La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

ÁNGEL ORELLANA SE HIZO PASAR POR SACERDOTE CINCO AÑOS; OFICIÓ BODAS Y BAUTIZOS EN SEVILLA

Los 'daños colaterales' del falso cura

Cuando Aurora salió a hacer la compra, lo último que podía imaginar es que volvería a casa sin saber si estaba casada o no.  Fue en
Foto: Los 'daños colaterales' del falso cura
Los 'daños colaterales' del falso cura
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min
    Cuando Aurora salió a hacer la compra, lo último que podía imaginar es que volvería a casa sin saber si estaba casada o no.  Fue en la cola de la carnicería cuando escuchó el rumor que volaba por el barrio obrero de Pío XII, en Sevilla. El padre Ángel, el cura ecuatoriano de la parroquia,  había desaparecido. Y además no era cura. Aurora cerró el monedero, miró de reojo a las parroquianas que comentaban la noticia y entonces se dio cuenta. El padre Ángel Orellana la había casado hacía tres años. ¿Su matrimonio valía? Y se fue cabizbaja a buscar a su marido, por lo que pudiera pasar.

    La barriada sevillana de Pío XII, una zona humilde de Sevilla, entra y sale estos días de la parroquia de Santa María de las Flores y San Eugenio queriendo saber si está en pecado o en gracia de Dios, si sus hijos fueron bautizados de verdad, sus matrimonios valen o hay que repetir las primeras comuniones. La culpa la tiene el falso cura que durante cinco años más que un estafador de sacramentos parecía un santo llegado a un barrio pobre para endulzar en lo posible el duro destino de los desheredados.

    Ángel Orellana, de cuarenta años, llegó hace un lustro a Sevilla con la supuesta intención de hacer un máster. Con una falsa documentación de religioso ecuatoriano se encomendó a la Curia para que le dejaran ayudar en una parroquia y lo dirigieron a la de Santa María de las Flores y San Eugenio. Para el octogenario párroco de la iglesia, el padre Joaquín, la aparición del supuesto religioso fue una bendición del cielo. Ángel se movía por la sacristía como por su casa, manejaba las estolas y casullas con maestría y sabía ganarse a un vecindario poco religioso pero necesitado en muchos casos de la caridad y oficios parroquiales. Tanto es así que los vecinos le recuerdan con cariño y pasan por alto el fraude eclesiástico al que les sometió. En los bares y lugares públicos de Pío XII los parroquianos se toman con humor la fuga del falso cura y sólo los afectados se preocupan por su situación legal en relación con el Derecho Canónico.

    El que esté casado, casado está

    Para evitar que los fieles adscritos a la parroquia de Santa María de las Flores pongan en cuestión el movimiento del hisopo, el Arzobispado advierte que los matrimonios y bautizos son válidos  -aunque ilegítimos- por haberse realizado ante la comunidad de creyentes. Es decir, tanto Aurora como otros parroquianos casados por Orellana pueden dormir tranquilos, si no lo consiguen no es por culpa de la Iglesia.

    Sin embargo, aquellos que se hayan confesado o recibido la Eucaristía del falso cura han perdido el tiempo.  Tendrán que reclinarse otra vez ante el confesionario y cumplir una nueva penitencia, en el caso de que sus pecados la merezcan. Tampoco se considera válida la extremaunción, aunque en este caso quizá ya no haya posibilidad de corrección .

    La mano del arzobispo

    El paradero de Ángel Orellana es desconocido. Pero todo apunta a que el arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, ha hecho gala de su mano izquierda para compaginar una solución que no dejase en evidencia a la Iglesia con el perdón al pecador. De hecho, fue precisamente el arzobispo quien atisbó la posible falsedad de la condición eclesiástica de Orellana y  puso en marcha las gestiones ante la Iglesia de Ecuador. Gracias a ellas  el Arzobispado comprobó  que aquel inmigrante que impartía sacramentos en Santa María de las Flores podía ser hijo de Dios, pero por lo que a la Iglesia se refería no pasaba de ser un pecador sin órdenes regulares.

    El arzobispo citó un día a Ángel Orellana, habló con él y  logró su confesión y arrepentimiento. Fuentes oficiosas del Arzobispado de Sevilla no descartan que monseñor Asenjo haya hecho gala de un alto grado de comprensión y le haya recomendado al falso cura ecuatoriano que haga penitencia apartándose de los focos y platós españoles. En cualquier caso, el expediente relativo al asunto se ha elevado a la Conferencia Episcopal y de ahí llegará  al Vaticano, como es preceptivo.

    De hecho, los testimonios de quienes conocieron al falso padre Ángel son de cariño y reconocimiento por su labor. Entre las escasas personas de misa diaria de la humilde parroquia de Santa María de las Flores prima el buen recuerdo del supuesto cura por encima de cualquier sanción, y el agradecimiento hacia "un hombre bueno", como lo califica Ángeles, una anciana del barrio, supera la frustración que podría haber dejado su paso por la parroquia.

    El departamento de Recursos Humanos de la Iglesia

    En cualquier caso, sorprende la facilidad con que se ha producido un fraude de semejantes características. La Iglesia, necesitada como está de nuevas vocaciones y obligada a poner anuncios en los que pide seminaristas como si de empleados de una fábrica se tratara, se siente impotente para desarrollar completamente sus funciones por falta de personal. El hecho de que el Arzobispado se justifique asegurando que Ángel Orellana no estaba en nómina ni recibió jamás sueldo alguno, evidencia la necesidad de justificar con argumentos terrenales los posibles desajustes del departamento de Recursos Humanos de la primera empresa espiritual del mundo.

    A pesar de las justificaciones, el Arzobispado ha tenido la suficiente sensibilidad para no cargar la culpa sobre el octogenario padre Joaquín, que fue quien admitió al falso cura y le abrió la sacristía. Y dentro de la polémica que estos días anima uno de los barrios más populares de Sevilla, lo que se debate es la fuerza de la caridad cristiana, la practíque quien la quien la practique, por encima de la reglamentación de las órdenes eclesiásticas.

    Mientras tanto, quienes se casaron en la iglesia de Santa María de las Flores siguen amarrados hasta que la muerte los separe y los bautizados son hijos de Dios. Quienes quieran repetir la celebración de las primeras comuniones podrán hacerlo si su presupuesto lo permite y quienes confesaron sus pecados quedan sujetos a la eventualidad de que un nuevo confesor les aplique una penitencia mayor que la anterior. Nada que no se pueda remediar se ha roto en la convivencia cristiana de Pío XII. Allí recuerdan que  Dios sabe escribir derecho con renglones torcidos.
    #19
    no entiendo que la gente se sienta estafada, la iglesia es si misma ya es una estafa, con titulo oficial de cura o no. pero no puedo sino partirme de risa con eso de que la penitencia no sirve si la impone un cura falso y me carcajeo aun mas por la imposibilidad de que los muertes resuciten y se vayan al otro mundo de nuevo con una &034; legal &034; extremauncion. patetico
    Ampliar comentario
    #18
    ¿Hay algún matrimonio afectado como nosotros?,Este supuesto cura nos caso en 2010, mi mujer y yo no nos esperabamos esto,que se puede hacer en este caso. Este señor aparece en todas las fotos de mi boda, la verguenza ante los amigos es terrible, como voy a enseñar el albúm sin que se rian de mi.
    Para mi esposa ha sigo un palo gordo. Para mi también.
    Ampliar comentario
    #17
    La iglesia no para de darnos sorpresas! es una institución que como la monarquia hace muchos años que se alejó de la sociedad.
    Ampliar comentario
    #16
    14 &034;los ministros son los contrayentes mismos, siendo el sacerdote un testigo que recibe, en nombre de la Iglesia, el consentimiento del esposo y esposa&034;

    Son ellos los que se casan, el cura actua como testigo oficial.
    Ampliar comentario
    #15
    Aquí la gente parece que está acostumbrada a &034;la casta&034; que si no da permiso, el pueblo ni puede construir ni ejercer una actividad remunerada y te pone una multa. La iglesia gracias a Dios funciona distinto. Si el obispo consideró previa prueba que valía y se sabía la liturgia y los feligreses le aceptaron es suficiente. Si luego resultó que no estaba ordenado, eso tiene fácil solución y la retroactividad y consecuencias es algo que depende de la autoridad eclesiástica y seguirá el procedimiento aplicable.
    Ampliar comentario
    #14
    O sea que si por ejemplo, uno le da una alegria al cuerpo, de esas que te dejan bien y son pecado mortal, se confiesa con el falso cura y se muere, pues va al infierno. ¿es así?
    ¿hay algun carnet de cura? Lo digo para pedirlo cuando vaya a confesarme, no sea que me engañen y vaya al infieri, vaya corte.
    Ampliar comentario
    #13
    10 que perspicaz es usted, vamos que no hace falta ceremonia ni oficio religiosos, se casan ellos solos, joer no habia caido en ello
    gracias por aclararme que llevamos generaciones haciendo el chorra con eso de la ceremonia religiosia
    Ampliar comentario
    #12
    De nuevo, en territorio de Asenjo, se instala el escándalo. Y como partenaire, otra vez Gómez Sierra [el presidente que quebró una Caja de Ahorros y que ha sido sancionado por el B.España y que su protector Asenjo lo propuso y consiguió para Obispo auxiliar suyo].
    Ya tenemos a los dos principales personajes del Nuevo Patio de Monipodio en Sevilla, aunque tratarán de echarle el muerto a su antecesor, además de apuntarse el tanto de aparecer como descubridores del timo permanente en que han vivido instalados. Pero a ambos se les señala la mitra...bueno, mejor la &034;cabeza&034;.
    Ampliar comentario
    #11

    Este cura de timo era, al parecer por lo que dicen en el barrio, mejor que otros que han recibido formalmente los hábitos y vaya usted a saber porqué cuando ni tienen vocación ni nada... no hay más que fijarse en las acusaciones de pederastía que pesan sobre algunos. La iglesia está muy distraída con tonterías y les están metiendo muchos goles
    Ampliar comentario
    #10
    5 Vd no puede casar a sus hijos, y el cura tampoco, son ellos los que se casan.
    Ampliar comentario
    #9
    3 Lo único que importa es si hay un arrepentimiento sincero y voluntad de no repetir.
    Ampliar comentario
    #8
    1 Ante Dios, lo único que cuenta es la conciencia de las personas, asi que el cura puede ser falso, pero si te mueres sinceramente arrepentido, o igual se te confiesas, a Dios le vale, seguro. Y el matrimonio, el cura es un mero testigo oficial de la voluntad que quieren hacer pública dos personas de casarse.

    Saludos
    Ampliar comentario
    #7
    ¿Y por qué no ponen anuncios en busca de aspirantes en los tablones del Penal del Dueso, Ocaña o Nanclares? Seguro de que también ahí hay muchas buenas personas.
    Y una pregunta teológica, visto que la extremaunción no es valida: ¿a donde han ido los moribundos que la recibieron de las manos de este santo varón?
    A la vista de estas cosas, ¿no tiene Rouco Varela solución para este terrible caso en lugar de ocuparse de la capilla para la Virgen que se aparece a la vidente del Escorial?; ¿no será mejor, ciertamente, ahorrar para cuando esta señora se aparezca en Pekin, Sanghai o lugar parecido donde hay tanto creyente o más que en El Escorial?; ¿qué tiene que decir al respecto Pitita Ridruejo?
    Son interrogantes que se me ocurren sobre la marcha y que, seguro, se plantearán en los próximos cursos veraniegos de teología práctica. O en algún master sobre el tema.
    Ampliar comentario
    #6

    Está claro que al que se le fue este cura falso fue a monseñor Amigo, seguramente porque estaba muy preocupado con contentar al Gobierno socialista de Manuel Chaves con el que fue tan complaciente...
    Ampliar comentario
    #5
    3 Hombre eso de que basta con ser cristiano sera la primera condicion y despues seguiran otras no?? o yo puedo casar a mis hijos que me hace mucha ilusion??
    Por favor si damos la informacion que no sea sesgada a nuestra conveniencia, demosla completa
    Ampliar comentario