TRAS LA COMPRA DEL POPULAR POR EL SANTANDER

González-Bueno (ING) a Ana Botín: romper el pacto en cajeros atacaría la competencia

El consejero delegado de ING, César González Bueno, ha advertido al Santander de que romper el acuerdo para la utilización de los cajeros del Popular restringiría la competencia

Foto: El consejero delegado de ING en España, César González-Bueno.
El consejero delegado de ING en España, César González-Bueno.

Comienza la batalla entre ING Direct y Banco Santander con motivo del acuerdo que el banco holandés tiene para que sus clientes puedan sacar dinero gratis de los cajeros del Banco Popular. Este acuerdo sigue vigente, pero la política y las intenciones anunciadas por el Santander de fusionar el Popular lo ponen en cuestión. El consejero delegado de ING en España, César González-Bueno, ha advertido este lunes de que romper ese acuerdo "supondría restringir la competencia".

Se trata de un mensaje dirigido claramente a la presidenta del Santander, Ana Botín. En un curso de la Universidad Menéndez Pelayo y la Asociación de Periodistas Económicos, González-Bueno ha explicado que "ING ha canalizado un número muy elevado de clientes a las oficinas del Popular, lo que ha producido ingresos muy importantes para Popular, y por eso le van a seguir interesando. Y si no, estaríamos ante prácticas restrictivas de la competencia, porque nadie se pega un tiro en el pie si no es para restringir la competencia". "Se me entiende, ¿verdad?", ha añadido.

Un hombre retira dinero de un cajero del Banco Popular. (Reuters)
Un hombre retira dinero de un cajero del Banco Popular. (Reuters)

ING tiene un acuerdo con la sociedad dueña de los cajeros del Popular, Euro Automatic Cash, que no es propiedad al 100% de esta entidad sino que la comparte al 50% con su antiguo accionista, Crédit Mutuel. Una situación que no ha cambiado, a juicio del ejecutivo del banco naranja, con la compra del Popular por el Santander: "El acuerdo no tiene por qué estar en peligro por un cambio de propiedad del 50% de la sociedad".

La posición del Santander apunta a una ruptura

Sin embargo, hay dos importantes elementos que van en contra de las tesis de ING. El primero es que Santander se sumó a la 'guerra de los cajeros' iniciada por CaixaBank en 2015, como adelantó entonces El Confidencial, precisamente para hacer daño al banco holandés. Por consiguiente, ahora resultaría extraño que permita que su nueva filial, el Popular, mantenga un acuerdo que servía precisamente para boicotear las intenciones del banco cántabro. Hay que recordar que Santander cobra casi dos euros por retirada de efectivo a las personas que no son clientes de la entidad.

El segundo es la intención expresada por la propia Ana Botín de fusionar el Popular con Santander en un plazo razonable. Cuando eso suceda, las oficinas del Popular (y del Pastor en Galicia) pasarán a ser a todos los efectos oficinas del Santander. Y entonces sería absurdo que se distinguiera entre sucursales del Santander donde los clientes de ING pueden sacar dinero gratis y oficinas donde les cuesta dos euros.

En esta tesitura, la única vía que le quedará a González-Bueno es la de recurrir a las autoridades de la competencia, lo que explica la advertencia lanzada al Santander. Tiene a su favor que la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ya emitió un informe en el que aseguraba que el modelo impuesto por el Gobierno para pacificar esta guerra —prohibir cobrar directamente al cliente pero permitir cargar la comisión a su banco— solo había servido para favorecer a los tres grandes, CaixaBank, Santander y BBVA.

ING lanzará la "banca privada para todos"

Por otro lado, el consejero delegado de ING ha anunciado que el siguiente paso que dará la entidad será ofrecer asesoramiento de inversiones a los clientes, una especie de banca privada para pobres (la banca privada exige como mínimo un patrimonio financiero de 500.000 euros). Se trata de buscar una vía de ingresos en las comisiones de los productos de inversión para compensar los exiguos márgenes del negocio bancario con los tipos cero, pero González-Bueno asegura que también será bueno para el cliente, al que intentará aconsejar invertir a largo plazo y con mayor proporción de renta variable para mejorar su rentabilidad. "Si beneficia al banco y beneficia al cliente, entonces hay que hacerlo", ha dicho.

La gran pregunta es cómo piensa llevarlo a cabo. Ha admitido que una parte de este asesoramiento se hará mediante 'robo advisors' que realizan una selección de fondos de forma automática en función del perfil de riesgo del cliente. Pero ha asegurado que irán más lejos, aunque no ha querido desvelar la fórmula que pondrá en marcha una entidad sin sucursales y donde la atención telefónica supone ya un elemento residual.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios