EQUIVALE AL 0,7% DE SUS INVERSIONES

La Mutualidad de la Abogacía perdió 54 millones de euros con la crisis del Popular

La rentabilidad de 2017 puede verse afectada en medio punto, según el presidente de la entidad, que a su vez ha defendido al Popular en recientes causas de cláusulas suelo

Foto: El presidente de la Mutualidad de la Abogacía, Enrique Sanz Fernández-Lomana, en la asamblea general. (Mutualidad de la Abogacía)
El presidente de la Mutualidad de la Abogacía, Enrique Sanz Fernández-Lomana, en la asamblea general. (Mutualidad de la Abogacía)

Corría el mes de abril, el Banco Popular copaba portadas, Saracho asumía su suerte y los inversores bajistas se cebaban en el valor. La Mutualidad de la Abogacía, que disponía entonces de tres posiciones inversoras en el Popular, se apresuró a retirar un depósito y un bono, sin llegar a cancelar las inversiones por 54 millones de euros a valor de adquisición que la entidad ha perdido con la crisis del banco. No llegó a tiempo, el vendaval se llevó un 0,7% de sus inversiones.

Así lo ha confirmado este sábado el presidente de la Mutualidad, Enrique Sanz Fernández-Lomana, que se estrenaba al frente de una asamblea general ante los mutualistas. Una vez presentados los resultados del ejercicio 2016, el abogado vallisoletano se refirió al drama del Popular, que en sus palabras “expolió” a 300.000 accionistas y tenedores de bonos “en plena noche y sin capacidad de reacción”.

Sanz Fernández-Lomana ha explicado que la Mutualidad, que maneja la llave de caja de las pensiones de 194.588 profesionales del derecho y sus familiares, se adelantó en abril a la debacle porque el total de las posiciones que tenían en el Popular ascendía al 2% de sus inversiones. Pero ha querido enviar “un mensaje de tranquilidad” a los mutualistas.

Lo perdido “no afecta ni a la solvencia ni al patrimonio de la entidad, y la fortaleza de la Mutualidad nos permitirá neutralizar los efectos que ha de generar, solamente en la rentabilidad de 2017, con una ligera reducción que previsiblemente no llegará a medio punto, y no dañando las rentabilidades futuras”, detalló. No obstante, agregó Sanz Fernández-Lomana, la entidad estudia interponer acciones judiciales “sola o conjuntamente con otros afectados” con el fin de que le sean repuestos los recursos de los que se ha “visto privada por cauces de dudosa legalidad”.

El presidente, abogado del Popular

La paradoja es que el presidente de la Mutualidad de la Abogacía, que asumió su cargo en julio de 2016 después de tres años al frente de la comisión de auditoría en la casa, no es ajeno del todo al banco contra el que estudia arremeter. El nombre de Sanz Fernández-Lomana aparece plasmado en varias sentencias de los últimos dos años como abogado de la entidad en causas relacionadas con las cláusulas suelo y contenciosos con hipotecas en Castilla y León. Siempre antes de la resolución y venta del Banco Popular al Santander.

Neutralizaremos los efectos que ha de generar, solamente en la rentabilidad de 2017, con una ligera reducción que no llegará a medio punto

La trayectoria del presidente de la Mutualidad mantiene un estrecho vínculo con Castilla y León. Sanz Fernández-Lomana llega a este fondo de previsión social después de haber sido decano de los abogados vallisoletanos y de haber oficiado desde 2010 hasta el año pasado como tesorero del Consejo General de la Abogacía, muy cerca de su antecesor en la Mutualidad, Luis de Angulo Rodríguez. Pero a esta carrera se suman tres décadas de ejercicio en Valladolid, Palencia, Salamanca y Madrid, también como presidente del Consejo de los Colegios de Abogados de Castilla y León.

El agujero que deja la debacle del Popular en la caja de las pensiones de los profesionales del derecho se enmarca en un contexto de resultados amable. La Mutualidad cerró 2016 con un volumen de ahorro gestionado de 5.941 millones de euros, un 12,73% más que en el año anterior, así como un superávit de 30,4 millones. La cartera de inversiones a valor contable era de 5.973 millones de euros, pero el valor del mercado de los activos está en 7.400 millones. Además, hay que destacar que la rentabilidad neta de las inversiones se situó en 2016 en el 5,62% sobre los activos invertidos, lo que permite retribuir a los mutualistas con el 5,06%, en tanto que para este ejercicio esperan un ligero recorte, que dejaría el rendimiento neto en el 5,55% y el de los mutualistas, en el 5%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios