La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

EL EX CONSEJERO DE EMPLEO ANDALUZ INGRESÓ EN PRISIÓN ESTA SEMANA POR LOS FALSOS ERE

Antonio Fernández, el último viaje de ‘El Gitano’

En la década de los setenta, las bodegas de Jerez aún podían dar fe de la riqueza vitivinícola de Andalucía. Los camiones de Domecq o González
Foto: Antonio Fernández, el último viaje de ‘El Gitano’
Antonio Fernández, el último viaje de ‘El Gitano’

En la década de los setenta, las bodegas de Jerez aún podían dar fe de la riqueza vitivinícola de Andalucía. Los camiones de Domecq o González Byass marcaban el trasiego del sector por los cuatro puntos cardinales. Y en uno de ellos solía viajar, junto al conductor, un joven botones de una bodega que aprovechaba el viaje para ir a Sevilla a examinarse de las asignaturas de Derecho. Aquel chaval, como se suele decir, apuntaba maneras: era trabajador, serio y responsable; pertenecía a una humilde familia de Jerez y estaba decidido a volar por encima de las andanas antes de que el tiempo lo hundiese para siempre en el pozo del conformismo. Era Antonio Fernández, el ex consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, quien esta semana ha entrado en la cárcel de Morón por orden de la juez Mercedes Alaya.

El  viajero de la cabina terminó Derecho, entró en el PSOE y se ocupó del departamento de las causas perdidas. Sólo meses después de que ocupara una concejalía o le disputara la alcaldía a Pedro Pacheco, a Fernández lo conocían ya como El Gitano. Era un apelativo cariñoso en una ciudad como Jerez, donde el gitano o flamenco ocupa su sitio en la sociedad lejos de cualquier amago de xenofobia. Fernández era gitano porque tenía esa capacidad de poner de acuerdo a gente  aparentemente irreconciliable, sobre todo en un contexto social en el que a la  aristocracia agraria la separaba de la gente común un pozo sin fondo marcado por la ausencia de la clase media.

Las dentelladas que le marcaron

El cuerpo político de Fernández lleva marcadas las dentelladas de todas las batallas  del PSOE gaditano, el epicentro andaluz del partido, en el que se encuentran desde Manuel Chaves hasta el desaparecido Alfonso Perales, pasando por Luis Pizarro u otros muchos. Perdió batallas y merodeó por las calles como un zombi, se levantó cuando lo creyeron muerto y dio el salto a la vicepresidencia de la Diputación; le disputó la alcaldía a Pedro Pacheco en un enfrentamiento de desclasados en el que el alcalde andalucista trataba de alzarse sobre la aristocracia local desde su condición de hijo de arrumbador de una bodega mientras su oponente socialista hacía lo propio como exbotones del sector.

Cuando Manuel Chaves se asentó en la Presidencia de la Junta de Andalucía y quiso recomponer un equipo de leales, llamó a Fernández para que, primero, dirigiera el Instituto de Fomento de Andalucía y, después, la Consejería de Empleo. Chaves necesitaba la habilidad de El Gitano para sofocar los numerosos focos de tensión laboral, mucho de los cuales amenazaban con estallar en Cádiz, desde Delphi a los astilleros, pasando por la ruina general de una provincia hundida en la ruina. Fernández no decepcionó a su mentor: no había mesa de negociación que se le resistiera ni conflicto que no acabara sofocado, sobre todo si podía estallar a las puertas de unas elecciones.

El precio de la “paz social”

Y es aquí donde se pone en valor el concepto de “paz social”, es decir, la terminología de la que nacen los ERE como instrumentos para salvar situaciones en las que cientos de trabajadores salían por las puertas de las fábricas con la garantía de una prejubilación en las manos. No había territorio que se resistiera. Cuando el presidente Chaves visitaba una zona en conflicto, antes de que se bajara del coche oficial la polvareda amainaba para dejar ver la sonrisa de una masa laboral a la que se le había garantizado la salvación de por vida gracias a los fondos de la Junta.

A estas alturas, entre el puñado de verdades que rodean el caso de los ERE que ha dado con el consejero de Empleo en la cárcel de Morón, hay dos que parecen incuestionables: no es posible que Manuel Chaves e incluso el propio Griñán desconocieran el destino de los casi 700 millones de euros y, en contra de lo que ocurrió con Francisco Javier Guerrero y su chófer, no parece que Fernández se haya metido dinero público en su bolsillo. Eso sí, quizás haya hecho lo imposible por que los fondos sirvieran para comprar una paz social sobre la que durante lustros se ha asentado el poder del PSOE en el plano sociolaboral de Andalucía.

A medida que se cubría el objetivo de la paz social, el dinero transitaba por los vasos comunicantes del partido hacia empresas de militantes y cargos públicos en una orgía de millones de euros. La consejería se convirtió en una central de apaños y Fernández se encontró inmerso en una vorágine de favores que se extendió por prostíbulos y camellos. Dónde está la raya que marca la responsabilidad del consejero y sus cargos intermedios es algo que está por dilucidar.  

El propio presidente en funciones de la Junta, José Antonio Griñán, ha reconocido que prescindió de Antonio Fernández por entender que se había movido en terreno proceloso. Pero, si así fue, cómo pudo ignorarlo Griñán cuando siendo él consejero de Economía y Hacienda salía el dinero de la caja común del presupuesto.

Fernández sabía que era la pieza que quería la juez

Hace sólo dos meses, Antonio Fernández llegó a comentar en privado que estaba seguro de que la juez Mercedes Alaya iba a por él. Sabía que la instructora quería cobrarse su cabeza como exponente principal del caso y pieza clave para dirigir la mirada hacia Chaves y Griñán. Fernández se mantuvo leal en todo momento, pidió la baja en el partido para evitar el trance de la expulsión y tuvo que aceptar dejar el Parlamento andaluz por orden de Griñán. Pedro Pacheco, que algo debe de saber de la relación entre política y Justicia, ha llegado a comentar en privado también que Fernández cometió el error de prescindir de su aforamiento en un caso en el que se iba a ver abandonado por el partido.

El Gitano sabe demasiado”, comentaba un viejo político socialista gaditano cuando vio a Fernández camino del juzgado. Gaspar Zarrías, Mar Moreno, Jáuregui, Susana Díaz, Luis Pizarro, González Cabaña... Hay muchos compañeros de partido que lamentan el trato recibido por Fernández en el juzgado de Alaya, los cuatro días de declaración y su entrada en prisión. “El Gitano sabe demasiado”. Sin embargo, cuando en la madrugada de la noche del pescaíto de la feria sevillana el exconsejero entró en el furgón de la Guardia Civil que le llevaría a la cárcel, lo hizo manteniendo el tipo y sin síntoma alguno de desfallecimiento. “Tiene la conciencia tranquila”, decía su abogado. “Antonio está entero”, confirmaba alguien de su entorno familiar.

Durante su declaración, el ex consejero llegó a decir que el Consejo de Gobierno de la Junta, y por tanto Chaves y Griñán, sabía lo que se hacía con el dinero de los ERE. No podía ser de otra manera. Sin embargo, el exconsejero no quiso elevar sus palabras al nivel de la implicación de ambos presidentes. Dejó sobre el ambiente el mensaje como un cuervo negro que vuela sobre la mala conciencia de los demás.

A partir de aquí, Fernández parece decidido a mantenerse en la órbita del partido. Es consciente de que cuando el juicio empiece pueden ser otros los que le acompañen y a todos les convenga una estrategia común, excluyendo al Guerrero de la cocaína y a su chófer.

“La trama jerezana”

Poco antes de que Antonio Fernández tuviera conocimiento de que la juez había dado instrucciones para que se llamara al furgón de la Guardia Civil que lo llevaría a prisión, el exconsejero llamó al vicepresidente del Consejo Regulador de Jerez, del que ha sido presidente en los dos últimos años, para decirle que dimitía. Treinta años después, aquel joven estudiante de Derecho que se pagaba la carrera trabajando de botones en las bodegas había llegado al máximo escalafón del sector, la presidencia del Consejo Regulador. Las bodegas de Jerez han pasado por tantas manos como convulso ha sido el mercado internacional del vino. Pero aun hoy, entre las andanas de esas catedrales que todavía se erigen sobre el albero, hay quienes recuerdan con cariño a aquel chaval que apuntaba maneras.

Fernández regó con millones de los ERE las bodegas jerezanas durante su gestión como consejero de Empleo. Tanto que hasta la propia juez se ha referido a la “trama jerezana” del caso en la declaración del exconsejero. “El Gitano siempre tuvo buen corazón”, dice un empresario del sector venido a menos. Y al margen de la valoración política que se vierta, todo apunta a que hay muchos, tanto a la derecha como a la izquierda del espectro, que no han visto con demasiado agrado el último viaje de El Gitano en el furgón que le llevó a la cárcel de Morón escondido entre la bulla y el estruendo de la primera madrugá de una feria de abril preñada de malos presagios.

#14
La Sra. Ayala, a demás de muy guapa, los tien muy bien puestos. Como ella deberian haber miles de jueces a decidirse a limpiar el pais de estafadores, de hombres que han arruinado España y futuras generaciones echando al agua lo que ha costado tanto levantar este pais.
Ampliar comentario
#13
Lo que debería hacer Fernández es tirar de la manta, y que Chaves o Griñán o quién tuviera que ser también estuviesen hasta altas horas de la noche testificando y si tiene que pasar que un furgón también los dirija a al mismo sitio que a él.
Ampliar comentario
#12
12 Muy bueno, y que verdad:

NO ES LO MISMO UN PRESO POLITICO
QUE UN POLITICO PRESO

Ampliar comentario
#11

Sobre la reacción del PSOE basta saber que lo han convertido en un mártir de la causa. Literalmente lo han elevado a la categoría de represaliado político, con dos pelotas.

Copio un par de enlaces para bochorno de los firmantes. Aquí se puede leer el &034;manifiesto&034;:

http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/1241507/psoe/cadiz/cierra/filas/torno/fernandez.html

Por si fuera poco, también acusan a la juez de someter al pobre Fernandez a &034;tortura sicológica&034; y que se vuelve al franquismo:


http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/1243320/fernandez/fue/sometido/una/tortura/psicologica/dice/perez/peralta.html


Pues nada, con lo que ha hecho Fernandez por todos nosotros y yo sin darme cuenta ....................

Saludos.




Ampliar comentario
#10

Creo que el señor Castro está abducido por &034;la buena gente&034;.

Que si la paz social, que si no se ha enriquecido, que si arreglaba cualquier conflicto, que si fue botones, que si patatín, que si patatán ..........

Para empezar y para fijar el perfil de este señor, siendo Consejero de Empleo de la Andalucía del 30% del paro, en periodo electoral le oí decir que no descartaba en absoluto el pleno empleo durante la legislatura. Así con dos pelotas .....................


Este señor no arreglaba problemas de empleo, compraba con un dinero que no era suyo ni estaba destinado para eso el silencio y la adhesión inquebrantable de aquellos que pudieran constituir una fuente de problemas para la Junta del PSOE, con la filosofía de quién venga atrás que arre .....

Que no se ha enriquecido, lo veremos. Me extraña que alguien que ha dado ayudas sin control que aparentemente han terminado en bolsillos particulares no se haya preocupado por su futuro; el mundo no funciona así. Y desde luego lo que es innegable es que figuraba como uno de los beneficiarios de un ERE que el mismo firmó.

Continua ..........
Ampliar comentario
#9
Perplejo me quedo al leer este articulo de Antonio Castro, si he entendido bien el exconsejero Antonio Fernandez ademas de provenir de una familia humilde y de haberse pagado la carrera siendo botones en las Bodegas Gonzalez Byas condiciones que deben darle la condición de intocable , es considerado en el marco de Jerez y por el mismísimo Pepe Griñan como el mecenas de la ultima década tanto por la derecha como por la izquierda del espectro político, según este articulista por la virtud del &034;buenismo&034; que parece ser le ha caracterizado al repartir a diestro y siniestro los fondos de los ERES con el fin de mantener la paz social que tanto a beneficiado al PSOE Andaluz durante estos años y tanto nos va a perjudicar a las generaciones venideras.
Pereciera de la lectura del articulo que la bruja de Blancanieves fuera la jueza Mercedes Alaya, que ya en los inicios de la instrucción había apuntado al exconsejero con el fin de hacer el mayor daño posible a la única fuerza que realmente tiene un sentido social cuasi cristiano en su forma de proceder el&034;PSOE&034;.
Pues bien señor Castro, disiento y lo hago por las siguientes causas, en primer lugar la fuerza benefactora de Antonio Fernandez y
Ampliar comentario
#8
El PSOE ha salido en defensa de Fernández con la boca chica, lo ha dejado al desnudo frente a la jueza desde el mismo momento en que lo obligó a dejar su condición de diputado. Era una forma de echarle carne cruda a la voraz Alaya, una distracción a su ansia de justicia mediática y así deja tranquila un tiempo al resto de la cúpula socialista que sabe que está en la lista. Sería bueno que ex consejero &034;cantara&034;: sabe más por lo que calla que por lo que cuenta, q
Ampliar comentario
#7
El PSOE ha salido en defensa de Fernández con la boca chica, lo ha dejado al desnudo frente a la jueza desde el mismo momento en que lo obligó a dejar su condición de diputado. Era una forma de echarle carne cruda a la voraz Alaya, una distracción a su ansia de justicia mediática y así deja tranquila un tiempo al resto de la cúpula socialista que sabe que está en la lista. Sería bueno que ex consejero &034;cantara&034;: sabe más por lo que calla que por lo que cuenta, q
Ampliar comentario
#6


Perdón, se me ha cortado antes; lo que quería decir es que además de Fernández tienen que ir a la cárcel muchos más, todos los que han metido la mano y han dejado Andalucía y a España en el abismo, aunque tengamos que tengamos que sembrar de prisiones el país
!!chorizos, al paredón¡¡¡
Ampliar comentario
#5
2 ¿Que le da la sensación de que tienen pena?

Está mas claro que el agua:

1-Es un camarada de fechorias. Solidaridad.

2-Puede que cuente cosas. Pánico.
Ampliar comentario
#4
LA juez está por lo visto decidida a implantar justicia en esta Andalucía corrupta, ahora a ver si sigue y mira para arriba, porque si se hace justcia de verdad muchos que ahora tienen poder, deberían seguir los pasos de Ferrnández.
Ampliar comentario
#3


A Fernándewz le ha tocado la peor parte y no parece que se haya metido nada en su porpio bolsillo, más bien en el de amigotes y parientes de lña causa común, pero hacía falta ya que algún político diera con sus huesos entre rejas, que sirve de ejemplo para esos otros que se esconden bajo su condición de aforado y q
Ampliar comentario
#2
Gran descripción de la vida de este señor,enhorabuena.
Lo que si es cierto que dentro del Psoe existe una sensación de pena por este encarcelamiento, esto puede ser el principio de mucho o el final de todo.
Ampliar comentario
#1
Sólo espero que esto no acabe aquí, y que este hombre tire de la manta, Chaves, Griñán... algo tendrán que ver.
Ampliar comentario