EL PP SE DESMARCA DE LA PROPUESTA DE ÁNGEL GABILONDO

El uso del castellano como lengua "vehicular" en los colegios dinamita otro pacto de Estado

No habrá Pacto de Estado por la Educación entre PP y PSOE, los dos grandes partidos con vocación de Gobierno, lo que, como ayer reiteró ante

Foto: El uso del castellano como lengua "vehicular" en los colegios dinamita otro pacto de Estado
El uso del castellano como lengua "vehicular" en los colegios dinamita otro pacto de Estado

No habrá Pacto de Estado por la Educación entre PP y PSOE, los dos grandes partidos con vocación de Gobierno, lo que, como ayer reiteró ante los periodistas el ministro Ángel Gabilondo, es una “mala noticia” para el país, pues no garantiza un futuro de “estabilidad normativa” en un asunto tan sensible como éste. Pero diez reuniones de trabajo entre el Gobierno y el PP y tres encuentros de máximo nivel entre el propio Gabilondo y María Dolores de Cospedal no han logrado acercar posturas ni limar asperezas en temas sensibles para el principal partido de la oposición como el castellano o las libertades educativas. A juicio de Génova 13, ni lo propuesto por Gabilondo plantea “temas de Estado” ni el ministro pretende “cambiar un sistema educativo –la LOGSE- que genera tasas de fracaso del 31%”. Y con esos mimbres, la firma se antoja, de momento, imposible, por más que el ministro asegure que “hemos llegado hasta donde el consenso nos permite llegar”. 

Entre lo que los populares consideran temas de Estado está en primer lugar el que se garantice el castellano como “lengua vehicular” en todo el territorio nacional y en todas las etapas educativas. Es decir, que los padres puedan elegir que sus hijos estudien en castellano en cualquier parte de España, incluido en comunidades como Cataluña donde ahora mismo no es posible. En la última propuesta, Educación se excusaba en el artículo 3 de la Constitución y en el “derecho y deber” de conocer las lenguas cooficiales para apoyar un objetivo menos ambicioso. “Que al finalizar la educación secundaria obligatoria, todo el alumnado comprenda y se exprese con corrección, oralmente y por escrito, en la lengua castellana y, si la hubiere, en la lengua cooficial”.

Gabilondo, en su comparecencia ante los periodistas, aseguró que asuntos como el modelo de estado o la lengua son “de enorme importancia”, pero que, en su caso, él solo es “el ministro de Educación”. Y añadió que no entendía por qué esas diferencias “tienen que ser condiciones sine qua non para apoyar mejoras de nuestro sistema educativo”.

La propuesta del Ministerio tampoco recoge, a juicio de los populares, la garantía de unas enseñanzas comunes que se impartan de igual manera en todo el país. Algo que choca de nuevo con la ley catalana de educación y que, por tanto, no se logra con los actuales decretos de enseñanzas mínimas. 

Y en tercer lugar, el no del PP también está muy relacionado con el hecho de que no quede suficientemente clara la libertad de elección de las familias para elegir el tipo de educación y el centro escolar que deseen. El Partido Popular quiere, en este sentido, que la creación de colegios concertados no esté supeditada a la voluntad de las comunidades autónomas, sino que por ley se garantice que cualquier colegio privado, si tiene demanda, sea subvencionado.

El texto de Gabilondo, en cambio, entiende esta libertad de elección solo “dentro del marco de la programación general de la enseñanza que realizan las administraciones educativas” y aclara, eso sí, que se facilitará a los padres “una adecuada información sobre los proyectos educativos de cada uno de los centros públicos y privados concertados".

"Sin el PP vamos a ir más lentos y menos lejos"

Pero el diagnóstico y las diferencias sobre los problemas del sistema educativo van mucho más allá de estos asuntos “de Estado”. Gobierno y oposición tampoco han sido capaces de llegar a un acuerdo sobre el propio modelo educativo. Que es “bueno”, en palabras de Gabilondo, quien mantiene que, aunque “debe mejorar”, en ningún caso es “desastroso”.

Y es que, por la mañana, la secretaria general del PP había sentenciado que como el Gobierno no quería modificar “un modelo educativo fracasado”, el pacto no era posible. “En el documento no apreciamos actitud de cambio ni vocación reformadora, sino un auténtico blindaje del modelo educativo actual". “Hemos tenido la firme voluntad de llegar a un acuerdo”, explica también a este diario la popular Sandra Moneo. “Llevamos 20 años soportando el modelo LOGSE, un modelo que fracasa día a día. Pero a un acuerdo que sea para mejor. No queremos engañar a la opinión pública con un pacto basado en una foto, sino con mejoras sustanciales en la educación. El documento final perpetúa el modelo de la LOGSE y no introduce asuntos como la calidad, el mérito y el esfuerzo, el respeto al profesor como autoridad pública”. 

Gabilondo, en rueda de prensa, lamentó esa actitud de rechazo por parte del PP, pero no rechaza sacar su propuesta adelante con los apoyos con los que sí cuenta. "Nos va a costar más sin el PP, vamos a ir quizás más lentos y quizás menos lejos como país; tardaremos más en lograr los objetivos y tal vez serán menos estableces y sostenibles; espero que no lleguemos demasiado tarde". 

El ministro aseguró también que "amplios sectores" educativos, sociales y partidos y los ciudadanos apoyan el documento definitivo y que se seguirá trabajando para los consensos, pero ha reconocido que el escenario "cambia un poco, pero claramente" sin el PP porque ya no es un Pacto de Estado.


España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
274 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC