tras haber pedido su supresión en las elecciones

BBVA ficha a Jordi Sevilla para defender las cláusulas suelo demonizadas por el PSOE

El banco ha contratado los servicios del exministro y mentor de Pedro Sánchez, que en su último programa electoral exigió la eliminación de estas cláusulas abusivas

Foto: Jordi Sevilla, en una imagen de archivo siendo responsable económico del PSOE. (EFE)
Jordi Sevilla, en una imagen de archivo siendo responsable económico del PSOE. (EFE)

BBVA se sigue resistiendo a devolver a sus clientes los importes que cobró de forma ilícita por las cláusulas suelo de las hipotecas. Pese a la sentencia del Tribunal Supremo, la entidad que preside Francisco González considera que no todos los usuarios tienen derecho al reintegro de las cantidades abonadas. Con el objetivo de defender su posición, el banco ha contratado los servicios de Jordi Sevilla, exministro de Administraciones Públicas y uno de los hombres de confianza de Pedro Sánchez durante su etapa como secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE)

Fuentes oficiales de BBVA han confirmado la contratación de Sevilla, pero matizan que lo han hecho no directamente, sino a través de Llorente & Cuenca, la consultora de comunicación y asuntos públicos a la que se unió con cargo de vicepresidente el pasado mes de noviembre. Otras fuentes señalan que esa ha sido la fórmula acordada entre la entidad financiera y el exdirigente socialista para oficializar la relación profesional, pero quien realmente se está encargando de la causa de las cláusulas suelo desde la empresa de relaciones institucionales es el exdiputado.

Sevilla ha confirmado igualmente que ha trabajado para BBVA, quien le pidió mediar con el PSOE y el PP en el desarrollo del real decreto que legisla las cláusulas suelo tras la decisión del Supremo. No obstante, matiza que ya ha finalizado su compromiso mercantil con el banco.

El que fuera responsable del programa económico con el que el PSOE concurrió a las elecciones generales del 20 de diciembre de 2016 ha sido contratado para hacer de lobista ente las autoridades bancarias y políticas españolas para hacer valer la postura de BBVA. El grupo financiero ha mostrado siempre su oposición a la devolución integra de los importes que cobró de más a sus clientes tras las sucesivas sentencias de los juzgados europeos, certificadas en última instancia por el Tribunal Supremo el pasado lunes.

"A mí también me gustaría ser Papá Noel y hacer regalos todas las mañanas, pero no podemos porque tenemos un millón de accionistas privados a los que debemos proteger", señaló Francisco González en la presentación de resultados de BBVA de 2016 en referencia a la decisión de Bankia, otra de las entidades condenadas, de reembolsar todo el dinero cobrado de forma inmediata. Al contrario, el segundo banco español no va a devolver nada de oficio sino solo a los clientes que reclamen. Y dentro de este colectivo, solo a quienes la entidad considere que tienen derecho a la devolución total. Abanca y Cajamar, las otras dos entidades a las que afecta la sentencia del Supremo, van a seguir la misma política que BBVA.

El exministro, que ahora las defiende como consultor, exigió en el programa económico del PSOE la eliminación de estas cláusulas abusivas

El trabajo para el que ha sido contratado Sevilla contrasta con lo que exponía el programa electoral del PSOE de 2016, cuya parte económica fue elaborada por el exministro de Administraciones Públicas. El documento con el que Sánchez intentó imponerse a Rajoy señalaba que en España convivían “dos realidades antagónicas: por un lado, miles de viviendas vacías propiedad de entidades financieras, y por otro lado, miles de familias sin capacidad de acceso a la vivienda, y que demandan a la Administración que les garantice sus derechos constitucionales a una vivienda digna”.

Un programa que le retrata

El programa añadía que “tras una legislatura en la que la pérdida de la vivienda y el drama social de los desahucios han monopolizado el debate público, sigue siendo muy complicado el acceso a la vivienda, tanto en propiedad como en alquiler”. Sevilla aseguraba que “necesitamos acciones reales para atajar un problema real, soluciones imaginativas como la propiedad compartida o el uso temporal que permita a las familias continuar con su proyecto vital, que gira sobre el hogar y la vivienda familiar”.

Entre estas medidas imaginativas, el exdiputado contratado ahora por BBVA exigía “establecer la eliminación automática por parte de las entidades financieras y sin previa exigencia del titular de una hipoteca de las cláusulas declaradas abusivas por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y la jurisprudencia del Tribunal Supremo español”. Es decir, eliminar de forma inmediata las cláusulas suelo que han afectado a 3,5 millones de clientes con hipotecas y mediante las cuales la banca ha cobrado al menos 4.000 millones de forma irregular. BBVA ha provisionado por las cláusulas suelo 577 millones brutos (404 millones netos) sobre un impacto potencial máximo de 1.200 millones.

Además, el ahora consultor proponía "la permanencia en sus casas de quienes más están sufriendo la crisis económica, y poner fin a estos desahucios", así como la renegociación de las deudas con mediación pública y, en el caso de no poder salvar la pérdida de la vivienda, evitar que esa pérdida arrastre además una deuda de por vida. Por si no fuera poco, Sevilla argumentaba que era necesario reformar la ley de segunda oportunidad para, por un lado, permitir al juez paralizar la ejecución hipotecaria en caso de insolvencia justificada no dolosa y, en caso de que sea imposible, acordar la aplicación de la dación en pago, valorando la vivienda en el precio establecido para la concesión del préstamo.

Todo un argumentario político al que ahora se tiene que oponer como lobista.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios