LARREINA, HISTÓRICO DE EA, VIVE EN UNA CASA DE LA OBRA CUYOS SÍMBOLOS HAN SIDO OBJETIVO DE ETA

Malestar en miembros del Opus: un 'numerario' irá de número dos en la lista de Amaiur

La decisión  no ha sentado muy bien entre muchos de sus compañeros de la Obra, pero la institución respeta el nuevo paso político emprendido por Rafael

Foto: Malestar en miembros del Opus: un 'numerario' irá de número dos en la lista de Amaiur
Malestar en miembros del Opus: un 'numerario' irá de número dos en la lista de Amaiur
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

La decisión  no ha sentado muy bien entre muchos de sus compañeros de la Obra, pero la institución respeta el nuevo paso político emprendido por Rafael Larreina, un histórico dirigente de Eusko Alkartasuna con amplia trayectoria política en el País Vasco y numerario o miembro célibe del Opus Dei. Larreina ha decidido formar parte de la candidatura al Congreso de los Diputados presentada por la coalición abertzale Amaiur y ocupará el puesto número dos de la lista por Guipuzcoa, detrás de Maite Aristegui, ex secretaria general del sindicato agrario EHNE y portavoz de una plataforma social contra el macrosumario 18/98.

El Opus Dei desmiente oficialmente cualquier tipo de malestar con Larreina y aclara que “está en su derecho y tiene absoluta libertad para defender sus opiniones en cualquier ámbito”. Una versión oficial que, sin embargo, difiere de la opinión personal expresada por algunos miembros de la Obra consultados por este diario y que se manifiestan contrariados con la participación de Larreina en una coalición que integra a gentes de la izquierda abertzale afines a Batasuna. Más si cabe, añaden, cuando Batasuna nunca ha condenado los reiterados ataques de ETA a diferentes instituciones del Opus Dei como la Universidad de Navarra, donde ha atentado hasta en seis ocasiones, o la casa de ejercicios Islabe, en Bilbao.

Licenciado en Económicas por la Universidad del País Vasco y postgraduado por el IESE, Larreina (Vitoria, 1956) forma parte de la Ejecutiva de EA desde 1986, partido del que fue uno de sus impulsores y por el que participó en la firma del pacto de Lizarra suscrito por todos los partidos nacionalistas en septiembre de 1998. Numerario confeso del Opus Dei, Larreina ha vivido en una de sus casas de ejercicios aunque siempre ha diferenciado el ámbito de lo moral de sus posiciones políticas. “El Opus da libertad total a sus miembros y a mí no me ha llegado ningún malestar por parte de nadie, cosa que me extraña mucho, pero es un asunto del que no tengo nada que decir”, asegura a El Confidencial.

Como le explicaba en 2002 a un lector del diario El Correo en una entrevista vía chat, Larreina no cree tampoco que haya ninguna incoherencia entre ser miembro del Opus y militar en las filas de un partido independentista. “Cualquiera que conozca los dos ámbitos, lo sabrá diferenciar”, explicaba. “Siempre he sido abertzale y socialdemócrata. El Opus Dei no actúa en política y respeta la libertad de sus miembros para actuar en cualquier ámbito político, económico y social”.

“Con riesgos, pero con mucha responsabilidad”

Larreina ha mostrado siempre su total rechazo a la violencia y ha participado en diferentes iniciativas a favor de la pacificación de Euskadi como el propio acuerdo de Lizarra. Fue también vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos del parlamento vasco y uno de los ponentes de la ley de Reconocimiento y Reparación de las Víctimas del Terrorismo. Desde esa postura, defiende ahora su coalición electoral con la izquierda abertzale, Aralar y Alternatiba.

“El día que la izquierda abertzale tomó la decisión irreversible de apostar por la política hemos estado dispuestos a acompañar y ayudar. Con riesgos, pero con mucha responsabilidad”, explicaba este verano en una entrevista al diario Deia. “En EA llevamos ya veinticinco años trabajando con seriedad y tenacidad en ello; en Bildu llevamos ya unos cuantos meses -con un trabajo previo largo e intenso- demostrando que se va avanzando. Y si alguien tiene dudas, que consulte las hemerotecas para ver lo que decían unos y otros hace año y medio, y comprobará que los malos augurios y piadosos comentarios que se referían a la ingenuidad de EA, a su debilidad,… se han difuminado por su propia falta de peso y escaso fundamento”.

“Mucha gente –añade también en su blog personal-, diga lo que diga la izquierda abertzale, no les van a creer. Todo el mundo es consciente de que se abre una nueva etapa política y ante ello ocurre lo que suele suceder en todo proceso de transición, hay un sector que tiene mucho miedo al cambio y en la política española hay pánico a la nueva etapa. Desde el momento que desaparece la violencia hay que poner argumentos encima de la mesa y son conscientes de que no tienen argumentos para contrarrestar los planteamientos soberanistas. Un buen ejemplo de ello es el discurso que mantiene desde hace años Jaime Mayor Oreja”.

Según los primeros cálculos de voto que se barajan entre los partidos vascos, solo en Guipuzcoa, Amaiur podría obtener dos diputados, lo que garantizaría la llegada a los escaños del Congreso de Larreina. Amaiur podría incluso llegar a formar grupo propio en el Congreso si las estimaciones se cumplen en Vizcaya (1), Álava (1) y Navarra (1). 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios