrid Arena.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Carolina Marín: "Es un sueño hecho realidad"
LOS GANGLIOS Color de Rosa
LOS GANGLIOS : El Regalo

ºC

ºC