EL EX DUQUE DE LUGO HIZO GESTIONES PARA EL 'VALENCIA SUMMIT'

Marichalar ayudó a su cuñado Urdangarín a captar clientes para el Instituto Nóos

Jaime de Marichalar, ex marido de la infanta Elena de Borbón, ayudó en 2004 a su entonces cuñado, Iñaki Urdangarín, a captar clientes para el Instituto
Foto: Marichalar ayudó a su cuñado Urdangarín a captar clientes para el Instituto Nóos
Marichalar ayudó a su cuñado Urdangarín a captar clientes para el Instituto Nóos

Jaime de Marichalar, ex marido de la infanta Elena de Borbón, ayudó en 2004 a su entonces cuñado, Iñaki Urdangarín, a captar clientes para el Instituto Nóos, según han revelado a El Confidencial fuentes del entorno del duque de Palma. Marichalar puso a disposición de Urdangarín su excelente agenda de contactos para la organización del Valencia Summit, un congreso de tres días de duración sobre la influencia del deporte en el desarrollo de las grandes ciudades, que reportó a las arcas del Instituto Nóos más de 2,4 millones de euros.

El duque de Palma, que en aquel momento daba sus primeros pasos en un negocio -el de la consultoría sobre patrocinio y mecenazgo deportivos- que le convertiría rápidamente en millonario, recurrió a su cuñado, en aquel momento duque de Lugo, porque éste disponía de una exclusiva y muy cotizada agenda, de la que carecía entonces Urdangarín, que le abría prácticamente todas las puertas de las altas esferas y los círculos sociales más exquisitos.

El marido de la primogénita de Don Juan Carlos, con la que contrajo matrimonio en 1995 en Sevilla -y de la que se separó en 2007 para divorciarse dos años después, tras un tortuoso proceso-, era entonces consejero de media docena de sociedades, asesoraba a algunas de las mayores fortunas de dentro y fuera de España, mantenía excelentes relaciones con poderosos empresarios y tenía buenos contactos políticos, sobre todo en el PP. Y, por supuesto, no dudaba en utilizar su condición de yerno del Rey como tarjeta de visita.

Camps y Barberá

El Valencia Summit fue organizado por el Instituto Nóos y financiado por la Generalitat valenciana, entonces presidida por Francisco Camps, y el Ayuntamiento de la capital, al frente del cual estaba la actual alcaldesa, Rita Barberá. Pero Marichalar, según las fuentes consultadas, jugó un papel decisivo para que el evento pudiera celebrarse, lo que a la postre permitió a Urdangarín y su socio, Diego Torres, sacar una suculenta tajada.

Además de los fondos millonarios que le concedieron Camps y Barberá, el duque de Palma quería patrocinadores de alto postín para el Valencia Summit. Y quién mejor que el multimillonario francés Bernard Arnault, dueño de un imperio integrado por las primeras marcas mundiales del lujo -Louis Vuitton, Loewe, Christian Dior, Kenzo o Moët&Chandon, entre otras-, para dar un toque de glamour al evento.

Urdangarín pensó en la firma Louis Vitton por una sencilla razón: su cuñado era el máximo responsable en España del emporio de Arnault, que antes ya le había nombrado consejero de Loewe. Marichalar, que conoció al multimillonario en París durante su etapa como ejecutivo de Credit Suisse en la capital francesa, no dudó en atender la petición del duque de Palma para interceder ante Arnault. Y la exclusiva marca Louis Vuitton, finalmente, se convirtió en el principal sponsor de las jornadas organizadas por el Instituto Nóos, según consta en la documentación a la que ha tenido acceso este diario.

Marichalar, en conversación telefónica con El Confidencialrehusó ayer dar su versión de los hechos. Pero un portavoz oficial del ex duque de Lugo aseguró que fue el propio Urdangarín, y no el ex marido de la infanta Elena, quien se puso directamente en contacto con Arnault para negociar el patrocinio de Louis Vuitton.

"La persona idónea"

Según esa versión, "Urdangarín llamó a París para invitar a un representante de Louis Vuitton a participar en el Valencia Summit y dar una conferencia, y Arnault pensó que el duque de Lugo era la persona idónea". El citado portavoz añadió que Marichalar recibió desde París "el texto en francés", ya redactado, de la ponencia, y que su única intervención en el evento consistió en viajar a Valencia para pronunciar "una conferencia sobre patrocinio deportivo".

Pero no fue esa la única ayuda que Urdangarín pidió a su cuñado. Las fuentes consultadas aseguran que el duque de Palma también sacó provecho de la excelente relación que Marichalar mantenía con la alcaldesa de Valencia. El ex marido de Elena de Borbón, que también era presidente de la Fundación Winterthur, había negociado y firmado previamente con Barberá varios acuerdos de colaboración con el Palau de la Música de la capital valenciana, en virtud de los cuales la Fundación Winterthur patrocinó a la entidad cultural.

Marichalar, según las mismas fuentes, fue quien puso a Urdangarín en contacto con Barberá, que, a la postre, se convirtió en la principal aportadora de fondos públicos -junto con la Generalitat de Camps- al Valencia Summit. El portavoz del ex duque de Lugo admitió que éste mantuvo contactos con la alcaldesa de Valencia para negociar el patrocinio del Palau de la Música, pero no quiso precisar si, además, hizo gestiones ante Barberá en favor de Urdangarín.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

José Luis Téllez analiza 'El holandés errante' de Richard Wagner | Teatro Real 200 años 16/17
El holandés errante, de Richard Wagner I Teatro Real 200 años 16/17
Villaviciosa de al lado - Teaser Trailer (HD)

ºC

ºC