La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

PONENTE DE LA LEY DE LA MEMORIA HISTÓRICA

El tío mártir del socialista Torres Mora: fusilado y torturado por su fe

 “A Juan Duarte Martín le arrancaron los genitales con una navaja de afeitar, le machacaron las tripas, abrieron su cuerpo en canal, como el de un
Foto: El tío mártir del socialista Torres Mora: fusilado y torturado por su fe
El tío mártir del socialista Torres Mora: fusilado y torturado por su fe

 “A Juan Duarte Martín le arrancaron los genitales con una navaja de afeitar, le machacaron las tripas, abrieron su cuerpo en canal, como el de un cerdo y, todavía vivo, lo rociaron con gasolina y le prendieron fuego junto al arroyo Bujía, en Álora (Málaga). Durante días, milicianos dispararon sobre el cuerpo muerto, que quedó semienterrado durante siete meses, hasta que sus familiares obtuvieron permiso para recoger sus restos y darles cristina sepultura”.

La historia del tío mártir del diputado socialista José Andrés Torres Mora, puede herir la sensibilidad de algunos lectores, como todas aquellas salvajadas que en nombre de una causa u otra se hicieron en nuestro país durante los capítulos más negros de la Guerra Civil. Un relato escalofriante y atroz, muy presente en la memoria histórica de la familia del joven seminarista torturado y ajusticiado por las milicias republicanas el 15 de noviembre de 1936. El periodista Jesús Bastante la ha recuperado del olvido en el libro Mártires por su fe, la historia de los otros muertos durante el conflicto, de aquellos que menos se acuerda el subconsciente colectivo, la de “los católicos asesinados durante la Guerra Civil” y elevados a los altares por el Vaticano en octubre de 2007.

“En mi familia la memoria del tío Juan era la memoria del mártir, la del que muere por sus ideas, por sus valores, por su fe”, recuerda en el libro el hoy diputado socialista José Andrés Torres Mora, jefe de gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero durante sus años en la oposición y, paradojas del destino, ponente socialista de la recientemente aprobada Ley de Memoria Histórica. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega confió en él esa responsabilidad, sin conocer los antecedentes familiares del tío-abuelo de Torres Mora, asesinado por la sinrazón de la izquierda en los primeros meses de la guerra.

Ocho días de torturasTorres Mora (Efe)

El martirio del pobre Duarte a sus tiernos veinte años resulta escalofriante solo de imaginarlo. Declarada la guerra, en algunas zonas de España se persigue de forma implacable a los religiosos. Los buscaban en los seminarios o incluso en sus propias casas, como fue el caso de Duarte, que fue delatado por una de sus propias vecinas. Jamás quiso ocultarse en un zulo para escapar de las amenazas, aunque sí que tomó precauciones y se recluyó en la casa de sus padres en un intento por permanecer a salvo. Algo que logró hasta el fatídico 7 de noviembre de 1939. “Alguien le vio asomarse a una pequeña ventana para respirar aire puro”, confiesa en el libro de Bastante la hermana de Duarte, Carmen, también religiosa-. “Mi madre no pudo impedir que entraran y se lo llevaran. En todo momento, Juan mantuvo la entereza y la serenidad, pero a mi madre… se le tuvo que desgarrar el corazón”.

A partir de ahí empezaría una semana de continuas torturas más allá de lo imaginable y de lo soportable. “No sé si seré capaz de aguantar el martirio si llega el momento”, le confesaría Duarte a uno de sus compañeros del seminario. Pero por más que lo intentaron, jamás apostató de su fe. Una actitud que, por lo que se ve, no hacía más que envalentonar a los demonios de sus captores. Palizas diarias, introducción de cañas bajo las uñas, aplicación de corriente eléctrica en los genitales, paseos por las calles entre burlas y bofetadas… “Mi hermano sufrió un martirio de ocho días. Le daban palizas de tres horas, con corrientes eléctricas diarias. Le pusieron delante malas mujeres para que rompiera su voto de castidad, pero él las rechazó. Entonces, los milicianos cogieron una navaja, fueron a la cárcel y le cortaron sus partes”.

Tamaña villanía porque Duarte no accedió a corromperse ante la seducción de una joven que quería tenderle una trampa. “Un día, vimos cómo hicieron entrar a una muchacha (las crónicas mencionan su edad, 16 años), con la misión de seducirle, y luego denunciar que el chico la había violado”, prosigue en el libro la hermana de Duarte. “Pero como él se negó (“no le he podido convencer”, parece que le dijo la joven), uno de los milicianos llegó a la cárcel y, con una navaja de afeitar, le castró y entregó sus testículos a la chica, que los paseó por el pueblo”. A pelo. Juan Duarte perdió el conocimiento del horror. Al recobrarlo, sólo supo preguntar, una y otra vez: “¿Qué me han hecho?”.

La noche del 15 de noviembre de 1936, “ya medio muerto, con las piernas partidas” –sostiene la religiosa-, un comando fue a buscarle al calabozo y lo bajaron hasta el arroyo Bujía. Lo tumbaron en el suelo y con un machete lo abrieron en canal de abajo arriba, le llenaron el vientre de gasolina y le prendieron fuego. Durante este proceso, sin dejar de chillar, los verdugos pudieron escuchar cómo Juan Duarte sólo decía: “Yo os perdono y pido a Dios que os perdone… ¡Viva Cristo Rey!”.  “Durante varios días -prosigue la hermana Carmen-, algunos milicianos, por diversión supongo, continuaron disparando al cadáver, que quedó insepulto hasta que un hombre que vivía cerca y que había visto las llamas, se acercó y, viendo que mi hermano estaba muerto, lo enterró en el arroyo”.

“La Ley de Memoria honró a todos”

Casos como éste, más o menos espeluznantes recorren las páginas de Mártires por su fe, de necesaria lectura en estos tiempos en los hay quien clama por remover e investigar en los crímenes del Franquismo y de la Guerra Civil aún pasando por encima de la Ley de Amnistía que perdonó en su día aquellas atrocidades. 

El propio Torres Mora asistió también en el Vaticano a la beatificación de su tío abuelo, uno más entre los 498 mártires españoles que fueron así distinguidos por la Iglesia Católica. Pocos días después defendería también en la tribuna del Congreso el proyecto de Ley de Memoria Histórica. “Me sentí contento de poder hacer ambas cosas. Honrar a mi familia y honrar mis ideas políticas”, confiesa. “No es tarea de una cámara de representantes escribir la historia, sino hacerla; ni juzgar delitos, sino hacer leyes. Lo cierto es que había una demanda social de una Ley de Memoria. Los críticos a la ley sostenían, no sin razón, que no era un clamor imperioso y generalizado. Pero, ¿cuántas leyes son el fruto de un clamor imperioso y generalizado? Aunque hubiera sido una sola persona la que nos hubiera pedido la ley, la hija anciana de un jornalero republicano asesinado solo por defender sus ideas, ¿hubiera sido justo negársela?”

“Pese a lo que anunciaban algunos agoreros, en ninguno de los dos actos pasó nada malo”, concluye. “La Ley honró a todos al permitir que cada uno honrara a los suyos. La Iglesia lo hizo en Roma con los cristianos, y los partidos y organizaciones que reivindican la memoria de los republicanos también han hecho lo mismo. Yo pienso que todos los que fueron víctimas de la violencia y de la injusticia a causa de sus ideas son nuestros muertos. Todos merecen ser llorados y honrados. Eso es también lo que piensa la inmensa mayoría de la sociedad española”.

#92
Se dice que en ambos bandos se cometieron actos horribles, pero el lado Rojo / ZP claramente gano la guerra si lo medimos en terminos de crimenes de esta calanya, con este ensanyamiento, con este odio animal... Y ZP mientras ensalzando a Carrillo.
Ampliar comentario
#91
92 Eso que mencionas, fue precisamente lo que se hizo en la transición, que algunos se quieren cargar...
Ampliar comentario
#90
Me gustaría que en este país se dejase de mirar al pasado y comenzase a mirar al futuro que amenza con nuevos nubarrones. Siento pena por las victimas de la barbarie de ambos bandos y pido perdón y olvido para todos agresores los cuales, por otra parte, están casi todos muertos. Lo realmente importante es afrontar el futuro que le dejaremos a nuestros hijos, el futuro de un país unido, fuerte economicamente y respetado por el resto del mundo. No querría dejarles odios antiguos que, seguramente, no comprenderían pero les amargarían la vida. ¿Sería posible llegar a eso por encima de tendencias políticas? Al final, según dicen, todos nuestros políticos actuales, quieren lo mejor para nuestro país y sus habitantes, por que es así ¿no es cierto?
Ampliar comentario
#89
Pero que disparate!!! dice el diputado socialista &034;La Ley honró a todos al permitir que cada uno honrara a los suyos. La Iglesia lo hizo en Roma con los cristianos, y los partidos y organizaciones, la memoria de los republicanos&034;, y para cuando un perdón una disculpa del Gobierno, por los crímenes cometidos como el aquí referido, por las fuerzas republicanas?
Si el Gobierno de Franco se deslegitima, como dicen algunos, debe ser el actual el que repare las matanzas realizadas tambien por los responsables de los gobiernos &034;democráticos&034; de la republica. O todos [republicanos y nacionales] o ninguno
Ampliar comentario
#88
¿Se dara cuenta ZP del cirio que ha creado el solito?
Ampliar comentario
#87
Artículo de dudoso [nulo,en mi opinión] gusto y criterio. &034;paradojas de la vida&034;... Por qué? unos mártires han sido honrados y santificados, otros están en las cunetas. No se trata de quitar los honores a un lado [que se los merecen, como todo el mundo salvo algún progre sin sentido común piensa], sino de dárselos también al otro.

Y &034;remover el franquismo&034;... Se nos hincha el pecho cuando revisamos las dictaduras argentina o chilena, y tenemos decenas de miles de crímenes a nuestras espaldas [no de la guerra, sino de la represión posterior] y media españa aboga por mirar a otro lado. Lo realmente preocupante es que el partido de la oposición se posicione en esta postura...
Ampliar comentario
#86
85 Y para seguir entendiéndonos, vamos a hablar de los que cambiaron de chaqueta, que eso se lo calla.

Ampliar comentario
#85
85 Pues para irnos entendiendo.....

Los que ganaron la guerra, y los cobardes que huyeron como ratas.

Y al llamar cobardes y ratas me refiero a los JEFES ROJOS, que se llevaron el oro y todo lo que pudieron y abandonaron a sus heroicos soldados.

No me explico como defendeis a quienes os traicionaron y os dejaron en la estacada.

Y como la Historia la escriben lo que ganan, pues te recuerdo:

&034;&034;EN EL DIA DE HOY
CAUTIVO Y DESARMADO EL EJERCITO ROJO
LAS TROPAS NACIONALES
HAN ALCANZADO LOS ULTIMOS OBJETIVOS MILITARES
tachín... tachín... tachín...&034;
Ampliar comentario
#84
todo esto de la memoria historica por lo menos deberia tener un aspecto positivo -que la gente lea sobre la republica. un regimen de legitimidad cuestionable, que llega al poder a traves de unas elecciones municipales. O sea de repente la izquierda se encuentra con la republica y deciden que es suya suyita.

pero en 1933 gana la derecha [unas elecciones generales] y la izquierda decide que el juego democratico no sirve para sus objetivos. Se toma entonces la decision de ir al enfrentamiento. Cuando el ganador de la elecciones del 33 [Gil Robles] pide 3 carteras ministeriales [Inciso: ojo, despues de ganar, el sr Gil robles no fue presidente del gobierno,para evitar caldear mas el ambiente -bastante raro esto, no les parece? en que &034;democracia&034; el candidato que gana no forma gobierno? Respuesta: en la II republica], el psoe intenta un golpe de estado fallido que fracasa en toda españa menos durante unas semanas en Asturias. despues de las elecciones del 36, en vez de contemporizar con una derecha asustada, empieza &034;golpe de estado permanente&034;, que hubiera sin duda conducido a una dictadura comunista. No les dio tiempo. La cagaron matando al jefe de la oposicion, calvo sotelo.
Ampliar comentario
#83
84 De zona nacional nada,zona republicana y zona fascista, es decir los rojos por un lado y los fachas por otro.Tan nacionales ESPAÑOLES eran los facciosos, como los rojos.VALE TÍO, PUES PARA IRNOS ENTENDIENDO.
Ampliar comentario
#82
82 Le recuerdo que el abuelo de muchos &034;manolos&034; vestía camisa azúl, boina roja y corbata negra. Luego aguantaron la transición firmando un pacto que como siempre han incumplido, y ahora que se han enterado por Garzón que Franco ha muerto, pues se sienten muy gallitos... y por descontado han cambiado de chaqueta.

Y en la zona nacional, no pasaba como en la otra que se mataban entre ellos mismos por un &034;quítame allá esas pajas&034;.
Ampliar comentario
#81
81 ¿La izquierda pedir perdón?.... ¿De qué...? ¿De haber conseguido con su lucha heroica conseguir derribar las estatuas de Franco....? ¿De haber conseguido que paises y grandes políticos que admiraron a Franco y lo reconocieron, se descojonen del pelele que iba a cambiar el mundo, y le ha venido grande, no solo Europa, ni España, sino hasta que le respeten en su propia casa? ¡Pregunten, pregunten a Sonsoles y a las dos hijitas que le engendró el engendro!

Un saludo.
Ampliar comentario
#80
65Si de verdad se hubieran propuesto liquidar republicanos,probablemente usted y varios como usted que aquí se manifiestan,no estarían escribiendo en este foro.
Ampliar comentario
#79
46 ¿Y la izquierda no tiene que pedir perdón?A ver si va a resultar que los miles de asesinados en las chekas del Frente Popular los mataron marcianos extraterrestres.Sinverguenzas,miserables,canallas.
Ampliar comentario
#78
Y todavía hay tipos que le reprochan a la Iglesia que se uniera a Franco.Con miles de sacerdotes frailes y monjas torturados y asesinados por los &034;bravos y heróicos&034; milicianos,[y milicianas que ya entonces se estableció la igualdad en el salvajismo de los frentepopulistas]¿dónde se iban a refugiar? ¿En las chekas?Alguien en la izquierda ha pedido perdón a la Iglesia por tamaño genocidio?¿O como dicen sus dirigentes&034;Nosotros no tenemos que pedir perdón por nada&034;.Unos angeles,los chicos del Frente Popular.
Ampliar comentario