APARICIO VALLS, SEÑALADO EN UN INFORME POLICIAL, SE REUNIÓ CON LOS TESTAFERROS DE CORREA

Un consejero del 'núcleo duro' del Banco Popular asesoró a los 'blanqueadores' de Gürtel

Francisco Aparicio Valls, consejero ejecutivo del Banco Popular, miembro de su núcleo duro y secretario del Consejo de Administración, asesoró en 2005, estando ya en la

Foto: Un consejero del 'núcleo duro' del Banco Popular asesoró a los 'blanqueadores' de Gürtel
Un consejero del 'núcleo duro' del Banco Popular asesoró a los 'blanqueadores' de Gürtel
Francisco Aparicio Valls, consejero ejecutivo del Banco Popular, miembro de su núcleo duro y secretario del Consejo de Administración, asesoró en 2005, estando ya en la cúpula de la entidad presidida durante más de 30 años por Luis Valls Taberner, a algunos de los principales blanqueadores de los fondos captados por la red Gürtel, entre ellos Ramón Blanco Balín y Jesús Calvo, ambos imputados.

Un informe elaborado por la Brigada de Blanqueo de Capitales de la policía -adscrita a la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF)- e incorporado al sumario que instruye el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, al que ha tenido acceso El Confidencial, revela que Aparicio Valls participó al menos en una reunión con Calvo y Blanco Balín. El objetivo del encuentro era trazar la estrategia a seguir con dos de las sociedades empleadas por la trama en su operativa de blanqueo: Narcisos 22 S. A. y Nuevos Proyectos Inmobiliarios Salobreña S. A.

El informe de la policía se basa, entre otros muchos documentos, en el acta de la reunión que Aparicio Valls, Calvo y Blanco Balín celebraron el 20 de diciembre de 2005 en el despacho de este último, situado en la madrileña calle de Guzmán el Bueno. El acta fue intervenida durante el registro policial de esas oficinas, ordenado en 2008 por otro juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, en el que se hallaron numerosas pruebas documentales de la trama urdida por Francisco Correa, presunto cabecilla de la red.

En aquella reunión, Aparicio Valls recibió el encargo de "cambiar la denominación" de la sociedad Narcisos 22 S. A., la constructora administrada por Calvo, uno de los testaferros de Correa. Narcisos 22 S. A. era una empresa buzón -así se refiere a ella la UDEF- a través de la cual Correa chantajeó a todos los propietarios de suelo de los nuevos desarrollos urbanísticos de Boadilla del Monte (Madrid) para que le cedieran el 2% de sus terrenos. Gracias a esa extorsión, Narcisos 22 S. A. llegó a controlar casi 30.000 metros cuadrados del municipio.

"Importes de diferentes colores"

El consejero ejecutivo del Banco Popular, Blanco Balín y Calvo acordaron en ese mismo encuentro traspasar Promociones Montemolina S. L. -participada por Narcisos 22 S. A.- a este último "con un contrato por el que se compromete a ceder a las sociedades que ahora representa Francisco Aparicio Valls, o las que él designe, el 50% del beneficio bruto. La cantidad resultante será determinada por Jesús Calvo con José Molleja, quienes también determinarán los importes y formas de devolución de las aportaciones de los socios en sus diferentes colores o naturalezas". Una expresión, esta última, que deja pocas dudas sobre el origen opaco de esos fondos.

"Una vez vendido Montemolina S. L.", prosigue el acta de la reunión, "Narcisos 22 S. A. procederá a compensar el ingreso contable [en cursiva en el original] de la venta con la aportación de Lujeca Inversiones S. L., de forma que se limpien ese activo y ese pasivo". Aparicio Valls, Calvo y Blanco Balín acordaron también "limpiar o saldar pasivos societarios y repartir el resto del activo resultante entre los socios, una vez extinguidas las deudas, dejando a la sociedad un poco de tesorería y los contratos de Boadilla".

Lujeca Inversiones S. L. estaba participada por Narcisos 22 S. A., y a su vez tenía como accionista a Rustfield Trading Limited, la sociedad que Correa tenía en Reino Unido. En una de las cuentas abiertas por Rustfield en una sucursal londinense de Barclays Bank se recibieron entre 2001 y 2005 ingresos de más de cinco millones de euros, según la UDEF.
 
Según el informe policial al que ha tenido acceso El Confidencial, Aparicio Valls se comprometió en la mencionada reunión a "preparar facturas y soportes documentales para provisionar todo lo posible en Narcisos 22 S. A. antes del 31 de diciembre, redactar mandato a los administradores mancomunados y designar nueva denominación y domicilio social de Narcisos 22 S. A.".

Sociedad con sede en Bruselas

El otro asunto tratado en aquel encuentro fue el relativo a la sociedad Nuevos Proyectos Inmobiliarios Salobreña S. A., impulsora de la construcción de un complejo de viviendas unifamiliares en aquella localidad granadina. Rustfield Trading Limited, la sociedad británica de Correa, participaba directamente en el proyecto con un 22,5%; Lujeca Inversiones S. L., la constructora de Calvo, tenía otro 22,5%, y Paddington SPRL, una sociedad radicada en Bruselas y representada por Aparicio Valls, un 45%.

Correa blanqueó 240.000 euros en el complejo de Salobreña, cantidad que fue transferida desde la cuenta de Rustfield Trading Limited en el Barcalys Bank a Lujeca Inversiones S. L., que a su vez invirtió otros 225.000 euros. Paddington SPRL, la sociedad belga representada por Aparicio Valls, aportó 450.000 euros, y Bratelk S. L., también representada por el consejero del Banco Popular, 330.000 euros, según la UDEF. Esta última pertenece a Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería.

En su reunión de diciembre de 2005, el consejero del Banco Popular y los dos blanqueadores de Correa decidieron que Calvo debía "desaparecer como administrador y socio" de Nuevos Proyectos Inmobiliarios Salobreña S. A., "cediendo sus participaciones a un tercero que él busque o aceptando la oferta de compra de Blanco Balín". También acordaron, según refleja el informe policial, "comprar a Rafael Gómez Carmona [un constructor andaluz] su 10% entre los grupos representados por Ramón Blanco y Francisco Aparicio Valls, a fin de mantener todos sus proporciones".

Una "relación profesional"

El consejero ejecutivo del Banco Popular, que ejercía también como abogado, reconoció ayer a El Confidencial que mantuvo "alguna relación profesional" con Blanco Balín, y que, tras el estallido del caso Gürtel, habló "un par de veces con Calvo, porque estaba muy preocupado por la relación de esas sociedades con Blanco", en alusión a Nuevos Proyectos Inmobiliarios Salobreña S. A. y Narcisos 22 S. A.

"Mi cliente era Máximo González Jurado, y puede ser que también Paddington, que era una sociedad para canalizar inversiones", añadió. "Creo recordar que Narcisos 22 S. A. tenía una participación en otra sociedad en la que también estaba Máximo, y como éste y Calvo tuvieron un desencuentro y el clima entre ambos era de una desconfianza absoluta, se hacía necesario que Narcisos 22 S. A. dejara de estar controlada únicamente por Calvo, que un tiempo más tarde liquidó la participación y cumplió con Máximo entregándole su parte vía dividendos".

En cuanto al cambio de denominación de Narcisos 22 S. A. -la empresa buzón de la trama-, tarea que le fue encargada a Aparicio Valls, éste señala: "No recuerdo haber solicitado las nuevas denominaciones sociales; si lo hice fue probablemente a través de mi despacho. Pero siempre suelo aconsejar que se evite denominar una sociedad con el nombre familiar o el domicilio particular. La experiencia es mala". El número 22 de la calle Narcisos era la dirección donde residía Calvo.
España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC