conversaciones avanzadas con grupo libra

Saracho negocia dar entrada a un magnate griego como salvador de Banco Popular

El presidente del banco español mantiene conversaciones avanzadas con Grupo Libra, un conglomerado industrial y financiero de origen griego que se ha instalado en España

Foto: El presidente de Banco Popular, Emilio Saracho (c).
El presidente de Banco Popular, Emilio Saracho (c).

Emilio Saracho se está dando prisas para tratar de cumplir con la hoja de ruta que le ha impuesto el Banco Central Europeo (BCE) para salvar a Banco Popular. Según han indicado fuentes próximas a la entidad, el nuevo presidente de la institución financiera está negociando con un importante magnate europeo la aportación de fondos para traspasarle parte de su riesgo inmobiliario, el principal pasivo que lastra la solvencia del grupo bancario español.

Según las mismas fuentes, Saracho está en conversaciones muy avanzadas con Grupo Libra, un conglomerado industrial e inversor de origen griego con presencia en 35 países de los cinco continentes. Su máximo accionista y principal directivo es George Logothetis, considerado en el mundo financiero como el nuevo Onassis del siglo XXI. Logothetis (42 años) es hijo del fundador Michael Logothetis, un importante armador griego. Nacido en Londres, vive habitualmente en Nueva York y es un reconocido financiador del partido demócrata de Barack Obama, así como de actividades filantrópicas para ayudar a la comunidad griega.

El radio de actividad de Grupo Libra abarca desde las energías renovables hasta las flotas de aviones y helicópteros, el transporte marítimo, las finanzas, el sector hotelero y el inmobiliario. El 'holding' gestiona un complejo hotelero de 50 establecimientos, una flota de casi un millar de buques, cerca de medio millón de metros cuadrados de activos inmobiliarios, 5.000 millones de dólares en inversiones energéticas y otros 6.000 millones destinados a la compra de aviones y helicópteros para 'leasing'.

El empresario griego George Logothetis, durante una conferencia. (YouTube)
El empresario griego George Logothetis, durante una conferencia. (YouTube)

El área inmobiliaria la desarrolla a través de Elandis, compañía en cuya cúpula directiva hay varios españoles que anteriormente trabajaron en bancos de negocios internacionales. Entre ellos destacan Luis Pulido, procedente de Citi, y Mariano Rodríguez, de Goldman Sachs, directores financieros y de inversión de 'real estate' del 'holding' latinoamericano. Además, en lo más alto de la cúpula del 'holding' se encuentra Fidel Andueza, exbanquero de Citi y exdirectivo de Acciona, actualmente responsable de todos los negocios en América.

Precisamente, Grupo Libra ha abierto oficina en el Edificio Beatriz de Madrid, el mismo en el que está la sede operativa de Banco Popular, para desarrollar sus divisiones 'real estate' (Elandis) y de energías renovables (EuroEnergy). Elandis promueve, administra y es propietaria de activos inmobiliarios en toda América y en Europa. Según una presentación oficial, la empresa tiene bajo gestión 540.000 metros cuadrados en países tan diversos como Estados Unidos, Rusia, Singapur, Grecia, Brasil y Argentina, en los que ha invertido más de 1.000 millones de dólares.

Dinero rápido en caja

Saracho ha llevado personalmente las conversaciones con Grupo Libra, hasta el punto de que muy pocas personas del consejo de administración están al tanto de la operación. Los detalles son muy confidenciales, pero según distintas fuentes, el 'holding' de Logothetis podría invertir entre 350 y 400 millones de euros en metálico, más otra cantidad sin especificar financiada con deuda. Responsables de Grupo Libra han estado también negociando la toma de una participación en el capital mediante la compra de uno de los paquetes de los accionistas tradicionales.

Esta operación, de concretarse, supondría modificar el llamado Proyecto Sunrise, la transacción por la que Popular iba a separar en una sociedad independiente gran parte de sus todavía 35.676 millones de activos improductivos. De esta cantidad, el banco tiene provisionados 16.500 millones, tras destinar 4.000 millones extraordinarios en 2016 a dotaciones. Saracho nunca ha creído en Sunrise, la iniciativa promovida por su antecesor, Ángel Ron, y que había chocado con las exigencias del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El nuevo presidente de Popular sabe desde el primer momento que crear lo que se calificó como banco malo tenía muchos inconvenientes regulatorios, mientras que dar entrada directamente a un socio supone demostrar que el grupo tiene futuro y que hay inversores dispuestos a ir de su mano. Una estrategia que se complementa con la venta rápida de activos calificados como no estratégicos, como son Totalbank, su filial en Estados Unidos, y WIZink, la subsidiaria dedicada a las tarjetas de crédito.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios