TRES PROYECTOS DE MICROGÉNESIS, CUYO COSTE EL CDTI NO REVELA

El Ministerio de Ciencia también financió a la trama corrupta de la SGAE

Microgénesis, la empresa creada e instrumentalizada por José Luis Rodríguez Neri, el principal imputado de la trama de malversación de fondos de la Sociedad General de

Foto: El Ministerio de Ciencia también financió a la trama corrupta de la SGAE
El Ministerio de Ciencia también financió a la trama corrupta de la SGAE
Autor
Tiempo de lectura4 min

Microgénesis, la empresa creada e instrumentalizada por José Luis Rodríguez Neri, el principal imputado de la trama de malversación de fondos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), no sólo recibió más de 2,5 millones de euros del Plan Avanza, del Ministerio de Industria, sino que también consiguió ayudas del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Se trata de tres proyectos, uno en 2007 -cuando el CDTI formaba parte del Ministerio de Industria- y dos en 2009, pero el organismo público, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación desde 2008, no publica los importes con los que contribuyó a Microgénesis. Según fuentes oficiales, “el coste del proyecto es un dato confidencial porque es una información que podrían utilizar las empresas competidoras”. Ante la insistencia de El Confidencial por tratarse de dinero público, las mismas fuentes sostienen que se trata de “proyectos de desarrollo tecnológico y el dato del importe no es público”.

De los tres proyectos financiados por el CDTI, dos también recibieron el apoyo del Plan Avanza, del Ministerio de Industria. El primero de ellos, correspondiente al año 2007, lleva por título “Sistema de distribuido de monitorización audiovisual”. Se trata de un programa que identifica las obras musicales que se emitan por cualquier medio de comunicación, para así poder cobrar los derechos de autor. El Plan Avanza, que sí publica las cantidades, otorgó 506.000 euros -entre subvenciones y créditos- a este programa de Microgénesis a través de la SDAE, cuyo coste total era de 1.496.000. Si el CDTI cargó con el resto de la financiación o sólo con una parte, es una incógnita. 

Microgénesis desarrolló este proyecto para el grupo SGAE, del que obtuvo más de 23 millones de euros ente 2003 y 2009, según el auto del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. El magistrado destaca que la empresa cúspide de la trama “no tenía que preocuparse de la rentabilidad de los resultados alcanzados, dado que los trabajos y herramientas desarrollados eran finalmente evaluados por la SDAE, a la sazón por el propio Neri”. Y es que el cabecilla de la supuesta trama, además de controlar Microgénesis, tenía cargos directivos en la SGAE y en la SDAE.

Dos años después, en 2009, el CDTI apoyó económicamente el proyecto de Microgénesis 'Open for Contents', una plataforma para la distribución y promoción de contenidos digitales. El mismo año este programa obtuvo del Plan Avanza cinco aportaciones económicas, entre subvenciones y créditos, repartidas por provincias. En total, 811.000 euros, un 64 por ciento del coste total del proyecto (1.274.100 euros). Igual que en el caso anterior, no es público si el Ministerio de Ciencia cargó el resto de la financiación o con una parte. Según la información que facilita Microgénesis, el proyecto todavía no está concluido.

El tercer proyecto que financió el CDTI a Microgénesis lleva por título “Conecta TDT” y fue aprobado en diciembre de 2009. Según una fuente del Ministerio de industria altamente cualificada, Microgénesis tuvo un fácil acceso al dinero público porque “venía avalada por la SGAE”. En uno de los pinchazos telefónicos Rodríguez Neri se jactaba de haber engañado al Ministerio y decía que “toda la pasta que Industria ha metido en la SDAE es una puta mentira”.

Por su parte, fuentes oficiales del Ministerio de Ciencia insisten en que antes de financiar cualquier programa, “el CDTI elabora un estudio técnico y económico de solvencia y luego se desplaza a la empresa para vigilar el proyecto”.

La investigación de la Guardia Civil (operación Saga) refleja que Neri y su pareja ingresaron en cuentas personales más de tres millones de euros procedentes de Microgénesis y otras empresas de la trama entre 2002 y 2009.

El CDTI dependía del Ministerio de Industria, pero tras una disputa entre Miguel Sebastián y Cristina Garmendia, ésta consiguió que en 2008 el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial pasara a Ciencia e Innovación. No cambió el director general del organismo, Maurici Lucena, un hombre de la máxima confianza del ministro de Industria, que estuvo al frente del CDTI entre 2004 y 2010.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC